*

X

Los 2.3 millones de especies del planeta en un solo círculo de la vida (IMAGEN)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/08/2016

La evolución de la vida con sus múltiples reinos, fluyendo desde un único ancestro en común por más de 3 mil millones de años

Una sola célula se ha convertido en un profuso árbol de la vida de más de 2 millones de especies, según muestra el proyecto Open Tree of Life, que mapea toda la diversidad biológica de la Tierra.

Recientemente se ha completado un proyecto de 3 años combinando los diversos "árboles de la vida" de los diferentes reinos animales, vegetales y microbiales en un solo diagrama inteligible. La imagen representa los 2.3 millones de especies que han sido nombradas hasta la fecha, de las cuales apenas se tiene la secuencia genética del 5%.

Los estimados de hoy en día sitúan el número de especies en el planeta en cerca de 8.7 millones, por lo que este círculo en realidad es apenas una rebanada de la enorme esfera de vida planetaria. Actualmente se están descubriendo alrededor de 15 mil especies al año pero, lamentablemente, muchas otras están siendo destruidas ante una cada vez más aguda crisis climática y de contaminación y destrucción del medio ambiente.

Puedes visitar el sitio Open Tree of Life para participar en este proyecto de ciencia académica y ciudadana, actualizando la base de datos y ayudando a que los científicos desarrollen nuevas herramientas para ayudar a preservar el gran mandala de vida en la Tierra. 

B060BD8C-BF9E-4683-8E29AA7B6B3F1689_landingbanner (1)

Ve la imagen más grande

Te podría interesar:

El extraño espectáculo de rituales de cortejo animal ejecutados por humanos (VIDEO)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/08/2016

La naturaleza está lejos de la humanidad, pero quizá no tanto en asuntos de seducción y apareamiento

Sabemos bien que parte de la condición humana es ya estar irremediablemente separados de la naturaleza. A pesar de los discursos que defiende un regreso a nuestro origen natural, lo cierto es que ser humano implica ser ajeno a dicho mundo por el solo hecho de que nuestra supervivencia tiene como condición sine qua non su transformación. Hasta donde sabemos, somos la única especie que no sólo usa sino que además transforma la naturaleza para su beneficio y su provecho, con las consecuencias conocidas que esto conlleva.

Con todo, al mismo tiempo existe --paradójicamente-- una especie de nostalgia por ese paraíso perdido, esa especie de seno materno del que fuimos arrancados y en el que --creemos-- se encontraba la tranquilidad, la certeza, la respuesta por el sentido de la vida.

En cierto sentido, un ejemplo de esa añoranza es este video que inicialmente fue auspiciado por Sagami Industries, una compañía japonesa de preservativos para quien se elaboró esta peculiar pieza que parte de una premisa en apariencia sencilla pero ingeniosa: ¿cómo se verían los rituales de apareamiento animal realizados por seres humanos?

El resultado es, por decir lo menos, extraño, pues si ya en los animales en los que sucede tiene su propia extravagancia, cuando se le mira despojado de esas cualidades que en cierta forma lo hacen admisible (plumajes, dimensiones, la animalidad misma), justamente parece perder sentido pero para adquirir otro. ¿Cuál? Acaso el único que podría tener para el ser humano: uno ligado a la cultura, esa segunda naturaleza nuestra. Específicamente, el de la estética. Para nosotros el cortejo se mira esencialmente como danza, como movimientos bellos, armónicos, que atraen quizá pero porque demuestran dominio del cuerpo, su puesta al servicio de la consecución de un objetivo, el mismo quizá que el del los animales, el apareamiento, pero recubierto con la pátina de la seducción, el erotismo. En una palabra –y so riesgo de sonar redundantes, la cultura, esa auténtica naturaleza nuestra.

 

También en Pijama Surf: La ciencia de la atracción física: 10 consejos científicos para ser sexy