*

X
La viabilidad futura de la UNAM depende de una comunidad académica joven, productiva y actualizada

Está por emitirse la convocatoria con la que se inicia el proceso que culminará con la decisión de la Junta de Gobierno de la UNAM a favor de alguno de los candidatos para ocupar la rectoría de la Máxima Casa de Estudios durante los próximos 4 años. 

Un grupo de destacados universitarios, miembros de la Junta, será el que ausculte a la comunidad académica y entreviste a los candidatos interesados en dirigirla. La comunidad emitirá su opinión y los candidatos presentarán su plan de trabajo. La Junta evaluará opiniones y planes y decidirá por cuenta propia. Ni la comunidad académica, ni la opinión pública, han tenido acceso, hasta ahora, a los planes de trabajo de los candidatos. Pero el proceso, que dista de ser democrático, funciona. Ha garantizado la estabilidad y continuidad de la institución quizá más respetada y querida del país.

Lo que es inaceptable es que no falten académicos, con o sin línea, que pretendan demostrar que el proceso mediante el cual se elige al rector de la UNAM, es democrático. En lugar de gestar y defender falacias, la comunidad académica podría demandar, en cambio, la transparencia en la última fase del proceso. Difundir, en vivo y en directo, la sesión en la que se lleve al cabo el debate previo a la votación en la que se elija al nuevo rector, por ejemplo. O al menos, que se pueda tener acceso oportuno a los planes que presentan los aspirantes. Todo ello no puede sino fortalecer el proceso de esta elección sui generis.

Por lo pronto, ojalá se nos pudiera facilitar el plan del doctor Narro para sus dos períodos como rector, para poder evaluarlo. Las horas Narro a las que nos hemos rendido durante 8 largos años en los medios, nos han dejado exhaustos. Pero también insatisfechos, por lo que respecta a ciertos hechos, que apenas narró y menos resolvió. Los rufianes que, de forma auspiciada o de manera autónoma, ocupan el auditorio Ché Guevara, antes Justo Sierra, de la Facultad de Filosofía y Letras, desde hace años, perduran ahí sin que haya mediado acción legal alguna para echarlos. El ambulantaje campea también en la UNAM. No emprendió tampoco José Narro ninguna solución a la jubilación digna, pero obligatoria, de su planta de profesores, cuya edad promedio se cifra en los 57 años de edad. La viabilidad futura de la UNAM depende de una comunidad académica joven, productiva, actualizada y familiarizada con al menos tres idiomas. Durante el lapso referido, la UNAM siguió dependiendo casi exclusivamente del erario público y extendió la mano para garantizar sus proyectos, pero también para consolidar sus intereses e inercias internos. Seguimos a la espera de planes importantes vinculados a la problemática que enfrenta el país. Seguimos esperando un registro de patentes generadas por investigadores de la UNAM. Y en el ramo de las ciencias sociales y el derecho, se nos quedan a deber Facultades que dejen de ser factorías de desempleo, o comadronas de licenciados carentes de identidad placentaria, o pródigos en inmunodeficiencia intelectual adquirida.

Al tenor de lo anterior, otra Junta de Gobierno, también  funcional, la de El Colegio de México, determinó que la doctora Silvia Giorguli fungirá como presidenta de esa institución durante el período 2015-2020. Apenas unos días después, la columna "Templo Mayor", del diario Reforma, difundió la  inconformidad, por parte de un grupo de académicos que no quiso identificarse, con el consenso que sumó la demógrafa en su designación. 

El reparo consistió en señalar que la ahora presidenta no cuenta con libros reconocidos y que su nivel en el Sistema Nacional de Investigadores está por debajo del de otros aspirantes.

Supongamos que lo anterior sea cierto, aunque tengamos que recordar, por ejemplo, que el licenciado Mario Ojeda Gómez tampoco escribió un libro reconocido, eventualidad que no se contrapuso para que sea recordado como un buen presidente de El Colegio.

