*

X

Cuando los caleidoscopios eran tan cautivadores como los iPhones

Arte

Por: pijamasurf - 11/11/2015

Hubo un momento hace 2 siglos cuando los caleidoscopios enajenaron y deslumbraron al mundo, casi como los teléfonos móviles en la actualidad

image

Atlas Obscura, el genial sitio de lugares y cosas raras, tiene un encantador artículo sobre la fiebre de los caleidoscopios en Inglaterra circa 1816, a la cual compara con la obsesión por los iPhones u otros smartphones que nos absorbe actualmente. Hoy en día uno camina por las calles de la mayor parte de las ciudades del mundo y ve a un buen porcentaje de las personas mirando las pantallas de sus teléfonos móviles en un embeleso (o aturdimiento) que le parecería seguramente muy extraño a una sociedad como la georgiana o incluso a una civilización extraterrestre no tan inmersa en el mundo de los gadgets.

Según Atlas Obscura, en ese entonces había un encandilamiento tal por los caleidoscopios que incluso representaban una fuente de ingresos para la gente pobre, que podía ganar dinero vendiendo un rápido vistazo a través de estos cilindros de espejos.

Según el académico Erkki Huhtamo, en aquella época también hubo cierta alarma por el efecto de distracción y ensimismamiento que producían estos curiosos aparatos. "Los 'caleidoscopiomaníacos' están tan hipnotizados por estas visiones que ven dentro del tubo de imágenes que ni siquiera notan que otros hombres están cortejando a sus acompañantes detrás de sus espaldas". ¿Como podría comparase esto con las hordas de personas que acampan o pasan horas haciendo filas para ser los primeros en obtener el tan deseado nuevo iPhone?

  

caleidosc2

Vale la pena hacer la distinción que los primeros caleidoscopios no eran juguetes desechables para niños; tenían una cuidada manufactura y estaban hechos de materiales valiosos. Antes de pasar a ser una atracción infantil rápidamente sustituida, los caleidoscopios fueron utilizados como una herramienta científica para visualizar grandes cantidades de números.

 

Screen shot 2015-11-10 at 10.58.52 PM

 

Las comparaciones son odiosas, pero el purista en nosotros tiene nostalgia de esa época, que hoy nos parecería simplista, en la que la gente caminaba por las calles mirando la realidad a través de un cristal de colores que simulaba una reproducción fractal o infinita. Una hermosa distorsión. Y es que la palabra caleidoscopio significa algo así como "mirar formas bellas" (kalos: bello; eidos: forma; skopeo: ver) y lo caleidoscópico, entonces, es lo que tiene la propiedad de hacernos ver la belleza en las formas, o el acto de ver formas bellas. Este mismo espíritu conservador o nostálgico nos diría que el pasado fue mejor (siempre los tiempos pasados tienen un lugar consentido en la memoria). Porque, aunque simplista y algo que fácilmente aburre en comparación con nuestros aparatos modernos, en la fiebre de los caleidoscopios --esa alucinación breve-- se nota una preferencia estética ante la realidad: la belleza como preeminencia. ¿Qué sería de nuestra tecnología si estuviera siempre al servicio de la belleza y no de la utilidad? Un mundo visto a través de las alas de una mariposa.

 

 

Animaciones de los cuentos extraordinarios de Edgar Allan Poe narradas por Guillermo del Toro, Bela Lugosi y otros

Arte

Por: pijamasurf - 11/11/2015

Raúl García, animador de "El rey león" y Aladín, ha realizado una adaptación de las "Narraciones extraordinarias" de Edgar Allan Poe, con voz de Guillermo Del Toro, Christopher Lee y Bela Lugosi

poe

Las historias de Edgar Allan Poe no sólo inspiran lo macabro, sino también centenares de recuentos y adaptaciones gestadas tras los 166 años desde su misteriosa muerte.

Este nuevo tráiler, realizado por Raúl García, es la adaptación de la antología Narraciones extraordinarias (Extraordinary Tales).

Una de las razones por las que el nuevo acercamiento de García (animador de El rey león y Aladín) a estas cinco historias animadas parece funcionar es porque se apoya en el talento de actores y directores que nos han hecho llegar con anterioridad recuentos clásicos de Poe. Por ejemplo “La caída de la casa Usher”, narrada por el difunto Christopher Lee, que se une a la leyenda de terror Vincent Price como uno de los grandes lectores de “El cuervo”. La voz en off es el último papel de Lee, y no parece haber mejor acto final para el venerable experto en horror (Lee también se encontraba grabando “una ópera-heavy-metal-rock basada en la vida de Carlomagno”, siendo éste uno de los tantos álbumes de metal que grabó). 

García ha creado una estética única para cada cortometraje. Para “Usher”, le cuenta a Carlos Aguiler de Indiewire: “la idea era que los personajes parecieran tallados en madera, como si fueran figuras pertenecientes al animador checo Jirí Trnka”. Tan sólo escuchar la voz de Lee entonar la frase “un inesperado sentimiento de insoportable tristeza” es suficiente para convencernos de ver el resto de la película.

Abajo compartimos un clip de un cuento poco conocido de Poe, “La verdad sobre el caso del Sr. Valdemar”, una inquietante historia detectivesca sobre un hombre encantando in articulo mortis –a punto de morir, narrado por el actor inglés Julian Sands, que ha hecho su propia aparición en varias películas de terror. La estética de la animación viene directamente de los clásicos cómics de terror de EC Comics como Tales from the Crypt, que a su vez tiene mucho de Poe, al punto de basar uno de sus relatos (¡“Los muertos vivientes”!) en el mismo "señor Valdemar”, precursor de las historias de zombis.

 

"Los paneles malvas, amarillos y verde musgoso del cómic”, dice en una entrevista en el New York Times, “demuestran que uno no necesita tecnología sofisticada para lograr la tercera dimensión”.

Podrás notar el inconfundible rostro de Vincent Price en el personaje del mesmerista, y probablemente te darás cuenta cuando Price interpreta al mismo Poe en An Evening with Edgar Allan Poe. Price también actuó en varias adaptaciones de la obra de Poe hechas por Roger Corman (empezando por La casa Usher) y García ha intervenido la voz legendaria de Corman para Narraciones extraordinarias, así como la del extraordinario director contemporáneo de terror Guillermo Del Toro. Y por si no fuera suficiente esta casta de la “realeza del terror”, la visión animada de “Un corazón delator” presenta ni más ni menos que a Bela Lugosi, en una lectura de archivo de este cuento que el actor de Drácula grabó antes de su muerte en 1956.