*

X

Animaciones de los cuentos extraordinarios de Edgar Allan Poe narradas por Guillermo del Toro, Bela Lugosi y otros

Arte

Por: pijamasurf - 11/17/2015

Raúl García, animador de "El rey león" y Aladín, ha realizado una adaptación de las "Narraciones extraordinarias" de Edgar Allan Poe, con voz de Guillermo Del Toro, Christopher Lee y Bela Lugosi

poe

Las historias de Edgar Allan Poe no sólo inspiran lo macabro, sino también centenares de recuentos y adaptaciones gestadas tras los 166 años desde su misteriosa muerte.

Este nuevo tráiler, realizado por Raúl García, es la adaptación de la antología Narraciones extraordinarias (Extraordinary Tales).

Una de las razones por las que el nuevo acercamiento de García (animador de El rey león y Aladín) a estas cinco historias animadas parece funcionar es porque se apoya en el talento de actores y directores que nos han hecho llegar con anterioridad recuentos clásicos de Poe. Por ejemplo “La caída de la casa Usher”, narrada por el difunto Christopher Lee, que se une a la leyenda de terror Vincent Price como uno de los grandes lectores de “El cuervo”. La voz en off es el último papel de Lee, y no parece haber mejor acto final para el venerable experto en horror (Lee también se encontraba grabando “una ópera-heavy-metal-rock basada en la vida de Carlomagno”, siendo éste uno de los tantos álbumes de metal que grabó). 

García ha creado una estética única para cada cortometraje. Para “Usher”, le cuenta a Carlos Aguiler de Indiewire: “la idea era que los personajes parecieran tallados en madera, como si fueran figuras pertenecientes al animador checo Jirí Trnka”. Tan sólo escuchar la voz de Lee entonar la frase “un inesperado sentimiento de insoportable tristeza” es suficiente para convencernos de ver el resto de la película.

Abajo compartimos un clip de un cuento poco conocido de Poe, “La verdad sobre el caso del Sr. Valdemar”, una inquietante historia detectivesca sobre un hombre encantando in articulo mortis –a punto de morir, narrado por el actor inglés Julian Sands, que ha hecho su propia aparición en varias películas de terror. La estética de la animación viene directamente de los clásicos cómics de terror de EC Comics como Tales from the Crypt, que a su vez tiene mucho de Poe, al punto de basar uno de sus relatos (¡“Los muertos vivientes”!) en el mismo "señor Valdemar”, precursor de las historias de zombis.

 

"Los paneles malvas, amarillos y verde musgoso del cómic”, dice en una entrevista en el New York Times, “demuestran que uno no necesita tecnología sofisticada para lograr la tercera dimensión”.

Podrás notar el inconfundible rostro de Vincent Price en el personaje del mesmerista, y probablemente te darás cuenta cuando Price interpreta al mismo Poe en An Evening with Edgar Allan Poe. Price también actuó en varias adaptaciones de la obra de Poe hechas por Roger Corman (empezando por La casa Usher) y García ha intervenido la voz legendaria de Corman para Narraciones extraordinarias, así como la del extraordinario director contemporáneo de terror Guillermo Del Toro. Y por si no fuera suficiente esta casta de la “realeza del terror”, la visión animada de “Un corazón delator” presenta ni más ni menos que a Bela Lugosi, en una lectura de archivo de este cuento que el actor de Drácula grabó antes de su muerte en 1956.

Determinan fecha de "La Odisea" a partir de un eclipse total de sol

Arte

Por: pijamasurf - 11/17/2015

Los investigadores Constantino Baikouzis (del Observatorio Astronómico de la Plata en Argentina) y Marcelo Magnasco (de la Universidad Rockefeller de Nueva York) estudian la posible evidencia de que cuatro fenómenos astronómicos muy importantes, sucedidos en la época de Homero, fueron mencionados por él en "La Odisea"
[caption id="attachment_103313" align="aligncenter" width="572"]572px-Herbert_James_Draper,_Ulysses_and_the_Sirens,_1909 Ulises y las sirenas en un cuadro de Herbert James Draper. IMAGEN: Wikipedia Images[/caption]

Uno de los grandes registros del hombre y uno de los mayores poemas épicos de la historia es La Odisea, atribuido al poeta ciego Homero y escrito 8 siglos antes del nacimiento de Cristo y 4 siglos después de la caída de Troya.

