*

X

Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage en programas de concursos de TV

Arte

Por: pijamasurf - 10/20/2015

Una selección de videos donde aparecen personajes como Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage en diversos programas de concursos de televisión estadounidenses

Dalí
Tal vez cuando uno aún no es del todo viejo ni prejuicioso se pueden hacer este tipo de cosas, pues, ¿quién pensaría que personajes disidentes como Hunter S. Thompson, Frank Zappa, Salvador Dalí y John Cage aceptarían salir en un programa de concursos? O tal vez esa disidencia que los caracteriza, ese ir en contra siempre de las expectativas fue lo que logró que estos artistas aceptaran (cada uno en su momento) la invitación a participar en distintos programas de concursos de televisión estadounidenses.

 

Hunter S. Thompson en To Tell the Truth

 

En el primer video podemos apreciar a un joven Hunter S. Thompson haciendo una aparición en To Tell the Truth, uno de los programas de concursos de televisión de más larga duración en Estados Unidos. Este programa (donde aparece el joven Thompson) salió al aire el 20 de febrero de 1967, 1 año después de que Thompson publicara su primer libro de periodismo importante, Hell’s Angels: The Strange and Terrible Saga of the Outlaw Motorcycle Gangs.

La dinámica en este espectáculo consistía en ocupar un panel con cuatro celebridades que tenían como objetivo identificar correctamente a un personaje particular (en este caso Thompson). Éste salía acompañado de dos impostores que pretendían ser el mismo personaje; los panelistas (celebridades) cuestionaban a las tres personas; los impostores podían mentir, pero el personaje central había hecho el juramento de "decir la verdad". Tras el interrogatorio, el panel intentaba identificar cuál de los tres retadores dice la verdad y es por lo tanto el personaje central.

Teniendo en cuenta toda la premisa de la serie, Thompson, con sólo 30 años de edad, era todavía un rostro irreconocible en la escena cultural americana. Pero, con la publicación de Fear and Loathing in Las Vegas a la vuelta de la esquina, todo eso estaba a punto de cambiar.

 

Frank Zappa en The Steve Allen Show

En este segundo video podemos ver al genio musical Frank Zappa ya con el estilo de música fuera de lo común que lo caracteriza, sonando en las ondas estadounidenses en 1963. Con tan sólo 22 años de edad y todavía sin ser famoso, Zappa apareció en este episodio de The Steve Allen Show haciendo música con unos palillos, un arco y dos bicicletas.

Zappa da una demostración de cómo descontextualiza objetos y los emplea como instrumentos. En estos videos podemos escuchar este extravagante concierto para dos bicicletas.

 

Salvador Dalí en What’s My Line?

 

What’s My Line? salió al aire en CBS de 1950 a 1967, por lo que es el programa de juegos de más larga duración en la historia de la televisión estadounidense. Durante sus 18 temporadas, contó con cientos de celebridades. En este video se puede ver a Salvador Dalí en acción, con su particular forma de responder.

Este video es particularmente divertido dado que el surrealista dice que sí se dedica a múltiples actividades (lo que no es mentira), sin embargo, dificulta el juego para los demás al poder ser casi lo que quiera ser.

 

John Cage en I’ve Got a Secret

En 1952 John Cage compuso su más controversial pieza: "4'33", que consiste en 4 minutos y medio de reflexión sobre el silencio, una parte fundamental del sonido. 8 años más tarde, en febrero de 1960, Cage se encontraba enseñando sus famosos cursos de composición experimental en The New School en Nueva York, y ese mismo año tuvo una invitación para participar en el programa de CBS I’ve Got a Secret.

Este programa de televisión nos ofrece un entrañable momento, así como la oportunidad de introducir a un público más amplio la peculiar manera de hacer música de este compositor de vanguardia. La pieza que Cage interpreta en este episodio se llama "Water Walk" (1959) y todo se realiza con instrumentos poco convencionales, salvo un piano de cola.

