*

X

Investigación revela que Hitler sufría de malformaciones genitales

Por: pijamasurf - 02/23/2016

A pesar de llevar un matrimonio público y muy publicitado con Eva Braun, Hitler no habría gozado de una vida sexual satisfactoria debido a los complejos que le provocaban dos malformaciones de nacimiento en la zona genital

Uno no sale a invadir Polonia a menos que le haga falta algo: el rumor según el cual la campaña militar de Adolf Hitler obedece a una sobrecompensación por una vida sexual insatisfactoria parece hallar algo de crédito en una investigación de los historiadores Jonathan Mayo y Emma Craigie. Según ellos, el Führer tenía no sólo una sino dos malformaciones genitales: una de ellas era la hispospadias peniana, y la otra era un testículo no descendido.

Si no quieres buscarlo en Google, no te culpamos: consiste en tener un pene anormalmente pequeño que impide incluso orinar normalmente, por lo que quienes sufren de esta condición deben hacer sus necesidades por un agujero uretral ubicado en la base del pene, en lugar de en la punta.

Esto explicaría también los rumores de que Hitler no quisiera ser visto desnudo y tuviera aversión a las relaciones sexuales, por un supuesto miedo de contraer enfermedades venéreas (esto según la biografía escrita por Ian Kershaw).

Mayo y Craigie habrían indagado en archivos médicos recién descubiertos, como la prescripción de hormonas y anfetaminas expedida por el médico personal del Führer, Theodor Morell, en un intento por mejorar su deseo sexual. Una balada vulgar que se popularizó en 1939 tenía como tema la discusión de la "hombría" de los miembros más eminentes del Tercer Reich, y si lo que dicen Mayo y Craigie es cierto, podemos entender un poco mejor la infatigable furia de Hitler provocada por su inseguridad genital. La balada decía: 

Hitler Has Only Got One Ball

Hitler has only got one ball

The other is in the Albert Hall

His mother, the dirty b*****,

Cut it off when he was small

Hitler has only got one ball,

Göring has two but very small,

Himmler has something sim'lar,

But poor old Goebbels has no balls at all.

[Hitler sólo tiene una pelota/ La otra está en el Albert Hall/ Su madre, la sucia p****/ Se la cortó desde pequeño/ Hitler sólo tiene una pelota/ Göring tiene dos pero muy pequeñas/ Himmler tiene algo parecido/ Pero el pobre Goebbels no tiene ninguna]

 

(Vía The Telegraph)

John Oliver hace trizas a Donald Trump en su show y propone llamarlo "Drumpf" (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/23/2016

Trump puede ser gracioso en pantalla, como un video de caídas dolorosas, pero tenerlo en la Casa Blanca no es sólo una amenaza para Estados Unidos sino también para el mundo entero

 

John Oliver lo hizo de nuevo: teóricamente no debe de ser muy difícil desestimar al payaso Donald Trump, pero hasta ahora nadie lo había hecho con una mezcla tan elocuente de humor y evidencias documentales de que Trump no sólo es mentiroso, delirante, bravucón, inconsistente y potencialmente genocida, sino que su nombre ¡ni siquiera es Trump!

En su segmento principal de Last Week Tonight, Oliver utilizó declaraciones que Trump había hecho contra él para demostrar la capacidad para mentir del posible candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, como la entrevista donde Trump afirma no saber quién es John Oliver y la evidencia de tuits escritos previamente donde lo ataca por haber cambiado su nombre de Jonathan Lebowitz a John Oliver. Probablemente al señor Trump le hubiera gustado que Marilyn Monroe "se sintiera orgullosa de sus orígenes" y utilizara el nombre Norma Jeane Baker --pero resulta que la propia familia de Trump cambió su nombre hace un par de generaciones del original: Drumpf.

Trump literalmente "se ha hecho un nombre" a partir de repetirlo en televisión, cine y cualquier cosa donde pudiera cortar una tajada para sí. Su nombre se hizo sinónimo de grande, rico y de mal gusto, justo como él. Pero no sólo sus productos, series televisivas y negocios han sido poco exitosos, sino que sus finanzas son un desastre. Trump no sólo presume de financiar su propia campaña (desestimando a sus "pequeños" competidores, que financian las propias gracias a la gente que cree en ellos) sino que ha aportado poco más de 200 mil dólares a la misma --una inversión no modesta sino mezquina para alguien que afirma tener un valor neto de 3 mil millones de dólares.

Pero esta cifra exorbitante es otra fantasía, o mejor dicho, mentira del magnate: su dinero proviene sobre todo del negocio inmobiliario, un ámbito profundamente devaluado y afectado debido a la crisis de 2009; a pesar de ser --en el discurso-- uno de los hombres de negocios más prominentes invirtió millones en una compañía de construcción poco antes de la devaluación, de lo que se deduce que sus asesores tienen la cabeza tan metida en el recto como él (eso explicaría el peinado). En el minuto 12 del video, Oliver demuestra cómo no sólo Trump no vale 3 mil millones de dólares sino que el personaje asigna valor a su marca basado en "sus sentimientos" del momento, más fluctuantes que las bolsas de valores.

Podríamos seguir haciendo chistes a costa de Trump (o Drumpf), pero lo que Oliver deja claro es que tener a un racista en la Casa Blanca (lo que ha atraído la simpatía del Ku Klux Klan) no es ninguna broma: no sólo ha atacado sistemáticamente a los inmigrantes mexicanos y a los refugiados sirios en los últimos meses sino que también ha declarado que continuará con la estrategia belicista de expansión, diciendo que para deshacerse de ISIS es necesario "ir por sus familias". Trump no quiere hacer política sino entrar legalmente al negocio de la guerra, uno de los más rentables del mundo.

Y como en realidad siempre se pueden seguir haciendo chistes sobre Trump, Oliver lanzó una extensión de Chrome llamada Drumpfinator, que reemplazará el apellido Trump por Drumpf en tu navegador.