*

X
¿De dónde sacarán la inspiración todos esos héroes y villanos que dicen cosas tan contundentes, tan bien pensadas y construidas, antes de morir?

Es común ver en diversas películas a los protagonistas o antagonistas diciendo frases verdaderamente memorables y de una sofisticada construcción retórica que ya muchos quisiéramos en momentos menos importantes que el momento justo antes de la muerte. Lamentablemente, en la vida real muchos no han tenido la fortuna ni la “inspiración” necesarias para articular frases memorables en el umbral del fin.

Los monjes zen y poetas japoneses tenían la disciplina sorprendente de escribir unas líneas antes de morir[1] y, en algunos casos, los monjes que habían consagrado su vida a Buda terminaban confesando, o tal vez dándose cuenta en ese momento, de que Buda no existía, o cosas similares. En la mayoría de las ocasiones los poemas terminaban con la frase “Katsu”, que significa “Vencí”:

La verdad nunca se obtiene

De nadie

Uno la lleva siempre

Consigo.

¡Katsu!

Tetto Giko, monje Zen (†1369)

Solomon Kugel, el protagonista de la novela Esperanza: una tragedia está obsesionado con encontrar las palabras perfectas para antes de morir, por eso se la pasa acumulando apuntes con sus mejores ocurrencias y repasa mentalmente algunas de las citas finales más repetidas de personajes ilustres.

Sin embargo, no sólo en la tradición japonesa, en la literatura o en las películas hay personas que encuentran esa sintaxis “perfecta”, esas palabras precisas para decir algo memorable antes de pasar al más allá.

A lo largo de la historia varios personajes han encontrado esas palabras que han atravesado el tiempo y que siguen resonando hasta hoy en el caracol de alguna que otra oreja.

Y porque una buena frase siempre puede despertar otra, aquí una serie de frases que podrán servir de inspiración para cuando estemos en ese momento al que todos llegaremos tarde o temprano.

El revolucionario político francés Georges Jacques Danton, dijo esta enigmática frase en la guillotina: “Asegúrate de mostrar bien mi cabeza a la multitud. Pasará mucho tiempo antes de que identifiquen el parecido”.

Georges Jacques Danton

 

Walter Raleigh, el que introdujo el “tabaco” en el Reino Unido, sintiendo el frío metal del hacha que le cortaría la cabeza, dijo con un dejo irónico: “Es un remedio afilado, pero seguro, para todos los males”.

Walter Raleigh

 

La “adúltera, incestuosa y traicionera” de Ana Bolena, dijo en el cadalso: “El verdugo es, según creo, muy experto y mi cuello muy delgado”.

by Unknown artistUnknown artist,painting,1570

 

El reformista y rey francés Luis XVI, dijo: “Que mi sangre cimente tu felicidad”.

Luis XVI

 

El emblemático compositor Ludwig Van Beethoven, creador de la Oda a la alegría tan sonada en las Olimpiadas y quien, como todos sabemos, sufría sordera, se despidió del mundo con un casi deseo: “En el cielo oiré”.

Ludwig Van Beethoven

 

El escritor, filósofo y enciclopedista francés Denis Diderot, apasionado de los vampiros, dijo antes del final de su vida: “El primer paso a la filosofía es la incredulidad”.

Denis Diderot, by Louis Michel Van Loo

 

El escritor soviético Máximo Gorki, poco antes de morir dijo: "…Habrá guerras… Hay que prepararse".

Maksim Gorki

 

La “Reina Virgen” Isabel I de Inglaterra, dijo: “Todas mis posesiones por un momento de tiempo”.

Isabel I

 

El actor estadounidense Humphrey Bogart, quien hiciera célebre la frase “Siempre nos quedará París” en Casablanca, dijo, en sus últimos instantes: “Nunca debí cambiarme del scotch a los martinis".

Humphrey bogart

 

El revolucionario poeta romanticista Lord Byron dijo, con cierto humor ante la malaria que lo aquejaba: “Ahora yo me iré a dormir. Buenas noches”.

Lord Byron

 

“Adiós, amigo mío, sin gestos, sin palabras./ Que no haya dolor ni tristeza en tu frente./ En esta vida, morir no es nada nuevo,/ pero vivir, por supuesto, es menos nuevo aun”, escribió a los 30 años el poeta ruso Serguei Esenin, utilizando como tinta su propia sangre, y luego se colgó de unas cañerías de agua que había en su habitación de hotel en San Petersburgo.

