*

X

Sociología de las élites: las peculiares "kitty parties" de la India

Por: pijamasurf - 01/27/2016

¿Cómo es ser una "esposa trofeo" en la India? En la encrucijada del mundo hipertecnológico y la tradición familiar, las multimillonarias de la India muestran otra acepción de “red social”

Getty Images

Parul Bhandari es un sociólogo que decidió estudiar a las élites de la India, las cuales suponen “un misterio” para él. Al parecer se trata de una categoría “pasada por alto” al pensar una sociedad pujante como es la hindú, cuyo nivel de escolaridad ha crecido rápidamente durante los últimos 50 años, y que además del boom de empresas tecnológicas que ha traído, también supone un cambio en la forma en que la gente se relaciona.

A pesar de las grandes diferencias sociales que existen en un país como la India --que sobrepasa los mil 252 millones de habitantes, muchos de los cuales no cuentan ni siquiera con servicios básicos de salud-- las mujeres más ricas del país organizan “kitty parties”, fiestas informales que funcionan como espacios de terapia y catarsis colectiva respecto a sus agotadores privilegios.

Se trata de reuniones de entre ocho y 40 mujeres, cuyas edades oscilan entre 26 y 35 años, y cuyo punto en común —además de ser esposas de multimillonarios, CEOs o altos directivos de empresas multinacionales— es la alta escolaridad de las asistentes, que a menudo cuentan con licenciaturas en comercio o másters en negocios. Muchas tienen serios proyectos de inversión o se desarrollan profesionalmente como líderes de proyectos sociales, sin que esto interrumpa su gusto por discutir las últimas tendencias europeas en bolsos, zapatos y accesorios de moda.

Lo curioso es que las asistentes a estas “kitty parties” no creen que hacen algo radicalmente distinto a lo que hacían sus madres o abuelas antes de ellas. Sanya (un alias) de 32 años afirma estar segura de que “sus bisabuelas también tenían amigas [con quienes] conversaban, compartían recetas, intercambiaban datos acerca de cómo administrar una casa. Nosotras también…”.

Las formas en que las mujeres forman grupos y se relacionan entre ellas plantea similitudes y diferencias a lo largo de la historia, entre grupos humanos, regiones geográficas y clases sociales. Lo que parece fascinar al sociólogo Bhandari es el hecho de que estas mujeres preparadas académicamente según los canones occidentales se reúnan para hablar del “consumo de comida, artículos de lujo y viajes”.

En una de las conversaciones que pudo presenciar —como si se tratara de un grupo de mujeres de una sociedad antigua o futura, cuyas costumbres sorprendieran al observador contemporáneo— una de ellas, Karishma, felicitó a Veena por su nueva bolsa Chanel.

—A tu esposo debe haberle dado un infarto.

—Oh, sí, es muy costosa, respondió Veena. ¿Pero sabes qué?, la compré en mi viaje a Londres y me devolvieron los impuestos en el aeropuerto… cerca de 12%. Me ahorré bastante.

A lo que Sanya, una tercera conversadora, acota:

—Oh, qué bien. Ahora te puedes comprar un par de [zapatos] Jimmy Choo con lo que ahorraste.

Los artículos de lujo son marcas de estatus de cualquier élite, y el movimiento natural —estacional incluso— de las modas marca la permanencia en la élite a partir del consumo de ciertos bienes o servicios. Analizar el razonamiento de las “nuevas” élites de la India permite no solamente constatar la diferencia clara que divide a estas mujeres de la mayoría de sus compatriotas en el país asiático (incluso en el continente y el mundo), sino que nos permite notar la forma en que se siguen viendo a sí mismas como amas de casa, y cómo incluso las compras de lujo son ponderadas según una lógica de ahorro, que recuerda al papel tradicional del ama de casa heteronormada.

Además, las “kitty parties” son el único contexto —la única red social, propiamente— donde estas mujeres de la élite pueden hablar de la vida en pareja y de la flojera que les da estar casadas con multimillonarios, siempre ocupados, siempre viajando, y con cuentas de banco estratosféricas.

