*

X
Una visión holográfica del budismo, pasando una nueva luz a una intrigante imagen expresada en los viejos sutras

Si el hombre Buda es polvo

esos que andan por el llano

son hombres budas.

Octavio Paz, "Aparición"

 

En diferentes textos del budismo mahayana se hace una analogía entre el número de budas que existen en una partícula de polvo y el número de partículas de polvo que hay en el universo. En la oración de Samantabhadra al Rey de las Buenas Aspiraciones se lee: "En una partícula hay innumerables partículas, con inconcebibles budas y cielos, en los que todos los budas habitan en el centro de la sabiduría de todos los bodhisattvas...".

Esta frase recuerda ciertamente a la monumental obra que tiene el budismo mahayana, el Sutra de la Guirnalda (Avatamsaka), donde se dice:

En todo el reino del dharma y el dominio del espacio, hay partículas de polvo en todas las tierras puras del pasado, presente y futuro, en las 10 direcciones. En cada partícula de polvo hay tantos budas como hay partículas de polvo en todos los mundos. Cada Buda en su lugar rodeado de varias asambleas cuales océanos de bodhisattvas.  

En otra analogía en este sutra, que tiende a lo cósmico e inconmensurable, se dice que el mérito de los seres iluminados se transmite por tantas eras (kalpas) como existen partículas de polvo en el universo. Hoy diríamos, en vez de partículas de polvo, átomos. (El Dalái Lama ha titulado un reciente libro El universo en un solo átomo). La idea que se busca expresar aparentemente es la de la inconmensurable magnitud de los budas y del espacio mismo, pero también se sugiere una visión analógica del macrocosmos y el microcosmos, en la que se da entender la idea del infinito y la omnipresencia de Buda. Si el universo es realmente infinito, como sostiene el budismo, un perpetuo devenir, entonces en cualquier parte crecen innumerables reinos celestiales, brotan mundos como efímeras burbujas en el vacío y se iluminan en todas partes nuevos budas, los cuales son como los lotos que se abren en los estanques de millones de mundos. No existe diferencia entre ese polvo que flota ahí en un rincón de la habitación y los gloriosos seres que se encumbran en el cosmos como budas. Así, no sólo estamos en evolución, como todos los seres sensibles, a convertirnos en Buda, también estamos formados por innumerables budas danzando en nuestros átomos, como los incontables ángeles que imaginaron algunos teólogos cristianos bailando en la punta de un alfiler.

De alguna manera esto recuerda la idea moderna de que el universo tiene una naturaleza holográfica, como ha sido expresado por el físico David Bohm, quien en su libro La totalidad y el orden implicado sugiere que cada parte del espacio contiene de manera implicada (no manifiesta) la información de todo el universo, a la manera de un holograma.

El orden actual (el Orden Implicado) en sí mismo se ha grabado en el complejo movimiento de los campos electromagnéticos, en la forma de ondas de luz. El movimiento de las ondas de luz está presente en todas partes y en principio envuelve todo el tiempo y el espacio del universo en cada región. 

Bohm utiliza la idea de un holograma para articular su concepto de la totalidad en cada parte, siendo que en cada parte de una película holográfica se graba la totalidad de la imagen y puede así también reconstruirse. Esta forma de grabar el todo en cada parte, el buda en la partícula, es la gran magia del universo, el sello de la unidad. 

Podemos tomar --y probablemente desestimar-- la idea de los innumerables budas en una partícula de polvo como sólo una metáfora o una forma de alabanza religiosa, y evidentemente no podemos comprobar que esto sea cierto de una manera científica, pero tal vez no sea solamente un recurso poético. Sin pensar que esto debe tomarse de manera literal, tal vez lo dicho por los textos sea una forma de expresar dentro de las constricciones del lenguaje una verdad esencial, una enseñanza que no se puede comunicar del todo sin experimentarse. Pienso en la forma en la que Borges prepara el momento de develar el Aleph (el punto que contiene todos los puntos) en su famoso relato, diciendo que el lenguaje no podía comunicar aquello que es la simultaneidad de todos los momentos condensados en una esfera tornasol (una esfera como la de los místicos, cuyo centro está en todas partes pero cuya circunferencia en ninguna). Lo que el budismo nos dice es que ese Aleph existe en todas partes y es todas las cosas, el punto que revela la totalidad del universo implicada misteriosamente en toda su majestuosidad en una miniatura es ubicuo y lo podemos encontrar donde sea que estemos.

El maestro budista Thinley Norbu Rinpoche dice: "Los nihilistas afirman que existen millones de átomos en una célula, y las personas lo creen, pero si escuchan que existen millones de budas en una partícula, no lo creen. El problema es que las personas no creen en lo intangible". El budismo, por el contrario, entiende que la única razón por la cual podemos tener cantidades tan exorbitantes de cosas y fenómenos es porque en realidad son todas insustanciales, como apariciones mágicas en el vacío. La idea de los innumerables o inconcebibles budas en una partícula de polvo finalmente nos pide un acto de percepción que vaya más allá de la lógica, una correcta apreciación del vacío. Mirar hacia adentro del espacio, en cualquier reducto, y encontrar el infinito: soles y galaxias creándose y destruyéndose como partículas de polvo cada instante por siempre. 

 

Twitter del autor: @alepholo

Los audífonos Nervana emiten señales eléctricas al ritmo de tu música que estimulan la liberación de dopamina y te elevan a un estado de ingrávida felicidad

La milenaria búsqueda del ser humano por inducirse estados de percepción alterada tiene un nuevo y tecnológico aliado: los audífonos Nervana. Este dispositivo estimula el nervio vago en sincronía con la música que estés escuchando, lo cual provoca una producción excepcional de dopamina en el cerebro.

Al igual que cualquier otro par de audífonos los Nervana llevarán la música a tus oídos, sólo que simultáneamente emiten sutiles señales eléctricas a través de tu canal auditivo y estimulan el nervio vago; éste cumple una función determinante en la liberación de dopamina, el neurotransmisor que ayuda a controlar los centros de placer y recompensa en nuestro cerebro. 

Aparentemente esta liberación inusual de dopamina genera un estado "volátil" similar a ciertas frecuencias psicoactivas, por lo cual miles de personas ansían ya poseer estos audífonos –por lo visto los Nervana no sólo estimulan el nervio vago sino también el consumo y, por ende, el mercado, pero esa es otra historia.

Para escribir una reseña de este peculiar producto en Futurism, Amanda Gutterman probó los audífonos:

Sentía la electricidad viajar por mis brazos, y todo tintineaba ahí, pero el mejor momento para mí ocurrió después, cuando terminé de probarlos y me puse de pie. Sentí que había alcanzado un alto nivel de placer. No podía dejar de reír o sonreír, estaba como "Oh wow". Durante como 5 minutos mi nivel de alegría era 10 de 10. Luego se fue difuminando pero me mantuve aún particularmente alegre durante 1 hora.  

Los Nervana salen a la venta en marzo, a un precio de 299 dólares.