*

X

Los únicos animales que sobreviven en el espacio tienen también el ADN más raro

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/03/2016

Los peculiares y adorables tardígrados (u osos de agua) no sólo logran sobrevivir en el espacio, son una abundante mezcla de material genético de múlltiples especies

dnews-files-2015-11-tardigrade-151123-jpg

Los tardígrados son animales peculiares, exóticamente adorables. Son parte de un filo animal conocido como Ecdysozoa, entre el cual se incluyen diversas especies de insectos y gusanos, y tienen la característica única de poder sobrevivir en el vacío del espacio a temperaturas extremas. En 2007 unos tardígrados fueron llevados al espacio exterior y colocados fuera de un satélite. De manera asombrosa, no sólo sobrevivieron sino que pusieron huevecillos de manera exitosa. 

Recientemente se ha encontrado que estos animales conocidos como "osos de agua" tienen también un ADN sumamente raro, ya que más de 17.5% de su código genético proviene de otras especies vía una transferencia horizontal de genes. Esto es, genes de otras especies han "saltado" a través de microorganismos y se han incorporado en su material genético. Se cree que los tardígrados han obtenido hasta 6 mil genes de bacterias y algunos hongos y plantas.

Lo anterior lleva a creer que tal vez exista una relación entre la capacidad de sobrevivir a condiciones extremas y una composición híbrida genética. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill sugieren que ante enorme estrés, su ADN se descompone en pequeñas piezas y se vuelve permeable. Así pueden luego repararse.

Los osos de agua se convierten en el animal con un ADN más foráneo que conocemos. En el ser humano cerca de 8% de los genes vienen de otros organismos. Los cinetíficos consideran que, más que "un árbol de la vida", debemos hablar de una "red de la vida".

Shazam para plantas: app permite identificar una planta sólo tomando una foto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/03/2016

Una app verdaderamente útil para incrementar nuestro conocimiento del medio ambiente

Un equipo de investigadores franceses lanzó el año pasado una app que permite a una persona identificar fácilmente una planta, como la que podría encontrar en una caminata en el bosque o, también, contribuir a una base de datos de la población de plantas en el mundo.

Este tipo de apps ya había sido intentado antes --lo que actualmente ha sido descrito como Shazam para plantas-- pero al parecer hasta ahora se ha alcanzado un desarrollo que hace que la herramienta arroje buenos resultados. Hay que mencionar que la aplicación compila su información de manera local, según la región, y evidentemente algunas zonas del orbe tienen bastantes carencias. Dicho eso, la app permite ese momento genial de reconocer una planta con la que hemos tenido un momento de conexión, ya sea por la forma, el olor o alguna intuición. Después de todo, los antiguos descubrían así las medicinas, observando la naturaleza y deduciendo la función a través de la forma --algo que hoy podemos hacer con la intermediación tecnológica.

PlantNet es además es un esfuerzo de inteligencia colectiva en el que los participantes contribuyen a hacer un catálogo global de las plantas, lo cual ayuda también a su preservación. Por el momento el catálogo es limitado, pero es buen momento para participar en este gran proyecto.   

Hoy en día hemos olvidado los nombres de las plantas con las que convivimos; recuperar esta familiaridad no sólo es una forma de hacernos más inteligentes, sino de respetar el entorno. 

 

Este esfuerzo puede complementarse con este otro realizado por un poeta e investigador de la naturaleza que se dedica a compilar las palabras con las que llamaban a los fenómenos naturales en las culturas tradicionales, compilando un verdadero glosario del encantamiento del planeta en el cual también se busca la inteligencia de las multitudes.