*

X

"Si viene de una planta cómelo, si fue hecho en una planta no lo comas"

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/09/2016

Una breve guía para sobrevivir en un supermercado, cortesía del superfoodie Michael Pollan

Michael Pollan se ha convertido en una de las voces más calificadas y divertidas en la literatura sobre comida y nutrición, un food critic que es realmente un filósofo. Ha escrito un par de libros que no sólo contienen excelente información, sino que son también una delicia para leer (por la prosa y también por la evocación que hace de la comida). Pollan es un exquisito, pero sintoniza la preocupación de nuestra era: un exquisito con conciencia ecológica y en el cual el placer no entra en conflicto con la salud.

Entre sus muchos escritos, como The Onmivore's Dilemma y sus artículos del New York Times, Pollan ha acuñado diversas frases que sintetizan en pocas palabras cierta esencia para navegar la industria alimentaria de nuestros días. Una de las más populares es la que lleva de título este artículo: Si viene de una planta cómelo, si fue hecho en una planta no lo comas. Los supermercados hoy en día son laberintos de innumerables ofertas que nos seducen con lustrosos alimentos que prometen hacernos felices, a la vez que nos llenan de culpa. Decidir qué comer y qué comida comprar es muy difícil o al menos requiere un gran esfuerzo, si uno se preocupa de la calidad de su alimentación. Dicho eso, Pollan lo reduce, en amor vegetal, a que simplemente comamos comida que viene de las plantas pero no aquella que ha sido procesada en una planta o fábrica.

Para algunos esto puede ser un reduccionismo, pero en una era extremadamente complicada y quizás exageradamente compleja, Pollan hace las cosas más sencillas y con gusto. Adicionalmente nos dice: "No comas nada que tu abuela no reconocería como comida", y es que la mayoría de los alimentos procesados que vemos en el supermercado oscilan en una tenue linea entre ser comida y ser otra cosa, una especie "frankenfood", híbridos de la naturaleza cuyos efectos secundarios son difíciles de medir. Para los despistados, advierte: "debes evitar productos que hagan afirmaciones sobre salud. ¿Por qué? Porque una afirmación sobre sus beneficios saludables en un alimento es un fuerte indicador de que no es realmente comida".

Consciente del importante factor de nuestra microbiota (el ecosistema de bacterias que viven mayormente en nuestro intestino), Pollan enfatiza la importancia de las fibras vegetales que alimentan a estos microorganismos. Reconoce también la gran cadena o madeja de interconexión biológica y dice: "eres lo que come lo que comes". Y con gran ironía critica a nuestra civilización que "ha conseguido un increíble logro: desarrollar la dieta que nos enferma a todos".

Shazam para plantas: app permite identificar una planta sólo tomando una foto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/09/2016

Una app verdaderamente útil para incrementar nuestro conocimiento del medio ambiente

Un equipo de investigadores franceses lanzó el año pasado una app que permite a una persona identificar fácilmente una planta, como la que podría encontrar en una caminata en el bosque o, también, contribuir a una base de datos de la población de plantas en el mundo.

Este tipo de apps ya había sido intentado antes --lo que actualmente ha sido descrito como Shazam para plantas-- pero al parecer hasta ahora se ha alcanzado un desarrollo que hace que la herramienta arroje buenos resultados. Hay que mencionar que la aplicación compila su información de manera local, según la región, y evidentemente algunas zonas del orbe tienen bastantes carencias. Dicho eso, la app permite ese momento genial de reconocer una planta con la que hemos tenido un momento de conexión, ya sea por la forma, el olor o alguna intuición. Después de todo, los antiguos descubrían así las medicinas, observando la naturaleza y deduciendo la función a través de la forma --algo que hoy podemos hacer con la intermediación tecnológica.

PlantNet es además es un esfuerzo de inteligencia colectiva en el que los participantes contribuyen a hacer un catálogo global de las plantas, lo cual ayuda también a su preservación. Por el momento el catálogo es limitado, pero es buen momento para participar en este gran proyecto.   

Hoy en día hemos olvidado los nombres de las plantas con las que convivimos; recuperar esta familiaridad no sólo es una forma de hacernos más inteligentes, sino de respetar el entorno. 

 

Este esfuerzo puede complementarse con este otro realizado por un poeta e investigador de la naturaleza que se dedica a compilar las palabras con las que llamaban a los fenómenos naturales en las culturas tradicionales, compilando un verdadero glosario del encantamiento del planeta en el cual también se busca la inteligencia de las multitudes.