Generaciones y generaciones han estudiado minuciosamente cada una de las líneas escritas en este texto, que narra las aventuras y el viaje del héroe Odiseo (Ulises) a su natal isla Ítaca.

Muchos conocemos o al menos hemos escuchado hablar acerca de esta historia escrita en magníficos hexámetros, o ya de perdida alguna película nos narrará de otra forma la misma historia; sin embargo, recientemente dos investigadores han encontrado supuesta evidencia que apoya la idea de que una línea en el vigésimo canto del poema hace referencia a un eclipse total de sol que se produjo el 16 de abril del año 1178 a. C., el día en que Ulises regresó a su casa para matar a los múltiples pretendientes de su esposa Penélope, a quien había dejado abandonada al partir en su viaje. De ser verdadera esta hipótesis sería cierta también la fecha justa de la caída de Troya, esto es, en el año 1188 a. C.

La Odisea es la historia de un largo e intrincado viaje en donde el héroe tiene que enfrentar diversos peligros, como el de la hermosa ninfa Calipso, quien lo esclaviza como su amante durante 7 años. Ulises logra finalmente escapar de Calipso y sobrevive a un naufragio en el que todos sus otros compañeros se ahogan. Al final, se hace amigo de los feacios (un mítico pueblo de la isla de Esqueria), quienes lo entregan de vuelta a su amada Ítaca, donde se disfraza de mendigo para saber cómo están las cosas en su casa.

Ulises tardó 10 años en regresar a Ítaca tras la guerra de Troya, que abarcó justamente ese lapso. Durante su ausencia su hijo Telémaco se convirtió en un hombre, y su fiel esposa permanecía asediada por pretendientes desesperados por ganar su mano en matrimonio.

Es durante esta última fase de La Odisea que Homero alude a un eclipse total de sol, según asegura un artículo de The Independent: "La frase clave viene en un discurso dicho por el vidente Teoclímeno, que prevé la muerte de los hombres que buscaban la mano de Penélope mientras que Ulises estaba ausente".

El discurso termina diciendo: "El sol se ha borrado del cielo, y una oscuridad invade la mala suerte del mundo".

La idea de que La Odisea refiere a un eclipse total de sol (cuando la Luna bloquea el Sol por completo) no es nueva. Los antiguos eruditos la sugirieron primero, pero fue sólo en la década de 1920 cuando los astrónomos fueron capaces de calcular que un eclipse sobre Grecia en esa época sólo podría haber tenido lugar el 16 de abril del año 1178 a. C.

Pocas personas están o han estado convencidas de que sea una referencia directa al eclipse solar “real”, y más bien piensan que Homero lo empleó como metáfora de otra cosa o como alguna otra suerte de figura retórica, en fin, que fue una licencia poética. Sin embargo, dos astrónomos modernos creen tener evidencia convincente que apoya la hipótesis de que el eclipse enunciado en La Odisea es el sucedido aquel 16 de abril; como uno de los argumentos, los investigadores toman ejemplos de otros pasajes del poema que aluden a otros cuatro eventos astronómicos que se sabe que ocurrieron de manera independiente unos de otros.

En lugar de observar cuando un eclipse solar ha ocurrido históricamente, como otros astrónomos han hecho, ellos investigaron el tiempo de una luna nueva, la aparición simultánea de dos constelaciones estelares en el cielo de la tarde y la aparición de los planetas Mercurio y Venus. De acuerdo con los investigadores, los cuatro fenómenos son mencionados en La Odisea, lo cual le ha otorgado tanto a Constantino Baikouzis (del Observatorio Astronómico de la Plata, en Argentina) como a Marcelo Magnasco (de la Universidad Rockefeller de Nueva York) otra vía para corroborar la fecha en la que se supone que Odiseo regresa a su hogar en Ítaca para matar a los pretendientes de su esposa.