Serguei Esenin_sm

 

Béla Lugosi, el actor que se hiciera famoso por ser el primer conde Drácula de la historia del cine, dijo: "Yo soy el conde Drácula, el rey de los vampiros, soy inmortal''.

Bela Lugosi

 

Twitter del autor: @tplimitrofe           

[1] Poemas japoneses a la muerte es un libro que recopila los textos escritos por monjes y poetas en el umbral de la muerte.            

Un estudio asegura que las personas con mayores conocimientos se masturban con mayor frecuencia

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/14/2015

Un estudio realizado por la Escuela Nacional de Salud y Comportamiento Sexual a 6 mil voluntarios revela que las personas con mayor nivel de estudios académicos se masturban más frecuentemente que las demás

 

1456795_10153563405450440_1211353406_n
Imagen: blog.1000lostchildren.com

Usar el argumento de “yo me masturbo más porque soy más listo” podría verse como un pro o como contra, dependiendo de la situación en la que se utilice. O tal vez no sea necesario decirlo y correr el riesgo de parecer el cliché del nerd que tiene una falta de sexo.

Pese al mal chiste sobre el cliché del nerd, un estudio realizado en Estados Unidos revela que las personas que tienen mayores conocimientos académicos suelen masturbarse más frecuentemente. La reciente investigación asegura que existe una correlación entre la frecuencia de la masturbación y el nivel de estudios de una persona.  

Por desgracia, pareciera que aún en estos tiempos hablar sobre sexo abiertamente es un tabú, algo que o no se suele hacer o se hace de manera exagerada, nunca desde un punto medio. Nunca es algo tan natural como para sólo aceptarlo y hacerlo parte de nosotros, como la comida y el hambre.

Este estudio ha sido realizado por la Escuela Nacional de Salud y Comportamiento Sexual dirigida por Debby Herbenick, psicóloga especialista en conducta sexual e investigadora del Kinsey Institute.

La investigación consistió en realizar encuestas a 6 mil ciudadanos estadounidenses de entre 14 y 90 años de edad y fue patrocinada por una marca de preservativos muy conocida, según relata el catalán Pere Estupinyà en su libro S=EX2.

Los participantes de este análisis fueron seleccionados de forma rigurosa, siendo este, según afirma una nota al respecto, “uno de los estudios más completos acerca de cómo vivimos el sexo los seres humanos en las sociedades actuales”.

Si bien las encuestas sólo contemplan ciudadanos norteamericanos pueden ser de utilidad o incluso un parteaguas para futuras investigaciones con personas de otras partes del mundo, ya que no todos somos iguales ni compartimos las misma ideologías.

Aunque se reveló una marcada tendencia a que las personas con mayor grado académico solieran masturbarse más, la investigación arrojó otros daos interesantes gracias a las preguntas elaboradas en las encuestas.

Al revisar las encuestas se encontró que 71.5% de las mujeres de entre 25 y 29 años reconoció haberse masturbado durante el último año; sin embargo, de las mujeres de entre 60 y 69 años encuestadas sólo 46.5% afirmó haberlo hecho.

Una feliz sorpresa para muchos es que 33% de las personas encuestadas mayores de 70 años de edad asegura haberse masturbado a lo largo del último año, una cifra y una edad nada despreciables para seguir satisfaciendo el deseo sexual.  

Las encuestas lanzaron otros datos no menos interesantes, como que sólo 5% de las mujeres (contra un 25% de los hombres) confesó haber visto contenido pornográfico en la red en los últimos meses. Otro dato estuvo evidentemente relacionado con la protección en el momento del acto sexual: 28% de los hombres encuestados aseguró haber perdido la erección justo en el momento de colocarse el condón en por lo menos uno de sus últimos encuentros sexuales. 

Al final, con los resultados de la investigación realizada por Herbenick, estos versos de un soneto del poeta mexicano Salvador Novo toman un semblante nuevo: aquello de querer ser "Un escritor genial, un gran poeta.../ Desde los tiempos del señor Madero, / es tanto como hacerse la puñeta".