*

X

Top 14 películas con potencial de convertirse en películas de culto

Por: Samuel Zarazua - 08/29/2015

El cine de culto varia a través del tiempo, dependiendo del gusto y el país, sin embargo, aquí traemos varias propuestas de culto contemporáneo

Upstream-Color-628x348-628x348

Las realidades ‘virtuales’ creadas por el cine, juegan en el universo anímico y crean híbridos entre el inconsciente, los símbolos interiorizados y las percepciones sensoriales, lo que nos hace experimentar revelaciones peculiares sobre nosotros mismos y a lo cual damos la connotación de ‘de culto’. Algunas creaciones cinematográficas logran y tienen el poder de cambiar la concepción del espectador y llegar a fibras profundas o incluso despertar cambios de paradigma y hasta obsesiona a ciertos grupos de personas.

A continuación una lista de películas que probablemente desfilarán por las pasarelas de ‘películas de culto’ en los siguientes años, según el sitio especializado TasteOfCinema, uno de los mejores sitios para visitar si tienes ganas de ver cine diferente.

1.  Antiviral (2012) 

Una parábola sobre la sociedad del futuro donde la enfermedad y su cura son protagonistas de este thriller. Una especie de gore cronebergiano pseudoconspiranóico sobre la réplica de vi
rus.

Brandon Cronenberg, hijo del legendario David Cronenberg, llevó a cabo la realización del guión y la dirección de esta película de intriga médica.

El filme es una sátira del trato que se le da a las ‘celebridades’, paparazzi, fans hambrientos de información sobre chismes del espectáculo, que empuja a la idea de obsesionarse con estos personajes.

Los admiradores de su padre estaban entusiasmados por ver el filme de su Brandon Cronenberg quien para muchos tiene el potencial para convertirse en un maestro del cine de horror.

2. Beyond the Black Rainbow (2010)        

Este filme del director/escritor Panos Cosmatos, es para unos el que posee más potencial para ser un clásico de las películas de culto. Mucha de su inspiración vienen de las películas de horror de los 70-80. Una cinta que resulta como un sueño lúcido que carga con esa rareza y extrañamiento. Habla sobre alienación en un sentido distorsionado. Los visuales están acompañados del soundtrack de Sinoia Caves, los cuales logran un acompañamiento altamente fantástico.

Beyond the Black Rainbow es esencialmente un tributo audiovisual a las décadas de los años setenta y ochenta.

3. John Dies at the End (2012)

Dirigida por uno de los favoritos hacedores de culto, Don Coscarelli, John Dies at the End es una comedia de horror negro que es bizarramente hilarante en muchos sentidos; lo cual demuestra que las rarezas pueden hacer una descarga total capaz de atraer las miradas.

La película contiene cameos de actores de culto renombrados como Doug Jones o Glynn Turman. Sus diálogos extravagantes sobre humor negro quizá se vuelvan citables rarezas en un futuro.

 4. Electrick Children (2012)

Una adolescente mormona de Utah, Rachel, que es criada bajo unas férreas convicciones religiosas encuentra el día de sus quince años,  una cinta de música escondida por sus padres con canciones de rock. Al escucharla, experimenta una sensación extraña. Después de unos meses confiesa estar embarazada y cree que es como un milagro de la inmaculada concepción (o algo así) y decide irse a Las Vegas para encontrar el autor de la música, quien ‘puede’ saber algo de su embarazo, y de ese ‘mensaje divino’. En Electrick Children las actuaciones de Julia Garner y Rory Culkin llevan esta película a otro nivel.

5. Scott Pilgrim vs. the World (2010)

Conocida por con la peculiar traducción por los hispanohablantes como Scott Pilgrim vs. los ex de la chica de sus sueños es ya considerada un clásico de culto, debido a que antes de lanzarse el filme ya era una novela gráfica (de Bryan Lee O’ Malley) con muchos seguidores.

Es la historia de Scott Pilgrim quien para ganarse a Ramona, la chica de sus sueños (una repartidora), tendrá que enfrentarse a sus siete exnovios. Por ello la película conserva la atmósfera de un videojuego, lo cual la hace única y por su estilo visual memorable.

