*

X
Quizás sea difícil comprenderlo a la distancia, pero en algún momento la deformidad humana impulsaba al estrellato

violeta Ana J. BellidoAloisia Wagner nació en 1907 cerca del puerto de Hamburgo, en el norte de Alemania. Una criatura perfecta en todos los sentidos, menos por el hecho de que no tenía brazos ni piernas. Sucede que la bebé sufría de un síndrome denominado como Tetra-amelia, un trastorno congénito, recesivo y autosomal que se caracteriza por la falta total de extremidades, rasgo bastante inusual en el ramal de las posibilidades humanas.

Quizás en el seno de una familia convencional de aquellos tiempos, esta anatomía truncada hubiera generado rechazo o abandono; sin embargo, los padres de la niña inconclusa, haciendo gala de su carácter teutón, arroparon la carencia de apéndices como un impedimento de lesa importancia, procuraron enseñarle a su hija a valerse por sí misma y se esforzaron por inculcarle que no esperara o aceptara un sentimiento de lástima de los demás.

Bajo la noción de “lo que nunca se ha tenido no se puede echar en falta”, Aloisia sobrevino a su condición y con el tiempo dominó las improbables tareas cotidianas de peinarse ella sola, vestirse, insertar una aguja y coser utilizando únicamente su boca y movimientos de cabeza. También desarrolló una notable habilidad para desplazarse saltando sobre su pelvis y contrajo matrimonio portando el anillo alrededor del cuello.

violetta freak show

Cuando cumplió los 15 años decidió unirse a los espectáculos de variedades que explotaban la deformidad humana para el entretenimiento de las masas. Adoptó el nombre artístico de “Rosa Violetta” y pronto se convirtió en “Violetta, la mujer tronco”, una de las protagonistas más conocidas de los freak shows de la época. De esta manera consiguió independizarse de su familia y comenzar su aventura en el cuestionable mundo de la farándula de las rarezas anatómicas.

violetta11En 1924, auspiciada por Sam Gumpertz, un oscuro hombre de negocios y principal impulsor de las ferias de fenómenos americanas, emigró a Estados Unidos donde terminó de consolidar su carrera sobre los escenarios como cantante en Dreamland de Coney Island y los circos Ringling Brothers y Barnum & Bailey.

Quizás sea difícil comprenderlo a la distancia, pero en aquellos momentos la deformidad humana impulsaba al estrellato. A pesar de que en ocasiones los que realmente se enriquecían a costa de la discapacidad no eran los mismos que la sufrían, al menos los espectáculos les proveían a los protagonistas de la posibilidad de una vida plena.

En 1940 Wallace Stort publicó en la versión inglesa de la revista Life una crónica que narraba sus impresiones en torno a la experiencia de ver a Violetta sobre el escenario.

violetta 2

Twitter del autor: @cotahiriart

Millennials admiten ser narcisistas --pero se enojan si se los recuerdan

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/17/2016

El narcisismo --la tendencia a centrarse casi patológicamente en uno mismo-- suele asociarse a los jóvenes millennials, ¿pero la etiqueta es apropiada y aplica en general o es más bien un constructo mediático y comercial?

Todavía nos es difícil ponernos de acuerdo de cuándo a cuándo abarca la generación Y o "millennial", pero la categoría es ya sujeto de estudio social y psicológico, en parte debido al discurso mediático que los construye como individualistas y narcisistas. Los millennials son, grosso modo, hombres y mujeres nacidos entre los años 1980 y 1994 del siglo XX, aunque según dónde investigues los años pueden cambiar, así como los argumentos. El contraste notorio se da en relación a las generaciones de sus padres y abuelos, de quienes se diferencian a través del acceso a la tecnología y al rol que ésta juega en sus vidas, así como a la problemática relación con la propia persona.

Joshua Grubbs es un candidato doctoral de psicología clínica en la Case Western Reserve University, y además de ser millennial él mismo, se ha dedicado a estudiar la percepción del narcisismo tanto dentro como fuera de los miembros de la generación: "Los millennials y las generaciones anteriores están de acuerdo en que los millennials son los más narcisistas. Sólo no se ponen de acuerdo en la medida del narcisismo".

Y es que como categoría social o de consumo, el millennial es representado como un individuo altamente centrado en sí mismo, en sus gustos, necesidades y aficiones, lo que ha llevado a una narrativa un tanto caricaturesca respecto a la infancia perenne en la que viven. Las investigaciones de Grubbs buscan, primero, saber si el constante bombardeo de etiquetas como "narcisista" o "vanidoso" tendrán implicaciones en la madurez, y por otra parte, determinar hasta qué punto el narcisismo es también un efecto de percepción intergeneracional.

En sus investigaciones, Grubbs ha comprobado que a los millennials no suele molestarles el calificativo de "narcisista", al cual asocian con el individualismo, un valor altamente apreciado por los jóvenes en cuanto diferenciador. Sin embargo, sí experimentan más enojo y frustración que otras generaciones, incluso tristeza, a causa del calificativo narcisista: "A pesar de que estén de acuerdo con él en alguna medida", dice Grubbs, "aún les molesta".

¿Por qué los millennials son más "narcisistas" que sus padres o abuelos? Pensemos en términos de representación y construcción de imagen personal: mientras nuestros abuelos probablemente se hicieron un par de decenas de fotos a lo largo de su vida, los nietos se hacen decenas de fotos cada día, además de fotografiar y compartir comida, cosas que ven, compran o desean. Se comunican mediante imágenes en aplicaciones a través de Internet, como Snapchat o Telegram, que no dejan rastro alguno; en lugar de querer "hacer historia" como las generaciones anteriores, parecen querer borrarse de ella y consumir lo más posible durante su tiempo.

Los millennials entrevistados por Grubbs debían calificarse a sí mismos en una escala de narcisismo de 0 a 100, así como a miembros de generaciones anteriores, como padres y abuelos. En general se veían a sí mismos como menos narcisistas que generaciones previas: millennials de 18 a 25 se ubicaban a sí mismos en promedio en 61.4, y calificaban a los adultos de 60+ años en 38 en la misma escala. En contraste, los adultos de dicha edad calificaron a los millennials en 65.3 en la mencionada escala, y a sí mismos en 26.5, una diferencia de casi 40 puntos. Una conclusión provisional es que cada generación se califica a sí misma como menos narcisista que las demás; una segunda conclusión, tal vez más interesante, es que la etiqueta de "narcisista" sólo le molestaba a los millennials que de hecho no tienen rasgos narcisistas

En otra investigación, Grubbs les hizo a una serie de millennials falsas pruebas de personalidad donde siempre iban a ser calificados como narcisistas. A los únicos que no les molestó fueron a los que de hecho sí tenían rasgos narcisistas, que además son una minoría. Otros estudios han demostrado que los narcisistas están conscientes de estar demasiado absortos en sí mismos pero creen tener derecho a ello, por lo que no lo viven como un problema. El mercado y la publicidad dirigida a los jóvenes están montados en el discurso del empoderamiento a través del consumo, de no pedir perdón por ser como eres ni por consumir lo que consumes, lo que finalmente beneficia al mercado y aliena más a la gente, sin importar su edad.

En última instancia, la investigación de Grubbs busca documentar el impacto de la etiqueta "narcisista" en cómo se sienten los millennials, así como la "salud mental y sus actitudes hacia sí mismos" a través del tiempo.