*

X

La mujer que asistió a su propio funeral para hacer justicia

Por: pijamasurf - 02/08/2016

La historia ocurrió hace 1 año en Australia, pero la determinación de esta mujer es digna de conocerse

Noela Rukundo esperó a que salieran los asistentes al servicio fúnebre en su honor. Luego bajó del auto y encaró a su ahora exesposo, Balenga Kalala, quien preguntó: “¿Eres un fantasma?”.

“Sorpresa”, respondió Noela. “Sigo viva”.

La extraña escena tuvo lugar afuera de la casa que Noela y Balenga compartieron a las afueras de Melbourne durante los últimos 9 años de matrimonio. Momentos después llegó la policía para llevarse a Balenga detenido. ¿Bajo qué cargos? Pagar asesinos a sueldo para ejecutar a Noela.

La odisea de Noela comenzó 1 año atrás, cuando asistió junto a su esposo al funeral de su madrastra en su nativa Burundi. Un hombre la encañonó afuera de su habitación y la llevó vendada de ojos a un lugar lejano, donde el grupo de asesinos a sueldo le informó que su esposo les había pagado para asesinarla.

Noela Rukundo

Hubiera podido ser un crimen consumado de no ser por la extraña vuelta de tuerca moral de los asesinos, quienes le dijeron a Noela que no mataban mujeres ni niños; los asesinos la mantuvieron cautiva mientras cobraron los 7 mil dólares australianos del esposo y posteriormente la dejaron ir, proporcionándole un teléfono celular, llamadas grabadas con la voz de Balenga ordenando la ejecución, y otras evidencias incriminatorias.

Con ayuda de un pastor de su localidad, Noela pudo regresar a tiempo para confrontar a Balenga, quien se mostró aterrado, incapaz de articular palabra. El móvil del crimen no consumado habrían sido los celos del marido, quien creyó que Noela lo dejaría por otro hombre. Balenga pasará los próximos 9 años tras las rejas y Noela regresará con sus ocho hijos (tres de Balenga y cinco de su matrimonio anterior) y buscará casarse nuevamente, según comentó al Washington Post

¿Qué hace una laptop en un friso griego esculpido hace 2 mil años? (FOTO)

Por: pijamasurf - 02/08/2016

Visitante de un museo de California se encontró con esta aparente contradicción temporal e histórica, una anacronía que parece mostrar tecnología contemporánea en una pieza de la Grecia clásica

 

Desde hace unos días, cierta parte de Internet se encuentra fascinada por esta imagen de un friso griego en el que una niña sostiene frente a una mujer lo que a todas luces semeja una moderna computadora portátil.

El “descubrimiento” corrió a cargo de un usuario de YouTube, quien se encontró con la escena en el museo J. Paul Getty de Malibú, California, en donde la pieza, que data del año 100 antes de nuestra era, está catalogada como Tumba en Naiskos de mujer en trono con sirviente.

“Cuando miro la escultura no puedo dejar de pensar en el oráculo de Delfos, que se supone permitía a los sacerdotes conectarse con los dioses y obtener información avanzada y otras cosas”, escribe el confundido espectador.

[caption id="attachment_106042" align="aligncenter" width="564"]detalle Detalle[/caption]

 

Ahora bien, dejando de lado la imaginación, el objeto grabado bien podría ser una especie de joyero o cualquier otra caja que la mujer inspecciona mientras la otra figura la sostiene.

 

También en Pijama Surf: 

Viajero del tiempo aparece en fotografía histórica

Biblioteca Pijama Surf: utopías, distopías, ucronías y otros relatos contrafácticos (PDFs)