*

X

Las personas que se dedican a las ciencias tienden a tener más características autistas, afirma estudio

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/12/2015

Estudio realizado por científicos de la Universidad de Cambridge asegura que las personas que se desempeñan dentro de algún campo de la ciencia tienden más a tener rasgos autistas que quienes realizan otros tipos de trabajos

Ciencia-fraude

Las personas que trabajan en profesiones científicas son más propensas a tener rasgos autistas que los que realizan trabajos técnicos, según un experimento reciente realizado en Inglaterra en el que participaron más de medio millón de habitantes.

El experimento  fue realizado por científicos de la Universidad de Cambridge, quienes invitaron a las personas a completar un cuestionario en línea de 50 preguntas. Más de 450 mil individuos contestaron la encuesta.

El cuestionario aborda el cociente de espectro autista (AQ, por sus siglas en inglés), fue desarrollado por investigadores de dicha universidad y dirigido por el profesor Simon Baron-Cohen, para evaluar de manera rápida y eficaz cuándo es probable que alguien entre dentro del ámbito de los rasgos asociados con el autismo.

Los resultados, que se publicaron en la revista en línea PLoS ONE, no mostraron relación entre rasgos autistas y la ubicación geográfica o la edad, pero sí reflejaron asociaciones significativas entre el sexo y la ocupación.

El estudio también confirmó que los hombres tienden a ser más autistas que las mujeres, con el hombre promedio teniendo una puntuación en el AQ de 21.6 frente a 19 de las mujeres.

Entre los participantes, aquellos que trabajaban en el campo de la ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM) anotaron un promedio de 21.9 en comparación con 18.9 del resto de la gente que tenía otros empleos.

El profesor Baron-Cohen dijo:

Estudios previos han encontrado que el número de rasgos autistas de una persona está influenciado por factores genéticos y los niveles de testosterona prenatal. Estos pueden arrojar luz sobre por qué nos encontramos con que la mayor población de hombres, en promedio, tiene un poco más de rasgos autistas que las mujeres, y por qué los padres y abuelos de los niños con autismo están sobrerrepresentados dentro de los campos de STEM.

Nota: El cociente de espectro autista no es lo suficientemente preciso como para proporcionar un diagnóstico clínico completo y no debe ser considerado como tal.

scientists-2

 

[Vía i100-The Independent]

Te podría interesar:
Quizás en un futuro descubriremos que el cuerpo humano sólo fue una catapulta para la exteriorización de nuestra conciencia

Davinci-man-from-codex

La incorporación de la tecnología a la vida moderna –y su inminente fusión con la corporalidad– es uno de los temas que más polémica y reflexión filosófica generan. Este perenne coqueteo con las máquinas también es materia de exploración artística, como es el caso del artista-performer Stelarc, quien ha sometido su cuerpo –su lienzo— a una serie de modificaciones en las que despersonaliza su anatomía alterándola y aleándola con aparatos electrónicos.

Stelarc primero disocia el cuerpo de la mente y luego recoloniza aquél con robots y artificios prostéticos para convertirse en una hermosa abominación. Su trabajo parece decirnos que el cuerpo no es más que un modelo transitorio que puede ser rediseñado y reingeniado en vías de experimentar la trascendencia incorpórea.

Por otro lado, el transhumanismo postula que el cuerpo humano puede ser aumentado a través de la tecnología hasta el punto de hacerlo prescindible, en la búsqueda de una inmortalidad postbiológica. En esto la humanidad estaría siguiendo los pasos de inteligencias más evolucionadas, según sugiere Paul Davies (físico de la Universidad de Arizona), quien cree que la inteligencia basada en el cuerpo es un estado transitorio. Una inteligencia más avanzada podría vivir miles de años dentro de un medio sintético.

Más allá de ser una manifestación propia de nuestros tiempos, esta manipulación del cuerpo tiene también un lado inquietante. Introducir agentes externos al cuerpo, desde prótesis e implantes hasta nuevas tecnologías (como pueden ser chips o electrodos), llega a alterar la relación que tienen las personas con su propia anatomía, formando en algunos casos diversas patologías. 

Rachel Armstrong, TED Fellow, médica y diseñadora, se pregunta sobre esta relación entre el cuerpo y la tecnología y sobre la posibilidad de que nuestro cuerpo pueda ser redundante. Según su experiencia médica en la India, las personas que reciben una alteración restaurativa en su anatomía tienen problemas para volver a retomar su propia identidad y unidad: existe una naturaleza integral psicofísica que puede ser agredida por estos procesos. Sin embargo, según cuenta Armstrong, realizando una serie de terapias bien orientadas es posible sanar las escisiones e invasiones corporales: “Cada residente tendría que trabajar para resintonizar su mente y cuerpo en una existencia sincrónica para restaurar la red de interacciones que se generan, de dimensiones ambientales fisiológicas, anatómicas, cognitivas y sociales".

Armstrong sugiere que nuestra unidad –mente y cuerpo— puede verse amenazada por una intervención corporal, pero que a fin de cuentas nuestro cuerpo también se construye y reconstruye contextualmente –es parte de un ambiente. Lo importante para poder seguir avanzando médicamente de la mano de la tecnología y poder manipular el cuerpo es concebirlo como una unidad que no separa mente y materia –y si nuestro cuerpo se divide, la mente debe volverlo a unir.