Por ejemplo, 6 días antes del asesinato de los pretendientes, Homero escribe que Odiseo regresa con la Estrella de la Mañana, una referencia al planeta Venus, que es visible al amanecer. Odiseo también prepara el viaje hacia Ítaca 29 y medio días antes, cuando las constelaciones de Bootes y las Pléyades pueden ser vistas en el cielo del crepúsculo: estas estrellas fueron usadas por los antiguos griegos para navegar.

Magnasco y Baikouzis también señalaron que el día antes del asesinato de los pretendientes hubo luna nueva, prerrequisito para un eclipse total, y 33 días antes de aquel día Homero podría estar sugiriendo que Mercurio, descrito como el dios Hermes, subió hacia el crepúsculo y está cerca del oeste, al final de su trayectoria.

Los investigadores calcularon el patrón con el que estos cuatro eventos ocurrieron utilizando las referencias mencionadas en La Odisea y los compararon con patrones deducidos de datos de 135 años, es decir, casi 5 mil días. El resultado fue que encontraron sólo 1 día en el que pudo haber tenido lugar dicho evento: el mencionado 16 de abril del año 1178 a.C., que fue conocido porque hubo un eclipse total de sol. “¿Cuáles son las posibilidades de tener dos formas diferentes de fechar el texto y que ambas coincidan en la misma fecha? Nosotros calculamos las probabilidades de que estas dos fechas coincidieran y son 1 en 50 mil”, dijo el profesor Magnasco. “No sólo es esta una evidencia corroborativa de que esta fecha pueda ser algo importante, si tomamos como cierto que la muerte de los pretendientes sucedió en este eclipse en particular, entonces todo lo demás en La Odisea pasa exactamente como es descrito”, comentó, aunque no necesariamente esta aseveración es verdadera pues no necesariamente tendría que hacerse un juicio así de totalitario, teniendo en cuenta que el poema es una obra de arte que emplea distintas herramientas para narrar una historia.

En el tiempo de antiguos sabios como Plutarco y Heráclito hubo sugerencias de que La Odisea hacía referencia a un eclipse total de sol, un raro y dramático evento que comúnmente es considerado como una profecía. “La temperatura decayó de repente unos cuantos grados, el viento cambió, los animales empezaron a inquietarse y los rostros humanos debieron de tener una apariencia de sorpresa y exanguinación en la luz azulada”, escribieron los académicos citados en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

El profesor Magnasco dijo: "No podemos dar por hecho que los eventos descritos en La Odisea sucedieron realmente, por supuesto, porque algunos de los eventos son realmente muy extraordinarios. Pero lo que queremos hacer es que la gente regrese al texto y lo vea con otra mirada".

Bajo el gran supuesto de que realmente hubiera un Odiseo, de que ocurriera la masacre de los pretendientes y que de hecho le hubiera tomado 10 años a Odiseo volver, en ese caso la caída de Troya aconteció 10 años antes de la muerte de los pretendientes, esto es, en el 1188 a.C. La actual fecha aceptada de la destrucción de Troya es alrededor del año 1190.

Según admite Magnasco, un punto débil en el análisis es la idea de vincular la aparición de los planetas con los dioses, lo cual fue un invento babilonio que se remonta aproximadamente al año 1000 a.C. No hay evidencia de que esas ideas hubieran llegado a Grecia para el tiempo de Homero, cientos de años más tarde:

Este es un paso riesgoso en nuestro análisis. Algunos podrían argumentar que nuestra interpretación del fenómeno es reducida, pero cuando regresas al texto, no puedes evitar preguntártelo.   

Incluso aunque haya argumentos históricos que digan que es una cosa ridícula de pensarse, si nosotros podemos provocar que unas pocas personas lean La Odisea de manera diferente, para mirarla y preguntarse si hay realmente alguna fecha valida ahí, seremos felices.