*

X

Reflexiones de un sadhu (hombre santo de la India)

Por: pijamasurf - 03/28/2015

Por primera vez un sadhu acepta abrir su historia y esta se plasma en una cimbrante autobiografía

_66055141_american-rampuri1

En el misticismo hindú, el sadhu (sādhu, del sánscrito “buen hombre”, “hombre santo”) ocupa un lugar especial. A medio camino entre el asceta y el yogui, él se caracteriza por una vida errabunda y solitaria, enfocada en la búsqueda persistente y casi exclusiva de la liberación. Las ropas en tonos ocres, que simbolizan su voluntad de renunciación (sanyāsa), distinguen a estos monjes de otros.

La sobriedad, hasta cierto punto hermética, que caracteriza a estos hombres santos empapa de misterio su vida y sus actos. Y por eso, un documento impreso hace un par de años adquirió tal valor: nos abre las puertas a la vida de un sadhu. 

NewImage_2

Hace poco, un sadhu de nombre Rampuri, perteneciente desde hace varias décadas a la orden de los Naga Babas, dio a la imprenta un relato autobiográfico que subtituló Un viaje por la India mística. Gracias a este texto tenemos una idea de cómo es el camino de un monje asceta hacia la liberación de la mente.

Entre la voluntad didáctica y la atmósfera característica del misticismo hindú, Rampuri va trazando ese camino no siempre claro pero sí lleno de certeza, trenzado netamente con su propia vida:

Uno de esos días, el mundo de 10 años de Hari Puri Baba cambió. Encantado por el baba, y siempre un cabeza dura, el niño decidió seguir a Sandhya Puri Baba. Él no quería convertirse en un astrólogo, diciéndole a los demás qué hacer. Quería ser libre como el viento, vagando de aquí para allá, aprendiendo y practicando siddhis como Sandhya Puri Maharaj. Las lágrimas de su madre no pudieron detenerlo (con todo, su madre le dio su permiso y su bendición para irse), y su padre, impresionado por Sandhya Puri Baba, coligió que si su hijo sería un sadhu, entonces al menos tendría la disciplina de un gran santo.

A lo largo del relato surgen ideas y conceptos que quizás pueden ya ser conocidos pero quedan vivificados por la experiencia directa de Rampuri, para quien significaron realidades materiales y espirituales.

om purnamadah purnamidam

purnat purnamudacyate

purnasya purnamadaya

purnameva vasisyate

om shanti shanti shantih !

 

(«Eso es todo, esto es todo.

Del todo, el todo se manifiesta.

Cuando el todo se toma del todo,

¡el todo permanece!»)

Álter-instructivo: ¿cómo le hacen los músicos para ocultar imágenes en sonidos?

Por: pijamasurf - 03/28/2015

Algunas canciones son conocidas por ocultar imágenes entre sus ondas sonoras, un recurso que es posible aplicar con mayor facilidad de la que imaginas

spc

Ocultar un mensaje ha sido una tradición inmemorial de la cultura humana. Desde los misterios griegos hasta los Illuminati podría trazarse una historia alternativa de todo lo que se ha ocultado a los ojos profanos para ser reconocido únicamente por los iniciados.

Hay músicos que deliberadamente ocultan imágenes en sus canciones, las cuales se revelan únicamente cuando estas se reproducen teniendo un espectrógrafo a la vista. Hace un tiempo en Pijama Surf realizamos un recuento con 12 canciones que utilizan ese caprichoso recurso. Ahora compartimos una sencilla prueba que Madeline Mechem, del sitio mental_floss, hizo para mostrar cómo funciona esta “magia”.

Para empezar, Mechem y compañía grabaron un sonido, lo analizaron y después lo convirtieron en un beat biaural, es decir, dos sonidos de onda sinusoidal entre 0 y 1000 Hz y separados entre sí por menos de 30Hz, que a su vez generaron estos espectrogramas:

1

Después de eso, el siguiente paso fue tomar la canción “Look” de Venetian Snares para visualizarla también como un espectrograma. Según Mechem, aun con el software de baja calidad que utilizó, es posible mirar los gatos que originalmente se “dibujaron” sobre la canción.

2

Casi para terminar, el equipo de mental_floss trasladó una cara sonriente hecha con Paint a un codificador de imagen a sonido, el cual, como su nombre indica, transforma datos gráficos en datos sonoros.

3

En el resultado final, el archivo de sonido visto por medio de un espectrógrafo muestra la cara sonriente, un tanto alterada, quizá, por el tipo de programas utilizados en el procedimiento.

4

Musicalmente esto dista mucho de ser una joya, pero a fin de cuentas el propósito se cumplió: mostrar no sólo que es posible codificar una imagen dentro de un sonido sino, además, que esto es más fácil de lo que podríamos pensar.