Una jarra de agua, tuberías de hierro, una bañera, un patito de goma y cinco radios son los instrumentos empleados para hacer esta obra. Como podremos ver en el video, el público no sabe muy bien cómo reaccionar (se alcanzan a escuchar algunas risas). 

"Holocausto presidencial": sobre el desierto moral y estético de la política mexicana (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 10/20/2015

Un poema y un video que contemplan el problema político nacional como una cuestión de educación artística
 
 
 
La ética es la estética, se dice atinadamente. Y como este video sugiere, quizás el gran yermo que vive México en materia política tenga que ver con la poca sensibilidad artística de las personas en el poder. Este poema sugiere que el presidente y los políticos en el poder son en realidad lisiados emocionales y espirituales que no consiguen conmoverse por las fibras profundas de la existencia. 
 
Más allá del tono confiado y la irreverencia efectista del video y del poema, quizás lo verdaderamente interesante y que merece mayor exploración es contemplar el problema político nacional como una cuestión de educación artística. Moralmente saqueadas las psiques de nuestros gobernantes, no alcanzan a percibir la belleza del mundo (y por eso no logran obrar bajo la transformación del imperativo moral que supone cuidar esa belleza), y recordemos que en la filosofía platónica la belleza, la bondad y la verdad son aspectos de una misma realidad. Por eso el poeta John Keats escribió: "beauty is truth; truth is beauty". ¿Cómo puede alguien a quien no le interesa el arte procurar la verdad y establecer un estado ético?
 
 

"Holocausto presidencial"

Que se lleven el trabajo, el sol, el agua, el petróleo, el maíz, la educación; que se lleven a Dios, a la virgen, a las santas y las putas; que se lleven mi dinero, mi casa, mi coche; que se lleven todo. Quienes requieren tanto cargan con un vacío insoportable.

¡Relojes de 3 millones de pesos!

¡Yates!

¡Aviones presidenciales!

¡Una maldita locura!

Yo comprendo a estas personas. De verdad siento pena por mi presidente y sus funcionarios; quisiera ayudarlos, darles más.

Entiendo el grito desesperado por encontrar algún valor que llene el alma, que erice las fibras de un cuerpo muerto, que electrice el corazón podrido, que inunde de aire los pulmones atrofiados, que endurezca el pene magullado, que estimule la cabellera del calvo, que alimente el estómago del desnutrido.

Algunos políticos en México están en una situación más difícil que el desahuciado de cáncer o VIH; para su enfermedad no hay cura, para su trastorno no hay remedio ni terapia; sufren en un canto, bailan en agonía, viven en una súplica que jamás será escuchada.

Existe algo peor que sufrir callado; agonizar riendo.

Los políticos no son los victimarios, ellos no son los criminales abusivos que creemos. Los políticos en mi país son las víctimas de un sistema que los esclaviza. Han perdido la noción del valor, del amor, de la amistad, del arte, de la familia, del sexo, de lo humano, de la especie, de construir, de compartir; han perdido el valor de la vida; su cuerpo grita por un alma perdida y se quema y se revuelca y suplica. Sin esperanza de llenar jamás el vacío consumen valores materiales.

Si tener un traje de 100 mil dólares no es un grito desesperado por sentirse valioso, por saberse amado y respetado, entonces no sé lo que es. Pobres personas ricas en países de pobres.

Y mi señor presidente no llora porque no puede, porque no sabe, porque no siente, porque no ve. Mi señor presidente jamás entenderá el aporte que tiene la poesía, los cuentos, la lectura, la pintura, el cine, la música, el arte, el amor, la familia. Mi señor presidente agoniza, sufre un encierro en una mente ignorante e insensible, en una familia armada, en un avión con baños de oro, en una casa de muñecas color blanco. Pobre de mi señor presidente porque jamás sabrá de la libertad que es nacer escritor, nacer amante, nacer pintor, bailarín, amigo; formar familia, abrazar a alguien que no requiere un favor, besar a una mujer que no está obligada.

Anorgasmia de vida.

Jamás rezo, pero cuando rezo, lo hago por mi presidente y su gabinete, porque son niños maltratados e incomprendidos.

Cada quien su infierno…