Y por lo que respecta al nivel de la doctora Giorguli en el Sistema Nacional de Investigadores, pues resulta que, a decir de los miembros de la Junta de Gobierno, fue su plan de trabajo para El Colegio el que se impuso sobre el de los otros aspirantes con mejor nivel en el Sistema. Prueba suficiente para responsabilizarla del destino de una institución tan extraordinaria como lo es El Colegio de México durante el próximo quinquenio.

Se preparan reacciones de guerra contra el Estado Islámico

Política

Por: pijamasurf - 09/23/2015

Si es que no estaba claro que había una guerra, todo indica que se prepara una reacción bélica de gran escala; el presidente francés declara que ataques son un "acto de guerra"

 

isis

El presidente Hollande, de Francia, declaró hoy que los ataques sufridos este viernes en París son un "acto de guerra" y que su país responderá "sin piedad" en contra de los agresores, quienes en este caso parece que han sido ya identificados como parte del Estado Islámico (IS o también ISIS, por sus siglas en inglés). Ello parece sugerir, y esperemos equivocarnos, una guerra frontal contra este grupo. Por el momento, las declaraciones son una respuesta inmediata al estado de inseguridad que siente el pueblo francés.

El ahora llamado Estado Islámico ha cobrado notoriedad después de tomar partes del territorio de Irak y Siria y promulgar un califato; según las autoridades occidentales, la organización tiene una visión radicalmente apocalíptica dentro de su islamismo y sus orígenes se pueden rastrear a Al Qaeda. 

Los ataques de la noche del viernes --que han dejado más de 120 muertos en París-- han sido vistos como confirmación de "las preocupaciones de la expansión del Estado Islámico" y del aumento de su poderío, según señala el Washington Post. Mientras tanto el presidente de Siria, Bashar al-Assad, culpa a la política francesa de los ataques: "Errores en las políticas occidentales, particularmente de Francia, en torno a los eventos en la región, y su ignorancia del apoyo que realizan muchos de sus aliados a terroristas son las razones detrás de la expansión del terrorismo", dijo el mandatario. Al-Assad argumenta que en su país han muerto más de 250 mil personas debido a una guerra civil en la cual han participado los poderes occidentales. Francia y Estados Unidos opinan lo contrario, culpando a Assad de los cientos de miles de muertos.

El tono en Irán fue muy distinto, pues las autoridades condenaron los ataques categóricamente. Egipto se hizo eco de este mismo sentimiento. Autoridades del Islam en diferentes países dijeron que los ataques son condenables desde todas las perspectivas y religiones.  

Es muy probable que veamos un vehemente despliegue de la fuerza militar francesa y de sus aliados en los próximos meses. Indudablemente algunos grupos islámicos son una amenaza para la paz y la seguridad de muchas personas, y no sólo en países occidentales. Sin embargo, esperamos que esta reacción sea moderada y no se cometan los mismos errores que en ocasiones anteriores, en las cuales se lanzaron guerras frontales contra países enteros --matando a cientos de miles de personas por el crimen de unos pocos. De igual manera, esperamos que existan la claridad y el discernimiento para no condenar a grupos étnicos y organizaciones religiosas que no necesariamente tienen que ver con facciones radicales que se desprenden del grueso de la población. Obviamente nos referimos a la tendencia a condenar, discriminar y agredir a todos o a gran parte de los musulmanes por acciones que no son representativas del conjunto.

Valdría la pena preguntarnos: ante un ataque así, ¿es posible responder pacíficamente? Para avezados analistas geopolíticos esto suena ingenuo (puesto que estamos ya dentro de una guerra, nos dirán); lo cierto es que experiencias anteriores --reacciones similares-- no han logrado en ninguna medida desarticular el terrorismo ni mitigar su influencia. Hay que mencionar, por ejemplo, que Francia atacó por vía aérea diversos campamentos en Siria hace poco más de 1 mes y anteriormente ha lanzado ataques también en Irak. Tal vez estemos más allá de estas consideraciones y, como señala el papa Francisco, esto sea ya una "Tercera Guerra Mundial en fragmentos". De nuevo esperemos que existan alternativas, razón y, contrario a lo que Hollande declaró, algo de piedad.