6. The Raid/ The Raid 2 (2011/2014)

La segunda película comienza en el final de la primera redada, por ello sería injusto separar estas películas en dos filmes. El filme es recordado por sus excelentes coreografías de artes marciales, de lo cual las dos son claro ejemplo.

La trama es sencilla, es un escuadrón de élite que trata de llegar con un lord de la droga en sus aposentos. Después de miles de huesos rotos, excelentes coreografías y más muertos que diálogos, las escenas de peleas de Iko Uwais quizá sean recordadas como pequeñas piezas maestras del cine de peleas.

7. Upstream Color (2013)

Upstream Color es un artificio en muchos sentidos, y seguramente un reto para su escritor/director/compositor/actor, Shane Carruth y los actores Amy Seimetz, Andrew Sensenig y Thiago Martins.

Abre muchas preguntas en cuanto a los ciclos de vida humanos inmersos en la eternidad natural, lo cual requiere verla otra vez para conseguir una visión articulada de lo que se está viendo. Upstream Color es de esas películas que no te puedes sacar de la mente después de verla ya que se centra en la vida de un parásito.

8. Seven Psychopaths (2012)

Seven Psychopaths escrita, coproducida y dirigida por Martin McDonagh tiene en el reparto a Colin Farrell, Sam Rockwell, Woody Harrelson, Christopher Walken, Tom Waits, Abbie Cornish y Olga Kurylenko, y posee una trama que habla de un escritor tratando de terminar su guión Seven Psychopaths, que se encuentra en medio del secuestro de un perro por parte de un violento gangster, lo cual permite el diálogo.

El memorable humor negro inglés, los actores y diálogos son todo en esta película. Se llega a comparar con otra cinta de culto The Big Lebowski.

9. Drive (2011)

Drive prueba dos cosas con ganar el Festival de Cannes y ser un tributo declarado a Alejandro Jodorowski: que la influencia de los 80 está presente a través de su música, y que se puede hacer una película sobre ‘un conductor’ sin que se transforme en una sosa cinta de persecuciones.

Con Ryan Gosling, Albert Brookes y Bryant Cranston entre su reparto (muy célebre por Breaking Bad) y dirigida por una vibrante y estilizado Nicolas Winding Refn, Drive coloca al conductor en otro nivel.

10. Oculus (2013)

Probablemente de lo más mainstream en la lista. Oculus es una historia de horror de Mike Flanagan que tuvo éxito tanto comercial como con la crítica, lo cual es inusual para una película de horror.<

Hablando de la insistencia de ‘renombar’ a las películas, podemos recordar que se le conoció también como Oculus: el espejo del mal, Oculus: el reflejo del mal, o simplemente, el El espejo, lo cual ya difiere de su nombre original pero se entiende en función de la trama que refiere a un espejo y su influencia en la casa entera.

Es notable porque los saltos de miedo que pueda provocar son vistos, raramente, en una historia no lineal. Es una cinta que va llevando por la intriga, el miedo psicológico y la elucubración de manipulaciones sobrenaturales que lleva a cabo una casa ‘dominada’ por un espejo ‘maldito’.

11. Starry Eyes (2014)

Starry Eyes subtitulada insufriblemente como “el precio de la fama”, habla de la pesadilla-sueño-carrera-monopolio-industria-monstruo que es Hollywood. Una cinta a veces clasificada de gore, que muestra que hay filmes que no son tan cronebergianos y que logran una atmósfera terrorífica, sobre todo si nos imaginamos a ese terror plasmado en una metáfora ‘externa’ que refleja a un interior pútrido.

En esta cinta rodada en 21 días, Kevin Kolsch y Dennis Widmyer generan esta fábula davidcronenbergiana sobre la atmósfera de desasosiego y desesperación de su protagonista Alex Essoe (mención especial del jurado del Festival de Cine de Terror de Molins de Rei) en su búsqueda del ascenso rápido a la fama.

