*

X
El arte como una forma de percibir la vida, más allá de mercados, nombres o incluso obras; esta es la filosofía de Dick Higgins

gritar

 Hacían “conciertos” de la vida cotidiana y exposiciones de lo que se encontraban.

    Dick Higgins

Lo más auténtico, lo que se hace en coherencia con eso que se siente, trasciende cualquier pretensión. Lo anterior se debe a que el sentimiento gana a todo, y actúa como máxima brújula: si es que se queda o no, funciona o no, e incluso si importa o no...

En el frenético siglo pasado el arte se volcó a sí mismo una y otra vez, gracias a movimientos casi espontáneos como el dadaísmo o Fluxus. En el caso de este último, su simpleza confundía a muchos, les atraía pero a la vez quedaban atónitos ante algo que no comprendían, y aunque era irrelevante para los promotores de esta corriente si era o no aceptada, algunos de sus ocurrentes y siempre divertidos impulsores (la diversión siempre fue muy importante para Fluxus) hicieron ensayos para que el mundo en la posteridad disfrutara de las bondades para el espíritu lúdico de un movimiento de esta índole. 

Uno de ellos fue Dick Higgins; con otros exponentes hizo magnéticos experimentos para sacudir de una vez por todas las convencionalidades y formalismos en el arte. El arte está en la vida, en lo cotidiano, más allá del objeto común, como en el ready-made de Duchamp, está en la mirada estética que crea como una necesidad en el escenario de lo diario. 

Un sincrético libro editado por Tumbona, llamado Breve autobiografía de la originalidad y que es parte del archivo que está haciendo para documentar el movimiento Fluxus, nos presenta algunos ensayos de Higgins. Estos, más allá del arte, nos enseñan sobre la vida: esa forma de experimentarla que implica un juego, utilizando como vehículo la gracia y la honestidad. 

Esta serie nos muestra una mente distinta, más que interesada en el arte mismo está fundida con la necesidad de percibir la vida de una manera nueva, distinta, liberadora…

No solo aprenderás sobre por qué el movimiento Fluxus fue importante (si es que no ha terminado en los linderos de su libertad): el arte es todo, es la sorpresa renovada diaria, la capacidad de admiración (esa que antecede a cualquier interés y envuelve desde su inevitabilidad).

Higgins nos dice y enseña para la vida:

Lejos de que un artista instruya a través de su obra, como un experto enseña a un sujeto, lo que hace es compartir aquellas cosas que lo sorprenden en su ingenuidad. El tema de la obra enseña al artista y este se limita a compartir la experiencia.

port-HIGGINS-lo

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd 

 

Una mirada a la vida en un pabellón psiquiátrico a través de autorretratos (FOTOS)

Arte

Por: Alejandro Albarrán - 08/31/2015

Una fotógrafa toma una serie de autorretratos de su estancia en un hospital psiquiátrico

 3050635-slide-s-4-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life (1)

De los registros fotográficos que existen de personas dentro de psiquiátricos probablemente ninguno tenga una intención o visión estética, sin embargo, uno de los más impresionantes es el realizado por el neurólogo francés y profesor de anatomía patológica Jean-Martin Charcot a las histéricas de la Salpêtrière.

tumblr_nm6cc1EcFE1qfd3voo1_540

"La histeria fue, a lo largo de toda su historia, un dolor que se vio forzado a ser inventado como espectáculo y como imagen; que llegó a inventarse a sí misma […]"; de esta manera, el historiador Georges Didi-Huberman habla de las imágenes, por demás inquietantes, de la iconografía fotográfica de la Salpêtrière. Lo que Charcot redescubriría como la histeria, como una città dolorosa con 4 mil mujeres, incurables o locas, Huberman lo considera un capítulo más de la historia del arte.

 

Print

Este año, la fotógrafa Laura Hospes, estudiante de la Photoacademy de Ámsterdam, fue internada en un hospital psiquiátrico después de un fallido intento de suicidio. El interés de Hospes por el autorretrato la llevó a producir una serie titulada UCP-UMGC, que consiste en un registro fotográfico que documenta la experiencia de estar en el hospital.  

A diferencia de las fotografías realizadas a las internas del hospital de la Salpêtriè, estos retratos fueron tomados por la propia paciente, volviendo su encierro un motivo estético para desarrollar una serie que muestra los distintos estados de ánimo que suceden dentro de un hospital psiquiátrico.

Su herramienta de trabajo: una Canon 5D Mark II equipada con un lente de 50mm f/1.4. Hospes tomó los autorretratos entre el 2 de abril y el 4 de julio de 2015: "Siempre tomo mis fotos en blanco y negro para crear algo de distancia entre el momento extremadamente personal que tengo frente a mi cámara y el espectador", dice acerca de las composiciones.

Los autorretratos de Hospes ofrecen una visión palpable de emociones complejas: una mezcla de miedo, tristeza, soledad, enfado, inquietud y a veces desesperación, aunque con una estética mucho menos agresiva que la del registro relizado por Charcot.  

Para trabajar a través del caos emocional Hospes compartió sus retratos con amigos y familiares, para estar cerca de las personas que ama. "Realmente me ayudó a sentirme menos sola", afirma. "Me dio mucho alivio ser yo misma, incluso en esta desagradable situación". Hospes comenzó originalmente el proyecto por sí misma como una manera de expresar sus emociones, pero consideró que traer a otras personas a su mundo era una parte importante del proceso de curación.

"Después de compartirlos descubrí también que me siento un poco rebelde sobre el hecho de que muchas personas muestran sólo las cosas perfectas en su vida en Facebook u otras redes sociales", dice la artista.

3050635-slide-s-2-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life

 

 

 

3050635-slide-s-10-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life (1)

 

3050635-slide-s-1-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life (1)

 

3050635-slide-s-8-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life (1)

 

3050635-inline-i-2-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life-copy

 

3050635-inline-i-1-a-chilling-and-deeply-personal-look-at-life-copy