*

X

La deliciosa danza de la destrucción: este video muestra cómo será el fin de la Vía Láctea

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/13/2016

Como todo en el universo nuestra galaxia está condenada a un fin que, en su caso, llegará al colisionar con Andrómeda

Tan distante como ineludible es el final de nuestra galaxia. Pero no sólo podemos adherir su destino a la impermanencia a la que todos estamos sentenciados, sino que sabemos cuándo ocurrirá y de qué forma. De acuerdo con cálculos astronómicos es inevitable que en 4 mil millones de años la Vía Láctea se encontrará con Andrómeda, otra galaxia espiral. Esta colisión, que en realidad será una fusión, terminará con la existencia de ambos vecindarios estelares y dará vida a uno nuevo, más grande y ciertamente intrigante.

El tamaño de Andrómeda es mayor a nuestra galaxia y se calcula que la conforma 1 millón de millones de estrellas. Si bien esta galaxia se ubica actualmente a 2.4 millones de años luz de la Vía Láctea, la fuerza de gravedad está atrayéndolas mutuamente y sus cuerpos se acercan a una velocidad de 400 mil km/h. 

La imagen que encabeza esta nota (y que fue capturada por la NASA) muestra a ambas galaxias, una frente a otra. El siguiente video es una visualización de lo que ocurrirá una vez que las dos se encuentren y terminen fundiéndose para continuar así el ciclo perenne de la impermanencia. 

Te podría interesar:

Un fenómeno misterioso en el polo norte de Júpiter genera una aurora perpetua hiperluminosa

Ciencia

Por: pijamasurf - 03/13/2016

Las eternas auroras de rayos X de Júpiter

En el polo norte de Júpiter, astrónomos han observado una luz más brillante y luminosa que la luz visible del Sol, sólo que no la podrías ver a menos de que tuvieras unos lentes de rayos X. Un poderoso flash de rayos X resplandece cada 26 minutos en Júpiter, cubriendo todo el espacio de luz debido a una tormenta solar.

Según el astrofísico Will Dunn, las luces del norte de Júpiter son cientos de veces más brillantes que las auroras en la Tierra y todavía no se sabe qué es lo que las está causando. Desde hace tiempo, científicos han observado las auroras de Júpiter cuando el enorme campo magnético de este gigante de gas interactúa con las partículas cargadas que vienen del Sol, sin realmente entender cómo es que se generan.

A diferencia de lo que ocurre en la Tierra, en Júpiter las auroras de rayos X nunca se apagan. Lo que parece ocurrir cuando una eyección de masa coronal choca con el campo magnético de Júpiter, fenómeno que en la Tierra produce las auroras, es que éstas se hacen más grandes y brillantes. El pulso se incrementa a 26 minutos por segundo, según observaciones.

mvglhcz8r8vwfsobe5pa

 

"Si tus ojos pudieran ver rayos X, observarías algo similar a una aurora en la Tierra. Excepto que el flash que verías en el cielo sería mucho más grande y brillante. Las auroras de Júpiter cubren una región más grande que toda la Tierra, así que se extendería a lo largo y ancho de tu campo de visión", explica Dunn; así que si pudiéramos contemplar uno de estos fogonazos magnéticos, sería lo único que podríamos ver durante unos momentos. 

Los científicos desconocen por qué las luces tienen este ritmo --aunque se mantienen constantes-- y por qué éste se incrementó durante una tormenta solar en 2011. Asimismo, el entendimiento del campo magnético de la Tierra no es suficiente para comprender del todo el de Júpiter.