*

X
Venus forma un asombroso pentagrama, también visto como una rosa, en su ciclo sinódico de conjunciones inferiores con el Sol. En una coincidencia matemática asombrosa, 13 revoluciones de Venus equivalen casi exactamente a 8 revoluciones o años de la Tierra

 

En diversas culturas el planeta Venus fue asociado con la belleza y la armonía del cosmos; al ver la figura que teje la órbita de Venus en relación a la Tierra, no podemos dejar de pensar que hay en esto una fabulosa coincidencia (o quizás una muestra de una misteriosa inteligencia). Parafraseando un famoso dictum platónico: "El universo geometriza".

Estas imágenes muestran 8 años de la órbita de Venus o cinco ciclos sinódicos, esto es igual a 584 días, que son los días que tarda Venus en alinearse con el Sol con respecto a la Tierra, en una conjunción inferior (esto sería equivalente a un eclipse si estuviéramos hablando de la Luna). "Sínodo" significa "encuentro", estos son los cinco puntos de encuentro en un período de 8 años en los que Venus se interpone, por así decirlo, entre el Sol y la Tierra. Existe una asombrosa relación matemática en esto, dado que ocho órbitas de la Tierra coinciden de manera casi exactamente con 13 de Venus, formando una proporción 5:8. Esto también es conocido como "resonancia sinódica". Venus tarda 224.7 días en dar una vuelta al Sol. Aquí esta fascinante relación:

224.701 / 365.256 ≈ 0.615187

8/13 ≈ 0.615385

El ciclo completo de los 584 días hace que Venus pase 263 días como estrella de la mañana, 50 días ausente ("bajo los rayos del Sol"), 263 como estrella de la tarde y 8 días ausente. En 8 años Venus y el Sol entran en conjunción 10 veces, pero son las cinco conjunciones inferiores (los puntos más cercanos a la Tierra, en la parte interior de la órbita) las que marcan el ciclo sinódico y dibujan los vértices o tejen los moños de esta rosa cósmica que también puede ser representada como un pentagrama (forma que prefieren los fanáticos del ocultismo conectando el pentagrama con Venus-Lucifer, la estrella del amanecer), ya que los vértices de estas conjunciones tienen la misma relación geométrica que un pentagrama. Es en cada una de estas conjunciones inferiores que ocurre lo que ha sido llamado el "beso" de Venus y el Sol. Para añadir a esta especie de poesía romántica de los movimientos venusinos, también se han visto los bucles que forman las conjunciones interiores como motivos de corazón tejidos sobre el telar sideral.   

tumblr_nnbui34U4h1qg20oho1_1280 (1)

El astrólogo Nick Kollerstrom nota que en su Armonía de los mundos, Kepler describió con entusiasmo la relación sinódica de Venus y la Tierra, incluso la vio como una relación "marital", un amoroso vals. El intervalo musical que generan Venus y la Tierra, para Kepler es una "sexta", dada por la división de una cuerda en una fracción de 5/8. Hay quien ha visto en esta casi perfecta proporción una muestra de la inteligencia que informa al cosmos, un sello de la idea platónica de que "Dios geometriza". O, como el mismo Kepler creía, que el universo es el pensamiento geométrico de la divinidad. 

El baile de Venus y la Tierra desde la perspectiva del Sol

Las coincidencias matemáticas entre las relaciones de las órbitas y distancias planetarias ha hecho que diversos científicos y filósofos se maravillaran por esta "armonía de las esferas". En el Greenwich Guide to Planets, un texto del Royal Observatory británico, se dice: "Existen demasiadas coincidencias numéricas en el Sistema Solar para que sean meras coincidencias, así parece que es la Tierra la que controla la longitud del día de Venus, posiblemente a través de una interacción gravitacional [tidal interaction]". Esta interacción no parece existir tal como entendemos la física moderna, sin embargo, existen diversas extrañas observaciones, según cuenta Kollerstrom, por ejemplo, un meteorólogo australiano que notó que el campo magnético de la Tierra se aquieta cuando Venus entra en apogeo (disminuyen las tormentas geomagnéticas cuando Venus está más cerca). El artículo publicado en el Journal of Geophysical Research sugiere también una influencia magnética de la Luna, Mercurio y Marte.  

Para los mayas, que vincularon a Venus con Kukulkán, el ciclo sinódico de este planeta era fundamental en su calendario y por ello lo registraron con asombrosa precisión. El poeta Octavio Paz escribió una de sus obras más importantes, "Piedra de Sol", en 584 versos, uno por cada día del ciclo sinódico de Venus. ¿Qué son los planetas sino piedras solares?