En un mundo que se nos pinta en los medios como un incesante intercambio de información en el que los más pobres no participan salvo como estadística, los más ricos entre los ricos (el famoso 1% que visibilizaron movimientos como Occupy Wall Street en 2012) también parecen tener un lugar aparte, manteniendo comunicaciones en una interfaz real, “1.0”, de persona a persona; sin embargo, las mujeres más privilegiadas de la India solamente pueden ser “libres” durante estos breves períodos de esparcimiento —diversiones triviales en apariencia, verdaderos oasis que rompen la monotonía de vivir en un Taj Majal de oro y plata. Conocer el funcionamiento de las élites, más allá de su lugar en la repartición financiera, nos permitirá también conocer en qué consiste la desigualdad que opera en el mundo. 

El "Angelus" de Salvador Dalí convertido en video de 360º (exploración virtual de una obsesión artística)

Por: pijamasurf - 01/27/2016

El video de 360º es un formato idóneo para explorar las fantasías surrealistas de Salvador Dalí

Archeological-Reminiscence-of-Millets-Angelus

En marzo del año pasado, YouTube sorprendió al mundo de Internet con su función de videos de 360º, una función que permite manipular la reproducción de un material para obtener una perspectiva completa de todo lo grabado. Además del propio contenido de la filial de Google y otras empresas y marcas que generaron contenido de 360º, uno de los videos más destacados de este tipo fue el de la canción “Stonemilker” de Björk, una pieza artística ad hoc al estilo de la cantante. 

Por estos días, so pretexto de la apertura de la exposición Disney and Dalí: Architects of the Imagination, el Museo Dalí de California auspició la producción de un video interactivo que permite al usuario recorrer el inquietante territorio de Reminiscencia arqueológica del Angelus de Millet, una pintura de 1935 en la que el artista vertió parte de su obsesión personal con respecto al óleo aludido de Jean-François Millet, que en la época de Dalí, e incluso desde su niñez, se encontraba por todos lados, en reproducciones masivas y objetos cotidianos (postales, tazas, tinteros, etcétera).

120921

Según escribió Dalí, su fantaseo con la pintura comenzó en su escuela primaria, donde una de estas reproducciones colgaba de una de las paredes; muchos años después, ya adulto, vivió este episodio inesperado durante un paseo cualquiera:

Durante una breve fantasía a la que me había abandonado en una excursión al Cabo de Creus, cuyo paisaje mineral (al N. O. de Cataluña) constituye un auténtico delirio geológico, imaginé, talladas en las rocas más altas, las esculturas de los personajes del Angelus de Millet. Su situación espacial era la misma que en el cuadro, pero estaban totalmente cubiertos de fisuras. Muchos detalles de las dos figuras habían sido borrados por la erosión, lo cual contribuía a remontar su origen a una época muy remota, contemporánea al mismo origen de las rocas. Era la figura del hombre la más deformada por la acción mecánica del tiempo; sólo quedaba de él el bloque vago e informe de la silueta que se convertía por ello en terrible y particularmente angustiosa.

Ese quizá fue el punto originario de la pintura que ahora encontramos convertida en este video. En la reformulación de Dalí, la escena de Millet se convierte en un sueño, casi una pesadilla, en la que las figuras amables de los campesinos son grandes y ruinosos monolitos observados a la distancia por figuras diminutas que podríamos suponer sorprendidas o apabulladas. La palabra “reminiscencia” en el nombre del cuadro se refiere a la relación entre el Angelus de Millet y la propia infancia del artista condensada en la pintura: las tres figuras humanas visibles son representación de Dalí (el niño), su padre (el hombre que señala) y su niñera (la figura sentada).

El resultado virtual nos otorga otra experiencia del cuadro, acaso una similar a la que el propio Dalí tuvo cuando su mente se perdía entre los colores y las formas de Millet.

 

También en Pijama Surf: «Hueso de perro, revienta»: una semblanza de Antonin Artaud