*

X

La modelo Emily Ratajkowski escribe un ensayo sobre el problema de ser sexy en un mundo que objetifica la sexualidad

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/17/2016

Emily Ratajkowski, una de las mujeres "más sexy del mundo", reflexiona de manera inteligente sobre cómo la sociedad percibe la sexualidad femenina y coarta su expresión natural

La modelo Emily Ratajkowski es considerada una de las mujeres más sexy del mundo y recientemente se ha convertido en vocera de una sensualidad inteligente y empoderada, aunque no sin controversia. Hace unos días dio un discurso de apoyo a Bernie Sanders en su campaña por la candidatura demócrata a la presidencia y ahora ha generado revuelo en la red por escribir un ensayo para la revista Lenny --en el que cita a autores como John Updike y Harper Lee-- sobre la forma en la que la sexualidad femenina es percibida en el mundo.

El ensayo se llama "Baby Woman" y es un breve recuento autobiográfico de cómo ha sido crecer siendo modelo en Estados Unidos. Ratajkowski cuenta que desde que tenía 12 años su papá se refería a ella como "baby woman": una bebé-mujer precoz de 12 años, talla D de brasier, que dormía con sus papás. 

Algunas modelos han denunciado las oscuras prácticas de objetificación y acoso sexual dentro de la industria (por ejemplo, la modelo Sara Ziff), pero Emily enfatiza más la presión sexista de personas fuera de la industria: "maestros, amigos, adultos --individuos que no estaban tan regulados como los altamente escrutados del mundo de la moda me hacían sentir más incómoda o culpable por mi sexualidad en desarrollo".

La esencia de lo que Ratajkowski quiere comunicar es que no debe existir vergüenza o marginación por la expresión de la propia sexualidad, la cual es algo natural, algo que, valga el lugar común, simplemente florece,  sobre todo cuando no está lleno de conceptos y miedos proyectados. Escribe sobre la presión social de no enviar el mensaje equivocado a través de la expresión de su sexualidad:

Lo que esto implica es que ser sexual es equivalente  a ser vil [trashy] porque ser sexy es darle juego a los deseos de los hombres. Para mí, "sexy" es una forma de belleza, una forma de autoexpresión, una que debe celebrarse, una que es maravillosamente femenina. ¿Por qué la implicación debe ser que el sexo es algo que los hombres obtienen de las mujeres y las mujeres ceden a los hombres? La mayoría de las mujeres adolescentes conocen por primera vez lo que son las mujeres "sexy" a través de imágenes editadas con Photoshop de celebridades o del porno. ¿Es ese el único ejemplo que nuestra cultura proveerá para las jóvenes mujeres? ¿Dónde pueden las niñas ver mujeres que encuentran poder en decidir cuándo y cómo ser o sentirse sexualmente? Incluso si es que ser sexualizadas por la mirada de la sociedad es denigrante, de todas maneras debe haber un espacio donde las mujeres puedan ejercer su sexualidad cuando así lo consideren.

La palabras de Emily Ratajkowski en general le han traído elogios y una nueva percepción, ya no sólo como una modelo voluptuosa sino también como una persona pensante. De hecho podemos decir que su ensayo es de alguna manera "sexy". No hay duda de que la expresión genuina de la sexualidad debe permitirse y no debe ser censurada o mirada con envidia. "Me niego a vivir en un mundo de humillación y apologías silenciosas. La vida no puede ser dictada por la percepción de otros", dice Emily, Es ciertamente un derecho personal vestirse, sentirse y expresare de la manera que a uno mejor le parezca. Y es cierto también que la mirada masculina que fomenta la hipersexualización del cuerpo femenino igualmente sólo permite esta sexualidad bajo sus propios términos y en las delimitaciones en las que tiene control. Dicho eso, el tema es complejo ya que muchas jóvenes mujeres, ante la explosión de lo sexy en la esfera pública, ante una ola de empoderamiento a través del cuerpo femenino, no pueden más que sentirse enormemente inseguras comparando sus cuerpos con los de las modelos (que de todas maneras no son como se ven, lo que hace imposible que la comparación resulte medianamente positiva). Estas jóvenes mujeres no sólo no reciben dinero por ser bellas, sino que gastan toda su energía en intentar conformarse a la imagen imposible de belleza, siendo que la belleza física es uno de los factores principales que en nuestra sociedad brinda la posibilidad de éxito a una mujer --entonces, una mujer que no es sexy según los estándares del momento se ve opacada, venida a menos y cohibida, lo cual genera a veces diferentes trastornos.

