*

X

THE LOST, de Reynold Reynolds: arte, ciencia y expresionismo alemán integrados en un ambicioso performance fílmico

Arte

Por: Andrés Cota Hiriart - 04/29/2015

Un escritor inglés recién emigrado al Berlín de los años 30. Un cabaret que esconde un laboratorio secreto. Un vampiro científico. Muchas mujeres, alcohol y algunos nazis. Estos son los elementos dramáticos que entran en juego en el último proyecto del director

Portada texto

 

Un escritor inglés recién emigrado al Berlín de los años 30. Un cabaret que esconde un laboratorio secreto. Un vampiro científico. Muchas mujeres, alcohol y algunos nazis. Estos son los elementos dramáticos que entrarán en juego para que, a partir de los vestigios de una antigua película inconclusa encontrados en una bodega de Siberia, el videoartista Reynold Reynolds confeccione THE LOST, su proyecto más reciente y probablemente el más ambicioso en el que se ha embarcado a la fecha.

foto 1Para quién no esté familiarizado con la obra de este director oriundo de Alaska quizás sea importante saber que, a pesar de ser catalogado como videoartista, Reynold siempre filma sus proyectos en cine, generalmente empleando una vieja cámara Arri 16mm de los años 50. Después, revela el material en el baño de su casa y realiza la digitalización por medio de una maquina improvisada que utiliza una cámara de foto fija para capturar cuadro por cuadro del celuloide. Este dedicado y laborioso proceso asegura que sus películas posean una calidad de manufactura que raya en la perfección absoluta. Aquí un poco más sobre el artista.

Eso dicho, ahora sí podemos entrar en materia y hablar sobre THE LOST.

 

 

El catalizador

Reynold se encuentra por casualidad en una bodega de Siberia con los rollos de una antigua película inconclusa. Todo parece indicar que se trata del material perdido de una producción alemana que, debido al inicio de la segunda guerra mundial, nunca vio la luz del día. En la caja también descubre elementos de utilería y algunos dibujos.

 

La idea

De regreso a Berlín, donde vive desde hace 10 años, Reynold comienza a gestar un posible proyecto. Obsesionado por los fotogramas encontrados y debido a que siempre ha sentido fascinación extrema por el cine de Fritz Lang y la corriente expresionista alemana, decide emprender la misión de completar la película. Colaborando con la ilustradora española Ana J. Bellido, realizan un proceso invertido de creación cinematográfica en el que generan story boards para escenas ya existentes. Después, a partir de estos, inventan secuencias nuevas, desarrollan la concepción visual y empiezan a construir sets. Imogen Heath, fotógrafa australiana, y Tomas Spencer, actor inglés, se unen al equipo y la idea comienza a tomar forma.

 

El experimento se desborda

Lo que empieza como una breve serie de ejercicios cinematográficos poco a poco se va transformando en una labor creativa más rigurosa. Recopilan antigüedades y animales disecados en mercados de segunda mano polacos. Elaboran vestuarios. Y hacen castings para integrar los espectáculos del cabaret. Reynold ya no sólo busca completar la película existente, sino que la reinterpreta. Utilizando su emblemática Arri de los 50 y latas de película caduca, refilma la historia completa, buena parte de ella realizando complicadas coreografías en stop motion, y expande los límites del argumento.

 

La filmación como performance

Las pruebas funcionan, el equipo se entiende bien y los primeros resultados son alentadores. El único problema es que el presupuesto es escaso y no cuentan con un lugar donde trabajar. Así es que Reynold maquina una estrategia. Propone a galerías y museos exhibir los sets como piezas de arte y realizar performances de filmación en vivo abiertos al público, a cambio de utilizar el espacio a manera de foro por unos meses. La iniciativa funciona y durante los siguientes 3 años el equipo se traslada de manera intermitente entre instituciones culturales de diversas ciudades: Haus der Kulturen der Welt y Zink Galerie en Berlín, Sprengel Museum en Hanover, Akademie Schloss Solitude en Stuttgart, Christopher Grimes Gallery y 18th Street Studio en Los Ángeles y Dejavu/Nosadella en Bolonia.

 

foto 2

 

La pieza

Después de meses de producción, decenas de performances de filmación en vivo, construcción de múltiples sets e incontables horas de edición, el proyecto finalmente se materializa en algo tangible. La pieza consta de dos versiones audiovisuales: un largometraje que se presenta en festivales de cine (y este sábado 2 de mayo en una única función en el Distrito Federal) y una instalación de siete canales de video, acompañada por dibujos y utilería de la película, cuyo destino son las aulas de museos y galerías. Esta última ha sido presentada en Holanda, Estados Unidos, Alemania, Italia y el año pasado en México. THE LOST se exhibió en el MUAC (Museo Universitario de Arte Contemporáneo) durante el verano de 2014.

