*

X

La muñeca Barbie se reinventa bajo premisas feministas (para no caer en bancarrota)

Por: pijamasurf - 10/25/2015

Tomando en cuenta el cambio de imagen de Barbie podemos suponer que al mercado le toma más o menos 60 años para ponerse al día con las ideas liberales, siendo su naturaleza más bien conservadora

Es curioso cómo el mercado adopta las nuevas ideas en boga y, a través de un uso emocional, logra convertirlas en fuente de ingresos económicos. Curioso, pero no inédito. 

Luego de reportar ventas decrecientes desde 2011, la compañía Mattel decidió lanzar un nuevo comercial de la muñeca Barbie mucho más acorde con el Zeitgeist de nuestros días: el feminismo, esa piedra en el zapato y tema de inacabables conversaciones.

En 2014 las ventas de Barbie se redujeron 14%, pero las de la muñeca Elsa (personaje de la película de Disney Frozen) se elevaron. La narrativa de Frozen empodera a sus protagonistas para buscar su destino fuera del yugo paterno/patriarcal y, como otras películas de animación recientes (como Valiente), permite que los personajes femeninos adopten roles no subordinados a la búsqueda de una relación de pareja.

barbie1

Tal vez bajo esta premisa los nuevos ejecutivos de Mattel decidieron dejar de lado los estereotipos físicos irreales, las frases de niña boba o damisela en peligro, y rebrandear a Barbie como una extensión de la imaginación de las niñas que juegan con ella. Después de todo, Barbie siempre ha sido camaleónica, un icono de las posibilidades proyectivas de la imaginación, así como una respuesta ideológicamente motivada a la pregunta "¿qué quieres ser?", que no es sino otra forma de preguntar "¿qué papel puede tener una mujer en el mercado laboral?". Lo supuestamente revolucionario de la campaña ("Sé lo que quieras ser") en realidad ha sido una falsa elección, porque lo que representa Barbie son expectativas colectivas del papel de la mujer en la sociedad --expectativas que, en principio, la presentan bajo los estándares de belleza en uso.

Así, la Barbie bombero, médico, maestra o policía deja de lado los estereotipos --o lo intenta-- para mostrar en este comercial a las "verdaderas" protagonistas de los juegos: las niñas. Barbie en realidad no tiene una narrativa, no tiene momentos de decisión ni cambios de perspectiva, pero las niñas sí. Aprovechando el momentum que viven las redes y el mundo en torno a los diversos feminismos que cada vez tienen más preeminencia en discusiones políticas y filosóficas a través de la equidad de género, el papel estereotipado de Barbie pretende hacerse a un lado para dejar que la "verdadera" naturaleza creativa de las niñas se explaye a través de los juguetes. 

Es difícil suponer los efectos que este cambio de perspectiva tendrá en las nuevas generaciones, pero no es la primera vez que el mercado adopta ideas o paradigmas liberales con el fin de mantenerse entre las preferencias de consumo: recordemos solamente el famoso comercial de Coca-Cola a finales de los 60: un perfecto resumen (caricaturizado) de las búsquedas por los derechos civiles y el reconocimiento de las diferencias raciales y genéricas, embotellado en menos de 1 minuto. Barbie tardó 60 años en ponerse al día, lo que nos da una idea del desfase entre el pensamiento y el mercado. ¿Más vale tarde que nunca?

Las visiones multimedia de Nam June Paik

Por: pijamasurf - 10/25/2015

Las piezas de este creador han inspirado sorprendentes obras interdisciplinarias durante las últimas décadas

edinburgh-highlights-6

Frente al vertiginoso y descarrilado avance de la tecnología en ese tiempo, diversas voces han proclamado el fracaso de las vanguardias del siglo XX. La reproducción de la imagen llevó al cine, la fotografía y la animación a superar en difusión y en méritos innovadores a cualquier otra forma de arte. El cine se colocó como “el arte más querido por todos”, según André Bazin. La tecnología de los materiales fotosensibles propulsó la manera de ver la imagen y el sonido.

Las vanguardias artísticas del siglo XX son un punto crucial en la historia que se emparenta con vanguardias literarias, políticas y tecnológicas. ¿Pero, es verdad que fracasaron, o es que no se actualizaron a tiempo? Eric Hobsbawm advierte que “Una cámara sobre rieles puede comunicar la sensación de velocidad mejor que un lienzo futurista de Balla”. Pero en la posmodernidad el arte parece estar estrechamente asociada con diversos campos de estudio: biotecnología, física, diseño industrial e ingenierías. ¿Acaso estas nuevas relaciones interdisciplinarias son una actualización seria en la forma de percibir el arte?

Muchas son las voces que desde Hegel han vaticinado la muerte del arte, empobrecido por las dinámicas comerciales que le son agresivas, opacado por el brillo tecnológico, desconectado en muchos casos del espectador. Sin embargo, la segunda mitad del siglo XX comenzó a echar luz en el tema del arte y la tecnología, y sin lugar a dudas uno de los rebeldes que encabezaron este fenómeno fue el surcoreano Nam June Paik (1932-2006). Sus obras de videoarte, instalaciones y música fueron una inclusión revolucionaria en este campo: la relación entre los medios portátiles de video, la televisión, la tecnología satelital, la música y la electrónica.

Web-of-TVs-Paik316-for-website

La estatua de Paik titulada Pre-Bell-Man, que yace delante del Museum für Kommunikation en Frankfurt, es una cómica metáfora sobre el binomio arte/tecnología: el jinete es un robot geométrico compuesto de aparatos de radio y televisión, el caballo pintado de verde y pobremente enriquecido refleja un cambio en la percepción del arte. El jinete alza la mano victorioso encerrando el espíritu de la época, la visión de Paik, probablemente el primer videoartista junto con Wolf Vostell, proviene del espíritu del Fluxus y su incursión multimedia en el arte –un acto revolucionario a pesar de las premisas en contra de la revolución en el arte durante esos años.

Fluxus retoma el movimiento dadá y se inspira en la figura de John Cage; la pasión por la experimentación del compositor y sus constantes transgresiones de fronteras antes infranqueables en la música fueron un motor constante para la agrupación. Un personaje clave que influenció profundamente a Paik y sus colegas es el enigmático y elusivo Marcel Duchamp; el espíritu crítico y metairónico que caracterizó a este hábil jugador de ajedrez también impulsó a estos rebeldes a seguir su camino.

La grabación que realizó Paik en  Nueva York durante la visita del papa Pablo VI en la década de 1960 encierra los paradigmas que han estado en juego en la historia del arte: lo divino, el hombre, la técnica y la tecnología. Contenidos en esa cinta están la urbe consumista cotidiana y un vertiginoso viaje hacia la posmodernidad. 

nam-june-paik-tv-cello