Evidentemente el problema no son las mujeres como Ratajkowski sino la forma en la que nuestra sociedad ha creado una economía de la belleza y ha rodeado la economía (o los símbolos del éxito económico), la publicidad y el entretenimiento con una serie de imágenes sexy que no pueden desligarse de su contexto de poder y de intercambio de valores. Es decir, existe una responsabilidad en las imágenes" sexy" que producimos y con las que hacemos marketing de los valores. En este sentido, Emily quizás podría reflexionar sobre todos los comerciales y videos en los que ha aparecido semidesnuda vendiendo productos o bailando alrededor de un rapero que sigue promoviendo la idea del proxeneta o alcahuete como un modelo para las nuevas generaciones.

Sobre los parques escultóricos y sus repercusiones sociales

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/17/2016

Reflexionando sobre la necesidad de espacios públicos embellecidos con arte para generar una dinámica social saludable

El arte es por muchos considerado un medio para sanar la vida de cualquier individuo adolecido; a través de la apreciación estética y la creación que implica, el alma y el cuerpo encuentran los nutrientes que necesitan para sintonizar con una parte profunda y renovadora. Aunando a esas cualidades del arte las múltiples bondades propias de la naturaleza se crea una experiencia estética suprema, que regocija el espíritu conectándolo con el pasado remoto y con dimensiones ulteriores.

Las civilizaciones antiguas reconocieron la capacidad de la escultura para armonizar con el paisaje enriqueciéndolo; los griegos colocaban a sus dioses adorando el  horizonte. En Mesoamérica existen incontables ejemplos de centros ceremoniales al aire libre, las grandes esculturas en la isla de Pascua debieron de ser también centros lúdicos sin comparación, equiparables a las versiones modernas de los jardines escultóricos. La importancia social que tiene la comunión entre arte y naturaleza que se encuentra en los jardines escultóricos al aire libre, radica en los encuentros enriquecidos y subsecuentes diálogos que se llevan a cabo en esos espacios bellos, que sólo pueden inspirar sensaciones alentadoras; podrían fungir como pulmones purificadores no sólo del ambiente, sino de las relaciones entre habitantes de las grandes urbes.

hakone head sculpture outdoors

Imaginemos el asombro que produce transitar por los 70 mil metros cuadrados y las 120 obras esparcidas en el parque escultórico ubicado en las montañas Hakone de Japón; con piezas de maestros como Rodin, Bourdelle, Miró y Moore, entre otros, el espectáculo es abrumador. El empresario originario de Nueva Zelanda, Alan Gibbs, fundó en 1991 la Gibbs Farm, un impresionante paisaje donde yacen alrededor de 20 comisiones escultóricas esparcidas en los mil acres que componen la granja. Algunos de los artistas que han participado hasta el momento son: Graham Bennett, Andy Goldsworthy, Ralph Hotere, Anish Kapoor, Sol LeWitt, Tony Oursler, Richard Serra y Richard Thompson, entre otros.

Uno de los parques más hermosos de este tipo que se conocen en Francia es el Centre international d'art et du paysage, diseñado por los arquitectos Aldo Rossi y Xavier Fabre. El centro está dedicado al desarrollo y la experimentación artística contemporánea, y hasta la fecha es un reconocido espacio de encuentro entre creadores.

Los anteriores son sólo algunos ejemplos de bellos parques escultóricos y, aunque existen varios, no parecen suficientes. Exhortamos a los residentes del mundo a promover la necesidad de este tipo de espacios en sus ciudades; generemos arte y cultura que arrebaten de las manos del crimen a los jóvenes posicionándolos en una vida creativa encaminada al desarrollo humano.