*

X

Los fans del heavy metal son más felices que los que escuchan otro tipo de música

Por: pijamasurf - 08/15/2015

Un estudio sobre los metaleros de los 80 encontró que ahora son adultos mucho más adaptados y alegres que los que escuchaban otro tipo de música

res_15451

Al estereotipo del metalero se lo asocia con lo brutal, lo agresivo, lo oscuro y con lo que esencialmente se sale del decibel del bienestar común. Antes, oficiales del gobierno y padres de familia declaraban su preocupación de que grupos como Carcass y Metallica estaban incitando a los jóvenes a una oscuridad moral y espiritual, incluyendo la adoración del Demonio. Es decir, estaba (y aún está) asociado justo con lo opuesto al paradigma cultural de la felicidad. Pero un nuevo estudio encontró que los metaleros de los 80 “fueron significativamente más felices en su juventud, y actualmente están más acomodados” que el resto de su generación e incluso sus compañeros universitarios.  

Es una muy simpática paradoja si tomamos en cuenta que los metaleros, que son casi caricaturescamente la antítesis del #behappy, terminan siendo los más científicamente felices y funcionales de todos, lo cual es, desde luego, una crítica categórica a los estereotipos new age de la felicidad.

“Los entusiastas del metal a menudo experimentaban sexo traumático y riesgoso, drogas y vidas viciadas” reporta el estudio liderado por la Universidad Humboldt State. “Sin embrago, la identidad metalera también sirve como un factor protector contra resultados negativos”.

En un experimento que llevaron a cabo, los encuestadores hallaron que “sin importar los retos que conllevaban algunos eventos adversos en la juventud, los amantes y los músicos de metal reportaron niveles de felicidad significativamente mayores en su juventud”. También encontraron que tenían mucho menos arrepentimientos de cosas que hicieron cuando jóvenes, y resultaron ser adultos altamente funcionales.  

Los fans y los músicos del heavy metal sienten una hermandad en la comunidad del metal, una manera de experimentar emociones desbordadas con personas afines. Este sentimiento de libertad de expresión y de pertenencia es lo que afianzó una madurez sana y alegre en los metaleros. Alguna vez Quiet Riot dijo que “el heavy metal te volverá loco”; ahora sabemos que, si lo hace, es una locura mucho más recomendable que tantas otras.

¿La luna llena afecta la tasa de nacimientos, de muertes, de accidentes (o de algún comportamiento humano)?

Por: pijamasurf - 08/15/2015

Conocida por muchos nombres, nuestra luna sigue siendo un fascinante enigma que en ocasiones lleva a equívocos a nivel de los prejuicios populares

Luna llena

Científicos y astrólogos por igual han mirado el cielo nocturno con asombro y tratado de interpretarlo como un mensaje cifrado: después de todo la noción de código está presente en el movimiento de los astros, en los ciclos lunares y en los efectos (verdaderos o supuestos) que los cuerpos celestes tienen sobre las actividades humanas. Es un hecho que la gravedad lunar afecta las mareas --sin embargo no todo es tan claro en el mundo de la selenología (el estudio de la Luna, que debe su nombre a la diosa lunar de los romanos, Selene). 

Un mito muy difundido es que la Luna --especialmente la llena-- tiene efectos concretos sobre el cuerpo y los ingresos a hospitales: algunas versiones indican que es más fácil sufrir hemorragias, pero que también existen más nacimientos durante esta fase del desarrollo lunar. La periodista Mona Chalabi se dedicó a informarse sobre este mito buscando algo que diera en el clavo en la literatura científica. No sólo se encontró con que no existe una relación directa, sino que hay estudios que incluso demuestran lo contrario (i. e. que la Luna es inocente en los caprichosos ciclos humanos).

Solamente un estudio español de 2004 encontró una conexión directa entre admisiones hospitalarias y la fase lunar. El primer error del estudio es asumir que la Luna "trabaja" en un horario similar o paralelo al humano. No podemos técnicamente decir que "hoy" haya luna llena (o nueva, o creciente, para el caso), sino que la Luna entra en esa fase según patrones que los expertos miden en minutos, ni siquiera en días. Además, los académicos españoles basaron su análisis en 447 entradas hospitalarias entre 1996 y 1998, lo cual es una muestra realmente muy pequeña como para desbancar (o confirmar) un mito tan popular.

El problema suele ser que sufrimos de sesgos incluso cuando investigamos: a veces deseamos comprobar tanto un prejuicio que terminamos por hacernos explicaciones incompletas, incluso irracionales, sobre las cosas, con tal de adquirir una certeza. Por si se lo preguntaban, otras cosas por las cuales la Luna NO es responsable son: "psicosis, depresión y ansiedad; comportamiento violento y agresividad; infartos; suicidio; tasas de abstensionismo; falla coronaria; concepción por fertilización in vitro; cirugía y sobrevivencia de cáncer de seno; resultado de una cirugía (en general); cólico renal; altas hospitalarias (en general); y accidentes automovilísticos" (más datos en "Respuesta humana a los ciclos geofísicos", en inglés).

Probablemente la Luna --ese satélite que los astrónomos no alcanzan a definir completamente ni siquiera como satélite o como planeta-- sólo sea responsable de un alza considerable de fotos de lunas en Instagram y redes sociales, y de comportamientos "lunáticos" que probablemente se presentan también durante otras fases.