Uno de los textos astrológicos más antiguos, el Libro de los Dioses del Cielo y la TierraEnuma Anu Enlil, encontrado en Nínive, registra cinco períodos sinódicos de Venus de 584 días, equivalentes casi exactamente a 8 años terrestres. En el libro de 1799 de James Ferguson, Astronomy Explained Upon Sir Isaac Newton’s Principles podemos ver una ilustración de una figura que evoca una flor cósmica o un pentagrama en función de los movimientos de Venus:

pentagram_of_venus_james_ferguson_1799

Nassim Haramein llama a esto, una "danza fractal de una vuelta dentro de una vuelta". Dice Plutarco que Pitágoras creía que el tiempo era el alma del mundo. Para los filósofos platónicos y para la tradición órfica, Venus (la Afrodita Celeste) era considerada no sólo la diosa de la belleza sino también el alma del mundo (el anima mundi). Para los filósofos pitagóricos el pentagrama era símbolo de la salud, una salud que venía de la conformidad con el orden y la belleza del cosmos (de hecho la palabra "cosmos" significa belleza y orden y fue acuñada por Pitágoras). Así podemos encontrar una identidad entre el tiempo (marcado por el movimiento en este caso de Venus) la belleza (la forma, la simetría, el orden matemático) y el alma (que es sinónimo de belleza y movimiento en la tradición filosófica). Así vemos en esta rosa sideral una proyección de la rosa de la eternidad, una imagen divina del alma del cosmos. "La rosa de las rosas/ la joven flor platónica" (Borges). 

 

Twitter: @alepholo

El arte de viajar indefinidamente resulta especialmente propicio para dar un radical giro de timón a tu vida

Cuando hablamos de iniciar una nueva vida generalmente nos referimos a cambiar de hábitos, de empleo, de casa, etc. Muchas personas sueñan con dejar todo y comenzar de nuevo, sobre todo dejando atrás aquello que los demás esperan de nosotros. Sin embargo, en la mayoría de los casos este deseo se traduce sólo en una recurrente fantasía. Pero, ¿y si se materializara este llamado?

Una de las grandes delicias de viajar es que al hacerlo experimentamos esa sensación de que nuestra identidad está libre de las expectativas de los demás –somos nadie. Gracias a esto, cuando nos encontramos ante situaciones imprevistas en los viajes descubrimos que somos capaces de cosas que no creíamos posibles, o bien nuestra personalidad manifiesta rasgos que estaban en nosotros pero que no sabíamos que existían.

El sitio social de noticias Reddit, famoso por la generación de discusiones que  en muchos casos desbordan apasionadas posturas, publicó los mejores 200 comentarios de personas que comenzaron una nueva vida a partir de un viaje de ida sin retorno.

doc6l36609wyoloaih8m0yA continuación una selección de estas inspiradoras anécdotas:

  • Estaba en un bar con mis amigos a mis 22 años. La mesa tenía impresa una gran lámina de un mapa de Estados Unidos. Cada uno de nosotros, señalamos con una pluma un lugar, y decidimos mudarnos a esos lugares. Después de 15 años, todos seguimos viviendo en el sitio en donde aterrizamos la pluma. Ahora estamos casados, tenemos hijos, hipotecas y arrugas.
  • Mi exesposa terminó nuestro matrimonio de la nada, yo estaba devastado. Compré un boleto para el otro lado del mundo y llevé mil libras esterlinas en mi bolsillo. No tenía trabajo, ni dónde vivir. Eso fue hace 4 años. Actualmente tengo un trabajo, una hermosa novia y una casa con vista a la playa. ¡Gracias exesposa!
  • Cuando me mudé a Sudáfrica en 2004, parecía un país prometedor. Desde entonces, la situación económica, política y social se ha deteriorado. La política ha estado dominada por los duros y está coludida de corrupción, el costo de la vida es alto y hay mucha tensión social.
  • Dejé todo hace 3 años para moverme de Arizona a Ohio, y vivir con un hombre que no había visto en 6 años. Renuncié a mi trabajó y empaqué mis cosas para conducir hacia allá. Él estaba desempleado en ese tiempo así que era una apuesta. Ahora estamos casados y tenemos un hijo. Mi esposo consiguió un trabajo donde tenemos qué viajar a través del país, así que ahora nuestro hogar es nuestra van.
  • Hace 8 años y medio, vendí o regale la mayoría de mis cosas, y fui a Japón por un trabajo de un día festivo… Olvidé volver a casa. Trabajar en el extranjero es suficientemente bueno para mí. Sigo haciendo el mismo trabajo que hacía antes --administración en sistemas, pero como un bono extra, ahora hablo un idioma completamente distinto.

Aunque la mayoría de los participantes se abstuvo de responder si se habían arrepentido o no de su decisión, generalmente las historias resultaron positivas. Si alguien se encuentra solo ante un cambio, afloran agallas o habilidades que se ignoraba que existían --algo similar ocurre en los viajes, como ya mencionábamos. La valentía de aceptar que no estamos haciendo lo que quisiéramos de nuestra vida y sobre todo de hacer algo al respecto es un pulso decisivo para, al final de nuestro camino, sonreír o lamentar.