*

X

Nosotros quisimos ser famosos, nuestros hijos soñarán con la privacidad

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/02/2015

La llegada del social broadcasting anuncia una nueva y final estocada en contra de la privacidad: todo será grabado y transmitido en tiempo real

social broad

Una de las razones por las cuales las redes sociales han sido tan fácilmente adoptadas por las masas es que capitalizan nuestro deseo de ser populares y de poder medir esa popularidad (o una forma de afecto estadístico: likes o followers). Nos someten a una tácita relación mercantil de la amistad o de la influencia. Ante esto, nos resulta menor tener que renunciar a nuestra privacidad.

Mark Pesce, uno de los grandes conocedores de internet y las nuevas tecnologías, pieza vital en el temprano desarrollo de la realidad virtual, cree que estamos cruzando un nuevo umbral. Se trata del social broadcasting o la transmisión masiva de videos en smartphones que, al parecer, por fin ha llegado a su masa crítica y está siendo adoptada por millones de personas.

En la famosa conferencia interactiva de SxSW el último gran ganador fue Meerkat, una app que permite que cualquiera transmita video directamente desde su smartphone (al tiempo que puedes publicar un tweet diciéndole a tus seguidores que vean tu transmisión). Twitter reaccionó instantáneamente y lanzó Periscope, una app que hace lo mismo que Meerkat. Pesce nota que ninguna de estas apps es muy diferente de lo que ya existía (cosas como Live Stream, etc.), pero las cosas han cambiado.

Tiene que ver con que ya estamos acostumbrados a ver videos en nuestros smartphones  --y probablemente, también a que cada vez se incrementa la velocidad de conexión y cada vez bajamos más la guardia sobre lo que es invasivo o atenta contra la privacidad.

Pesce cree que aunque los dueños de los conciertos de música intenten prohibir esta tecnología, a la larga no lo lograrán. Y los eventos en vivo se convertirán más en "destinos... cuya razón de ser será cumplir con las necesidades de la base de fans más fiel".

Hay un punto importante a considerar, cuando todos estamos grabando nuestras vidas en video y compartiéndolas en tiempo real. Pesce hace la siguiente observación:

Transmitir [broadcasting] cualquier cosa cambia su calidad... la vigilancia te obliga a sobre-pensar tus actos. Te imaginas la mente del otro, juzgando y observando. 

Un policía confrontado con este social broadcasting modifica su comportamiento para conformase a las expectativas del público. Un hombre de negocios se protege más, los políticos se vuelven hasta más paranoicos. Los amigos se vuelven tímidos.

Esto no es el simple miedo del micrófono. Todos hemos visto suficientes ejemplos de individuos que arruinaron sus vidas con un tuit intempestivo o con una grabación para saber que cuando alguien está grabando cerca de nosotros, todo el mundo es un escenario.

Habremos interiorizado al policía, al espía, al intruso. Pesce advierte que al principio nos parecerá un poco raro, pero poco después nos acostumbraremos y luego lo ignoraremos. Esto es algo que ya está pasando. Pero hay algo aterrador: "Eventualmente el social broadcasting podrá activarse por default en nuestros smartphones --de la misma forma que los servicios de locación ya lo hacen-- y estará transmitiendo invisiblemente todo lo que sucede a nuestro alrededor hasta que le digamos que no lo haga".

Cuando esto suceda, también se incrementará el deseo casi clandestino, en los márgenes sociales, por "espacios negros" de desconexión. "Mientras que una generación soñó con ser famosa, nuestros hijos tendrán fantasías de privacidad, mundos en los que sus propios pensamientos se mantengan felizmente desapercibidos".

 

Vértigo cósmico: templo hindú construido conforme a principios fractales (de autosemejanza holonómica) sirve de modelo para la construcción digital de un templo fractal, así una misma forma hasta el infinito

Kandariya-Mahadev_Temple_RM_Nunes

Los templos hindúes parecen haber sido construidos con una gran conciencia de la naturaleza fractal del universo. Los grandes sabios de los Vedas practicaron también la arqueoastronomía y era un aspecto nodal en su filosofía la realización de las ideas de unidad y analogía entre el hombre y el cosmos, la tierra y el cielo. Una de las principales formas de acercarse a la divinidad, en el misticismo de todas las culturas, es a través de la representación y la comprensión de que la totalidad se encuentra en cada parte o que cada parte refleja (y repite) en menor escala a la totalidad. 

Por vía de Data is Nature, encontramos este fascinante concepto de los tammatras, que parecen ser las unidades que componen la superunidad del templo. "Según la filosofía hindú, el cosmos puede ser visualizado contenido en una cápsula microscópica, con la ayuda del concepto del elemento sutil llamado tammatras. El principio cósmico en su totalidad se replica una y otra vez en escalas más pequeñas", dice Kirti Trivedi.

Kandariya-Mahadev_Temple

  

El templo de  Kandariya Mahadev, en Madhya Pradesh (en la imagen superior), es un excelente ejemplo de la arquitectura recursiva, autosemejante. El templo en su totalidad es una especie de montaña, pero cada una de sus estructuras es una pequeña montaña. Las estructuras ascendentes son llamadas Shikhara, una palabra que significa literalmente "montaña". Una forma de entender esta relación es caminar por una montaña y en las piedras de esta montaña encontrar la forma de toda la montaña.

El modelo para crear el templo está basado en el Vastu-Purusha Mandala, el cual es una "semilla algorítmica" para la generación del templo conforme a las leyes masónicas de la construcción armonizada con los principios del cosmos. Este mismo código como origen es vuelto a traer a colación por el trabajo de animación digital Paul Prudence, quien ha iterado conjuntos matemáticos (siguiendo una variación de la fórmula de Mandelbrot) para reproducir uno de estos templos, en el que cada pilar corresponde a la forma del templo como unidad. Pequeñas versiones del templo que se reproducen ad infinitum. Así tenemos templos fractales y fractales de templos fractales, en imagen y semejanza (y vértigo cósmico) del Arquitecto del universo que imprimió su rostro en cada una de sus piezas. Como dijera Arthur C. Clarke, "los fractales son la huella digital de Dios".

 

Sri-Meenakshi-Amman-Temple-paul-prudence

 

Shweta-Varahaswamy-temple-paul-prudence

 

Twitter del autor: @alepholo