 12. The Guest (2014)

Otra cinta que tiene un dejo de los 70-80, igual que su soundtrack. Aparentemente una cinta de indie horror que quizá atraiga mucho a los hipsters y en la que se pueden situar también a Starry Eyes, The House of the Devil, Beyond the Black Rainbow. Una cinta que tiene entre lo más sobresaliente, que no parece nada de terror, y lo maneja en muchos niveles.

13. A Girl Walks Home Alone at Night (2014)

Una chica vuelve a casa sola de noche ocurre en Bad City (ciudad fantasma de Irán). Su forma narrativa entre el hogar de prostitutas, drogadictos y golpeadores y otras míseras almas, se cuenta de una forma completamente original, donde un vampiro acecha a sus habitantes menos entrañables, en formato blanco y negro y, se combina el realismo con una suerte de infrarrealismo terrorífico.

14. Cabin in the Woods (2012)

Para los nada exigentes fans del slasher salió esta cinta que disecta el género de horror. Cabaña en el bosque o cabaña del terror’, como si fuera poco el horror o la manipulación contemporánea, en esta cabaña a cinco estudiantes universitarios les sucenden cosas terroríficas, mientras son observados y manipulados. Esta película con algunos giros inesperados, recuerda a otras de experimentos sociales.

Estudio confirma la relación entre neurosis y creatividad

Por: pijamasurf - 08/29/2015

Ser neurótico no es sencillo pero, según este estudio realizado en Londres, dicha personalidad conlleva varias cualidades creativas
[caption id="attachment_99579" align="alignleft" width="217"]Vincent_Willem_van_Gogh_002 Imagen: Vincent Van Gog, "Anciano afligido" (Wikimedia Commons)[/caption]

Incluso popularmente existe cierta tendencia a asociar la creatividad con un estado de ánimo atormentado, pesaroso, neurótico, diríamos en una terminología un poco más reciente y un poco menos cercana al romanticismo en donde se consolidó esta manera de considerar a artistas, filósofos, escritores y en general toda aquella persona en quien parece ser que la intensa actividad mental que exige su disciplina está acompañada del pensamiento incesante en todas las otras áreas de su vida.

Esto, que podría parecer una coincidencia cultural, podría ser más bien una cualidad profundamente enraizada en la psique humana. O eso es lo que sugiere una investigación realizada recientemente en el King’s College de Londres y dirigida por Adam Perkins, especialista en la personalidad humana. Según declaró Perkins al diario inglés The Independent, uno de los principales objetivos de este estudio fue mostrar que “si bien ser altamente neurótico es desagradable por definición, también tiene beneficios creativos”. Entre otros aspectos negativos, el investigador retoma la teoría de los cinco grandes tipos de personalidad, en la cual la neurosis está caracterizada por emociones como la angustia, el miedo, la preocupación, la frustración, la envidia y la soledad.

Para probar dicha hipótesis, Perkins y su equipo observaron el cerebro de personas que previamente analizaron para medir su grado de neurosis. En aquellas calificadas como profundamente neuróticas, se notó la activación de un “botón de pánico” en la amígdala, la parte de nuestro cerebro en donde se regulan casi todas las emociones y la cual, en el caso específico del miedo, se conjuga con el córtex prefrontal para desatar una respuesta potente ante un estímulo que se percibe como amenaza.

¿Qué tipo de respuesta? Eso es lo interesante, porque en buena medida, por la participación del córtex prefrontal, se trata de una reacción esencialmente imaginaria. Ante el miedo, el cerebro de los neuróticos responde con imaginación: suponiendo lo peor, recordando lo que sucedió en una situación similar, profetizando, escuchando la voz de la madre (como si se tratara de una secuencia de Woody Allen) o alguna otra opción pero decididamente no la de considerar sólo la realidad. Esa, no sin cierto ánimo paradójico, es la creatividad que Perkinks y su equipo atribuye a los neuróticos.

El problema, quizá, es que se trata de un poder imaginativo difícil de encauzar, una fuerza que se tiene pero que, como el mismo estudio lo muestra, surge en condiciones específicas, no necesariamente delante de un lienzo o una página en blanco. Pero si pudiera ser así, ¿estaríamos rodeados más de artistas que de neuróticos?

 

También en Pijama Surf: La relación entre la ansiedad y la creatividad según Kierkegaard