*

X

Lluvia de estrellas de las cuadrántidas el 4 de enero de 2016

Por: pijamasurf - 01/01/2016

Te decimos aquí todo lo necesario para observar los meteoros de las Cuadrántidas este 3 y 4 de enero de 2016

lyrid-meteor-shower-2010-21

Como suele ocurrir cada año, la fiesta astronómica da inicio con el heraldo luminoso de las cuadrántidas. Estos meteoros podrán ser vistos mayormente desde el hemisferio norte este 4 de enero en la madrugada.  

Normalmente las lluvias de estrellas duran varios días, pero en el caso de las cuadrántidas la ventana de intensidad que hace a este espectáculo memorable es más reducida y sólo tiene una noche de duración; específicamente, se recomienda mucho observarlas 1 hora antes del amanecer del 4 de enero, momento de máxima intensidad, y compararlas con otras lluvias de meteoros más conocidas como las perseidas o las gemínidas. Este año, con una luna menguante, el cielo estará atestado de entre 50 y 100 meteoros por hora durante el pico. La lluvia de estrellas comenzará desde la noche del 3 de enero, aunque en menor medida. El radial aparente (desde donde parecen caer las estrellas fugaces) es al norte de la bóveda celeste.

La cuadrántidas llevan el nombre de una constelación hoy obsoleta, Quadrans Muralis (Cuadrante Mural), considerada oficialmente desde 1930 parte de la constelación de Boötes, también conocida como “el pastor de bueyes o “el boyero”.

Para complementar el espectáculo de la lluvia de estrellas en una noche de avistamiento celeste, el siguiente mapa te ayudará a identificar las posiciones de los planetas esa noche.

jan-3-text-venus-jupiter-moon-night-sky-chart 

¿Rascacielos que no hacen sombra? Existen, y son una tendencia de la arquitectura armónica

Por: pijamasurf - 01/01/2016

Varios arquitectos en el mundo comienzan a diseñar grandes rascacielos que tienen la sorprendente característica de no crear sombra, con el propósito de establecerse armónicamente en el área que ocupan
[caption id="attachment_104706" align="aligncenter" width="417"]15009-solarcarve-image-001 Solar Carve Tower[/caption]

 

La sombra es un elemento profundamente simbólico que sin embargo, quizá por cotidiano, pocas veces tomamos en cuenta. En el ámbito de la imaginación se ha fantaseado no pocas veces con un mundo idéntico al nuestro salvo en que la sombras no existen, e incluso ha sido un motivo más o menos usado en la literatura (el cuento de Adelbert von Chamisso, “La maravillosa historia de Peter Schlemihl”, es un buen ejemplo de ello).

Si es posible plantear dicha idea en el terreno de la fantasía es porque, incluso desde el sentido común, que una sombra desaparezca nos parece imposible, quizá porque es un hecho físico tan evidente, tan fácil de comprender (el paso de la luz interrumpido por un objeto sólido). Sin embargo, una nueva tendencia en arquitectura está construyendo los primeros rascacielos que no hacen sombra. No una pequeña casa ni un monumento de dimensiones medianas, sino enormes edificios que contrario a lo que podríamos esperar, no dejarán marca de su existencia, al menos no en términos lumínicos.

Con su proyecto Solar Carve, Jeanne Gang es una de las artífices de este sueño. Dicho edificio, que por ahora se encuentra únicamente en diseño, podría construirse en la zona de Nueva York conocida como High Line, entre Manhattan y la ribera del río Hudson. Su construcción busca no ser invasiva sino, por el contrario, integrarse armónicamente a las áreas verdes que caracterizan ese espacio, además de también formar parte del panorama de manera equilibrada. Para conseguir esto, la estructura exterior del rascacielos está diseñada para colectar los rayos del Sol y después proyectarlos sobre la superficie donde se asienta para, de esta manera, no cubrir con su sombra el área a su alrededor, sino más bien hacer como que el paso de la luz no se interrumpe por su presencia.

Cabe resaltar, por otro parte, que muchas de esas construcciones que hacen una gran sombra son comunes en zonas más bien privilegiadas de una metrópoli y que, en este mismo sentido, muchas veces la preocupación por la obstrucción de la luz en el espacio se percibe también como una especie de afrenta a ese mismo privilegio. En Sydney está, por ejemplo, el complejo de apartamentos One Central Park, que para evitar afectaciones sobre construcciones residenciales vecinas tiene cristales angulados de alta tecnología que convierten su sombra en un resplandor.

De este modo, la técnica podría sobreponerse a las leyes físicas e incluso a las civiles. Atrás podrían quedar los años en que resoluciones administrativas —como la 1916 Zoning Resolution de la ciudad de Nueva York, que previno que calles y edificios quedaran privados de luz y aire por grandes rascacielos— se ocupen de un fenómeno natural con afectaciones en lo humano.