*

X

Magneto: una proteína genéticamente modificada que permite el control mental

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/17/2016

Las aplicaciones de este método podrían ayudar a controlar las poblaciones de ratas, ¿pero qué pasaría si se utilizara en mamíferos más grandes, digamos, en humanos?

Ali Güler, neurólogo de la Universidad de Virginia, presentó una investigación en la revista Nature Neuroscience que parece sacada de un guión de cómics: una proteína genéticamente modificada que puede hacer que los roedores respondan al control magnético a distancia.

Otros métodos de control a distancia en animales previamente probados involucran señales de luz (optogenética) y drogas (quimiogenética), procesos invasivos que pueden tener efectos secundarios indeseables en los organismos vivos. El nuevo método --que se encuentra todavía en fase experimental-- involucra cirugía genética en los canales iónicos.

Estos canales son los encargados de administrar las corrientes eléctricas que controlan el circuito neuronal. Güler y su equipo modificaron el canal TRPV4, un canal que responde a la presión mecánica, fusionando dicho gen a una proteína que acumula hierro, conocida como ferritina, la cual responde ligeramente al magnetismo de fuentes externas.

El resultado fue una proteína híbrida genéticamente modificada, bautizada como Magneto. Cuando los investigadores mueven un imán cerca de las células, Magneto responde y abre el canal iónico; esto provoca una corriente de iones en las células, lo que cambia la corriente eléctrica que recibe el cerebro.

El método ha sido probado en peces cebra y en fecha más reciente se probó su efectividad en ratones. Los investigadores activaron Magneto en células que responden a la dopamina --el neurotransmisor que administra el reflejo de recompensa-- y por ahora el control solamente permite que los ratones "prefieran" una zona magnetizada de la jaula a otra. Cuando los ratones entran en contacto con el campo electromagnético reciben una gratificación química en forma de dopamina. Aunque el fin de esta manipulación puede ser controlar plagas nocivas para los humanos, las futuras aplicaciones pretenden ayudarnos a "entender mejor el desarrollo neuronal, su función y patologías".

Un fenómeno misterioso en el polo norte de Júpiter genera una aurora perpetua hiperluminosa

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/17/2016

Las eternas auroras de rayos X de Júpiter

En el polo norte de Júpiter, astrónomos han observado una luz más brillante y luminosa que la luz visible del Sol, sólo que no la podrías ver a menos de que tuvieras unos lentes de rayos X. Un poderoso flash de rayos X resplandece cada 26 minutos en Júpiter, cubriendo todo el espacio de luz debido a una tormenta solar.

Según el astrofísico Will Dunn, las luces del norte de Júpiter son cientos de veces más brillantes que las auroras en la Tierra y todavía no se sabe qué es lo que las está causando. Desde hace tiempo, científicos han observado las auroras de Júpiter cuando el enorme campo magnético de este gigante de gas interactúa con las partículas cargadas que vienen del Sol, sin realmente entender cómo es que se generan.

A diferencia de lo que ocurre en la Tierra, en Júpiter las auroras de rayos X nunca se apagan. Lo que parece ocurrir cuando una eyección de masa coronal choca con el campo magnético de Júpiter, fenómeno que en la Tierra produce las auroras, es que éstas se hacen más grandes y brillantes. El pulso se incrementa a 26 minutos por segundo, según observaciones.

mvglhcz8r8vwfsobe5pa

 

"Si tus ojos pudieran ver rayos X, observarías algo similar a una aurora en la Tierra. Excepto que el flash que verías en el cielo sería mucho más grande y brillante. Las auroras de Júpiter cubren una región más grande que toda la Tierra, así que se extendería a lo largo y ancho de tu campo de visión", explica Dunn; así que si pudiéramos contemplar uno de estos fogonazos magnéticos, sería lo único que podríamos ver durante unos momentos. 

Los científicos desconocen por qué las luces tienen este ritmo --aunque se mantienen constantes-- y por qué éste se incrementó durante una tormenta solar en 2011. Asimismo, el entendimiento del campo magnético de la Tierra no es suficiente para comprender del todo el de Júpiter.