*

X
La academia parece tener un problema (dentro de toda su congenialidad): mucho vino

La academia parece tener una relación problemática con el vino --ese gran aliado del placer y las conversaciones desde tiempos remotos. Según publica un preocupado académico en The Guardian, las libaciones en las conferencias y simposios son harto comunes. Al parecer el vino rompe el hielo, y es que justamente se trata en estos encuentros de hablar, de que fluya el Logos en toda su expresión.

Aparentemente, según este "académico anónimo", en las grandes universidades (o al menos para los miembros destacados de la facultad) es fácil vivir en una especie de constante vendimia alcoholizada en la que nunca es necesario pagar sus propias bebidas, puesto que siempre hay un evento que convida o una institución munificente. El razonamiento detrás de esto es siempre amenizar las tertulias, las inauguraciones, las presentaciones: Baco se rodea de las musas. 

De acuerdo con este personaje que dice dar clases en una universidad de The Russell Group esto se ha convertido en un silencioso problema, algo que si bien no es todavía alarmante, sí merece considerarse: ¿hasta que punto el vino aporta a las conversaciones y a la cultivación del intelecto después de varias rondas?

Los académicos en cierta forma son privilegiados: se dedican a viajar por el mundo, conocen a personas brillantes y son recibidos por todos y en todos lados con honores y viandas. En cierta forma muchos de ellos son una especie de bon vivants, que saben disfrutar de las cosas verdaderamente buenas de la vida (entre ellas la misma verdad). De hecho existe tal cosa como un"turismo académico", a veces abusado por académicos que sólo están en el rubro para poder viajar gratis. Además de eso, lo más importante, los académicos viven (y les pagan) para dedicarse a la sabiduría; idealmente, puesto que en la práctica muchos desempeñan cargos de una manera más política o incluso como CEOs de las grandes corporaciones que son ahora las universidades, como ha denunciado Terry Eagleton. Claro que si uno lo que quiere es sólo ganar dinero existen otros empleos mejores, pero si lo que a uno le interesa es sólo estudiar y enseñar y estar siempre rodeado de libros, entonces es difícil pensar en un mejor trabajo --y además, ¿no es justo lo que enseña todo conocimiento profundo, que hay cosas mucho más importantes que el dinero y que vivir para tener ganancias económicas?

Se pueden pensar en otras razones por las cuales los académicos beben mucho, como la relación entre la exploración intelectual y los estados de conciencia alterados, etc., pero hace poco un académico contestaba --escueta y quizás estoicamente-- a "¿Por qué beben tanto los académicos?" con la espiritosa respuesta: "Porque el vino".

Pingüino cruza el océano cada año para visitar a pescador brasileño que lo salvó (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/03/2016

Amor del bueno entre un viejo pescador y su fiel pingüino

Esta es una historia inspiradora donde las hay. Pocos amores más puros que el de este pescador brasileño y su querido pingüino. La historia empezó en 2011 cuando Joao Pereira de Souza, de 71 años, encontró a un pingüino cubierto de petróleo en la playa donde suele ir a pescar, en el sureste de Brasil. Pereira rescató al ave, la limpió, la llevó a su casa y la alimentó. El pingüino se recuperó pronto, y lo llamó Dindim. Cuando estuvo listo, Pereira de Souza lo llevó al mar y lo dejó libre.

Pero Dindim no se quería ir. La primera temporada pasó 11 meses con este humilde pescador de gran corazón. Pasando ese tiempo Dimdim volvió a tomar su camino en el mar, en lo que Pereira de Souza pensó que era el adiós. Pero 4 meses después el pingüino estaba de regreso, y así ha sido desde entonces, como una relación de amor con marinero. Y de hecho, Pereira de Souza está convencido de que el pingüino lo ama y él ama al pingüino, y ¿quién se atrevería a cuestionarlo? 

Se cree que Dindim nada más de 8 mil kilómetros a una isla entre Chile y Argentina en la que miles de pingüinos se reproducen. 

Como podemos ver en el video, los otros pescadores también están maravillados de esta relación y de los hábitos del pingüino que va y viene, teniendo un hogar en las playas brasileñas pero sintiendo también el llamado del mar. Una belleza.