*

X

Por qué si trabajas más de este número de horas estás poniendo en riesgo tu salud (sin aumentar productividad)

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2016

Una serie de estudios revelan que trabajar mucho no mejora la productividad y sí empeora la salud significativamente

El estándar laboral en el mundo son 40 horas a la semana, 8 al día, en una semana de 5 días. Si bien existen obviamente variaciones y sociedades que tienen jornadas más o menos cargadas, esto se acepta como medianamente sano. En la práctica, claro que muchas personas acaban trabajando mucho más que esto, especialmente en la clase media y baja. Esto, sin embargo, según la ciencia podría ser un problema.

De una serie de investigaciones se pueden inferir los siguientes puntos:

-Trabajar más de 10 horas al día está asociado con un 60% de incremento en problemas cardiovasculares.

-10% de las personas que trabajan más de 50 horas reportan que esto les afecta en sus relaciones; cuando es más de 60 horas esto sube al 30%.

-Trabajar más de 40 horas está asociado con un incremento en consumo de alcohol y tabaco.

- Estudios muestran que después de 50 horas, el trabajo que se realiza suele ser deficiente.

- Sólo 23% de las compañías con horarios de trabajo normales tiene un nivel de ausencias superior a 9%; esta cifra escala a más de 50% de las compañías cuando se tienen jornadas laborales de más horas.

Y las estadísticas abundan: hay más lesiones, enfermedades, fatiga, estrés, etc. Es decir, al vivir para ganar más dinero o ser explotado por los sistemas corporativos se pone en riesgo la salud, de alguna manera eligiendo lo monetario por sobre el bienestar. 

Dicho todo eso, creemos que el énfasis no debe estar sólo en la cantidad de horas sino en la calidad y en las condiciones de trabajo. Una persona que trabaja en un proyecto que le gusta y además lleva una vida sana --no consume sustancias para trabajar, medita, tiene una vida social, etc.-- puede seguramente dedicarle por temporadas más de 40 horas a su trabajo sin muchos problemas. 

Nuevo estudio revela lo que las redes sociales le hacen a a tu cerebro

Salud

Por: pijamasurf - 05/25/2016

Las redes sociales se han convertido en pistas ideales a través de las cuales perseguimos recompensas a manera de likes

Al menos entre una buena porción de la población mundial, entender la vida contemporánea sin las redes sociales sería muy difícil. Y con los años hemos podido comprobar en carne propia algunas de las más notables bondades, así como los más ácidos demonios, que esta red social y su uso cotidiano tienen para nosotros. ¿Pero cómo explicar nuestra aprensión a estas "herramientas"? ¿Por qué tantas personas experimentan sensaciones similares a una adicción en su relación con las redes sociales?

Un nuevo estudio de la Universidad de California en Los Ángeles comprobó que el cerebro de las personas, y en particular de los adolescentes, reacciona a las interacciones en las redes sociales (likes, favs, etc.) de manera similar a como lo hace cuando ingiere un estimulante. En el experimento se monitoreó el cerebro (mediante fMRI) de adolescentes de entre 13 y 18 años mientras estaban en contacto con una red social que imita a Instagram. Los participantes miraban fotografías subidas en esta red; 1/4 parte de éstas habían sido publicadas por ellos mismos –y mostraban el numero de likes o reacciones que había generado cada una.

social-media-addict-needlesDurante el ejercicio los investigadores notaron que cuando uno de los participantes miraba una de las fotos que había subido la actividad cerebral se intensificaba. Pero lo más interesante es que, como explica Lauren Sherman a Wired, la región más estimulada era la que corresponde al circuito de recompensa:

Una región especialmente activa es una parte del cuerpo estriado llamada núcleo accumbens, que corresponde al circuito de recompensa y es particularmente sensible durante la adolescencia. 

En pocas palabras, y quizá debido a un sistema cultural de estatus ya adaptado a las redes sociales, cada vez que comprobamos que alguna de nuestras intervenciones en nuestras respectivas redes genera una interacción o reacción positiva, experimentamos una especie de micro high, similar a lo que ocurre cuando conseguimos algún logro o consumimos un trozo de chocolate. Esto es precisamente lo que nos haría perseguir, con cada vez mayor frecuencia, esa sensación, y por lo tanto mantenernos atados a esta actividad "social".

¿Te suena familiar?