La única función de la película completa en el Distrito Federal tendrá lugar este sábado 2 de mayo en Bucareli 69, Cuauhtémoc, a las 20:15. Evento gratuito, cupo limitado; para asegurar tu lugar llega temprano.

 

foto 3 invitacion

 

Más sobre el proyecto: http://artstudioreynolds.com/artworks/the-lost/

 

Twitter del autor: @cotahiriart

Una fiesta de disfraces en el bosque: “Ellos han escapado” (J-P Valkeapää, 2014)

Arte

Por: Psicanzuelo - 04/29/2015

Un drama de adolescentes que ayuda a ejemplificar un mal de nuestros tiempos cuyas raíces descienden a los ajustados moldes sociales

2178_1.they-have-escaped-promo-still01

 

Un chico rubio (difícil no serlo en Finlandia), el retraído y ensimismado Joni (Teppo Manner), es forzado a trabajar en un lugar para adolescentes problemáticos. Es así como conoce a Raisa (Roosa Söderholm), una chica excéntrica y rebelde, que lo convence pronto de usar con otro fin el automóvil que utiliza para recoger vegetales. La primera parte de esta cinta resulta casi un lugar común, en contraste con las secuencias de sueños, que arropan al espectador que busca algo distinto. En tintes rojos y con una elaborada postproducción, estás secuencias  nos colocan en dimensiones paralelas a la línea argumental principal, promesas de que algo diferente aguarda, una realidad dormida hasta ese momento.

They-Have-Escaped-reviewLa promesa se cumple más adelante; no desesperen. Los espectadores que busquen inquietantes imágenes para dosificar sus inconscientes las obtendrán en demasía, y con franca potencia, en su debido momento. El relato de Joni, alma gemela de Raisa, siendo cada uno parte distinta de un mismo personaje, que sería actualmente el hombre occidental dormido, sucumbiendo a sus actividades rutinarias y la vida en familia, que pronto  despierta ante los mitos que lo rodean, que trae dentro de su sangre, que le exigen desnudarse y encontrar al animal salvaje que lo representa en la naturaleza. Una narrativa clásica que, a medida que avanza, desata otra narrativa poética que subyace en todo, que siempre estuvo pero que ahora, con la película, podemos observar y vivir a detalle. En ese sentido Ellos han escapado podría ser utilizado como un puente de realidades.

La película también puede ser vista en la forma de lo problemático que se vuelve el adolescente que no quiere dejar de serlo por más que transcurran los años, que no respeta limites porque no crece, y que suele ir contra las reglas por su condición existencial, esa es su naturaleza; un fenómeno muy contemporáneo. La violencia con la que los adultos encaran a estos adolescentes simplemente va subiendo de nivel, ya que Joni y Raisa hacen todo lo que pueden para romper el molde que los atrapa y poder alcanzar las estrellas.

p19bocvhrm13ad1nog1vf7da717uo4Una puesta en cámara fría y cálida, en momentos una y en momentos otra, que recuerda más a Sam Peckinpah que a Terrence Malick; aunque de entrada asociemos más las imágenes con las de Badlands (Malick, 1973) que con las de Perros de paja (Peckinpah, 1971), finalmente estamos viendo la segunda. La violencia del pertenecer a una sociedad se va desglosando mediante el mundo de adultos que los rodea.

Una exploración en base de un mapa antiguo de esos que tenían monstruos en los limites; y es que, ¿para qué va a servir un monstruo sino para ahuyentar al navegante del limite?, pudiendo ser visto como la propiedad privada. Los dos jóvenes, impulsándose mutuamente tanto para intentar llegar a mirar al monstruo a los ojos como para comprobar que existe y de paso acariciarlo olvidando, en la operación, que se trata de un monstruo. El orden social está salvaguardado por las mas horrendas acciones; así, de un momento a otro, todo tiene sentido, y el sacrificio está preparado para un nuevo inicio.  

Aparentemente Joni tiene que cuidar de Raisa, en una primera instancia, en el primer acto; Joni, que está más cerca de lo denominado “normal” y Raisa de la locura, por nombrarla de algún modo. Raisa va a provocar a Joni de varios modos para que este rompa sus moldes, rebase los límites de lo permitido y por instantes, se permita ser libre. ¿Joni se vuelve loco? ¿O es que Raisa simplemente cuestiona la sanidad del aparato que quiere controlarla?

Por la pupila de un ojo un cuerpo cae al vacío del que lo mira, alberca infinita como la pantalla de cine.

1412856089477_0570x0388_1412861796420       

Tráiler:

 

Twitter del autor: @psicanzuelo