*

X

¿Por qué nos enamoramos más de las personas cuyo nombre empieza con la misma letra que el nuestro?

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2015

El extraño fenómeno del egoísmo implícito hace que las personas doten de todo tipo de bondades a otros que se llaman parecido a ellos

 couples-by-reclarkgable

El ser humano es en muchos aspectos víctima de fuerzas desconocidas que hacen que, aunque pensemos que somos libres de elegir y tomamos nuestras decisiones ejerciendo razón y libertad, sigamos patrones emocionales inconscientes o simplemente caprichosos que refutan la alta idea que tenemos de nosotros mismos. Un caso a considerar es la tendencia estadística que existe entre las personas a casarse con otras personas cuyo nombre empieza con la misma letra.

El neurocientífico David Eagleman incluye esta situación en su libro Incógnito como una de las asombrosas peculiaridades que muestran la naturaleza de nuestra mente. El caso viene de un estudio de 2004 hecho por John Jones, quien examinó más de 15 mil registros públicos en Estados Unidos y encontró cifras estadísticamente relevantes que muestran que las personas se casan mucho más con aquellos cuyo nombre empieza con la misma letra que el suyo.

Eagleman explica que no se trata de las letras, de una fijación casi cabalista, sino de que los nombres nos recuerdan más a nosotros mismos. Esto se conoce como egoísmo implícito. Otra investigación muestra lo mismo: en ese caso se le dio a probar una serie de productos a un grupo de  individuos y luego se les pidió que evaluaran el sabor. Por ejemplo, Tomás prefirió el té Tomeva; en cambio, Laura escogió el producto que se llamaba Lauler. No hay duda de que hay muchas cosas de este estilo que influyen en nuestro juicio y ponen en duda nuestra racionalidad.

El egoísmo implícito influye en una larga serie de factores y decisiones. Por ejemplo, las personas cuyo nombre empieza con "D" tienen mayor probabilidad de ser "dentistas", y así con otras profesiones. De igual manera, somos más generosos con personas que tienen similitudes de fecha de nacimiento. El número y el nombre, de una manera extraña, son destino.

Un buen ejercicio es hacer una retrospectiva en tu historia amorosa y ver cuántas de tus parejas tienen un nombre que empieza con la misma letra o que de alguna manera tienen un parecido muy cercano a ti.

Estos son los 10 países más ignorantes, según estudio

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/05/2015

Un sondeo sobre el nivel de información en asuntos clave de un país sugiere que México es el país más ignorante

Screen shot 2015-12-21 at 10.54.44 AM

Una infame lista fue recientemente publicada por la empresa Ipsos MORI, la llamada "Perils of Perception", que mide la desinformación que existe en un país. El estudio de los peligros de percepción es un sondeo que marca los errores de percepción en 33 países sobre "los asuntos y problemas principales de una población". 

Por ejemplo, los mexicanos consideran que casi 50% de la población vive en áreas rurales, cuando la cifra es sólo de 22%, lo que refleja una deconexión entre la realidad y el conocimiento, quizás por ciertos prejuicios o simplemente por falta de información. Se preguntaron cosas como el índice de participación de las mujeres en la política, la edad promedio de los habitantes o la cantidad de inmigrantes.

Screen shot 2015-12-21 at 10.57.58 AM

 

 Los resultados de una lista de 28 países sugieren que estos son los países más ignorantes:

1. México

2. India

3. Brasil

4. Perú

5. Nueva Zelanda

6. Colombia

7. Bélgica

8. Sudáfrica

9. Argentina

10. Italia

Antes de condenar la enorme ignorancia de una nación como México y declarar que los mexicanos son los más ignorantes del mundo, hay que recordar que la investigación sólo fue hecha en una treintena de países, muchos de los cuales son de los más desarrollados; además es necesario tener cierta cautela con estos estudios, que en muchos sentidos no son concluyentes. Dicho eso, la situación educativa y cultural de México (independientemente de este análisis) es ciertamente preocupante, como refleja también el bajo índice de lectura.