*

X

Perros tienen 93% de efectividad en la detección temprana de cáncer

Por: Samuel Zarazua - 08/31/2015

Una prueba con perros entrenados confirma que tienen un 93% de exactitud en la detección de tumores
nosedog

themedicalvet.com/my-what-a-big-nose-you-have/

La intrigante especialidad canina para detectar tumores y cáncer de próstata que es resultado del superdesarrollado sentido del olfato canino, representado por más de 220 millones de receptores olfativos, ha sorprendido al ser humano en incontables ocasiones, haciendo de los perros una invaluable herramienta de trabajo.

Las historias memorables giraban en torno al rescate de personas perdidas o detección de drogas y explosivos; sin embargo, los perros tienen otra fascinante capacidad relacionada con su sublime sentido del olfato: detectan tumores.

Esta aptitud canina es un hecho, y su explicación radica en que las células cancerígenas secretan compuestos orgánicos volátiles capaces de ser percibidos por los perros a través de la orina o el aliento humanos.

Según The Guardian, esta aptitud canina ha sido reconocida por el National Health Services, por lo que los perros entrenados para este trabajo de índole médica serán utilizados en pruebas experimentales. 

El estudio piloto desarrollado en el Hospital Milton Keynes (Inglaterra) es muy alentador: los perros entrenados fueron capaces de detectar la presencia de cáncer de próstata a partir de muestras de orina en el 93% de los casos, porcentaje mucho más elevado que el obtenido mediante el método tradicional de detección del antígeno prostático (PSA), el cual arroja muchos falsos positivos. Un estudio publicado en la revista científica Gut (Sonoda et al., 2011) reportó que los perros detectaron la presencia de cáncer colorrectal con una exactitud del 91%.

La doctora Guest, fundadora del equipo canino Medical Detection Dogs (2008), vivió en carne propia la increíble historia: su perra Daisy la llevó a darse cuenta de que sufría de cáncer de mama mediante comportamientos y actitudes extrañas, como presionar con el hocico una zona de su pecho. Al autoexplorarse, la doctora Guest detectó un bulto que, posteriormente, resultó ser cáncer de mama.

"El ser humano olvida que los perros son sofisticados biodetectores: pueden detectar una gota de sangre diluida en un volumen igual a dos albercas olímpicas. Por ello, prometen ser mucho más confiables que cualquiera de las pruebas médicas existentes hoy en día", afirma Guest.

En lo relativo al cáncer, la detección temprana lo es todo, porque es una enfermedad curable. Desafortunadamente, el pronóstico suele ser fatal porque el mal se detecta en etapas muy avanzadas.

Medical Detection Dogs es ahora una realidad en Inglaterra: se enfoca en el entrenamiento de perros para la detección de cáncer de mama y próstata. Pero la ciencia no es estática, y la meta a largo plazo es desarrollar dispositivos nanotecnológicos que actúen a manera de una ‘nariz de detección’, y el papel de los perros es ayudar a caracterizar todos los olores esenciales de las células malignas.

Estudio confirma la relación entre neurosis y creatividad

Por: pijamasurf - 08/31/2015

Ser neurótico no es sencillo pero, según este estudio realizado en Londres, dicha personalidad conlleva varias cualidades creativas
[caption id="attachment_99579" align="alignleft" width="217"]Vincent_Willem_van_Gogh_002 Imagen: Vincent Van Gog, "Anciano afligido" (Wikimedia Commons)[/caption]

Incluso popularmente existe cierta tendencia a asociar la creatividad con un estado de ánimo atormentado, pesaroso, neurótico, diríamos en una terminología un poco más reciente y un poco menos cercana al romanticismo en donde se consolidó esta manera de considerar a artistas, filósofos, escritores y en general toda aquella persona en quien parece ser que la intensa actividad mental que exige su disciplina está acompañada del pensamiento incesante en todas las otras áreas de su vida.

Esto, que podría parecer una coincidencia cultural, podría ser más bien una cualidad profundamente enraizada en la psique humana. O eso es lo que sugiere una investigación realizada recientemente en el King’s College de Londres y dirigida por Adam Perkins, especialista en la personalidad humana. Según declaró Perkins al diario inglés The Independent, uno de los principales objetivos de este estudio fue mostrar que “si bien ser altamente neurótico es desagradable por definición, también tiene beneficios creativos”. Entre otros aspectos negativos, el investigador retoma la teoría de los cinco grandes tipos de personalidad, en la cual la neurosis está caracterizada por emociones como la angustia, el miedo, la preocupación, la frustración, la envidia y la soledad.

Para probar dicha hipótesis, Perkins y su equipo observaron el cerebro de personas que previamente analizaron para medir su grado de neurosis. En aquellas calificadas como profundamente neuróticas, se notó la activación de un “botón de pánico” en la amígdala, la parte de nuestro cerebro en donde se regulan casi todas las emociones y la cual, en el caso específico del miedo, se conjuga con el córtex prefrontal para desatar una respuesta potente ante un estímulo que se percibe como amenaza.

¿Qué tipo de respuesta? Eso es lo interesante, porque en buena medida, por la participación del córtex prefrontal, se trata de una reacción esencialmente imaginaria. Ante el miedo, el cerebro de los neuróticos responde con imaginación: suponiendo lo peor, recordando lo que sucedió en una situación similar, profetizando, escuchando la voz de la madre (como si se tratara de una secuencia de Woody Allen) o alguna otra opción pero decididamente no la de considerar sólo la realidad. Esa, no sin cierto ánimo paradójico, es la creatividad que Perkinks y su equipo atribuye a los neuróticos.

El problema, quizá, es que se trata de un poder imaginativo difícil de encauzar, una fuerza que se tiene pero que, como el mismo estudio lo muestra, surge en condiciones específicas, no necesariamente delante de un lienzo o una página en blanco. Pero si pudiera ser así, ¿estaríamos rodeados más de artistas que de neuróticos?

 

También en Pijama Surf: La relación entre la ansiedad y la creatividad según Kierkegaard