*

X

Radiohead y el nacimiento de la inteligencia artificial (ANIMACIÓN)

Arte

Por: pijamasurf - 03/26/2015

Filipe Birck, el creador de esta animación, señala que las imágenes son tomadas de su subconsciente y reflejan emergente vida de una computadora

iceba

Franjas geométricas de luz van tejiendo en el hiperespacio el modelo de una protointeligencia, una entidad hecha de información y supersimetría que despierta a la conciencia. Se trata de la elegante visión ciberpunk del animador y diseñador de motion graphics, Filipe Birck, quien se inspiró en la app de Radiohead, PolyFauna, para este trabajo del mismo nombre.

Birck señala que las imágenes son tomadas de su subconsciente y reflejan emergente vida de una computadora. Las ilustraciones se alimentan de los diagramas del Quadrivium, la danza de los elementos, y cobran una ominosa esencia demiúrgica, como si penetráramos en el cuarto de control del Arquitecto de la Matrix. Armonías geométricas que claramente recuerdan flujos psicodélicos trastocados por conciencias tecnológicas y futuristas, acaso como los planos del cosmos que a veces se vislumbran en DMT. Al final, tenemos imágenes arquetípicas que resuenan en el interior de la mente humana como un puente vivo hacia la creación de la vida o, en este acaso, la animación. 

La música de la animación es de Thom Yorke: "There Is No Ice (For My Drink)"... y si no hay hielo, pídele a una divinidad que lo fabrique en el espacio sideral... 

 

 

Wolfgang Grasse y el realismo fantástico de la Segunda Guerra Mundial

Arte

Por: pijamasurf - 03/26/2015

Las obras del alemán Wolfgang Grasse, conocido como “el pintor de la muerte”, retratan escenarios apocalípticos de la situación humana y sus verdades eternas

Wolfgang-Grasse-11

Al mirar por primera vez las pinturas de Wolfgang Grasse, creeríamos que se trata de obras surrealistas tomadas del automatismo psíquico de algún fanático de la muerte y el Apocalipsis. Sin embargo, lo que el artista alemán retrató en lienzo no fue sino realismo puro, la mimesis de lo que vivió en carne propia durante la Segunda Guerra Mundial. Wolfgang nació en Dresde, una ciudad artística por excelencia, situada al este de Alemania. Durante la conflagración miles de aeronaves lancaster la convirtieron en una pesadilla apocalíptica: iglesias, catedrales, recintos, plazas, todo fue destruido y los muertos y mutilados que decoraban los suelos se convirtieron en el necropaisaje fantástico que daría vida a sus obras.

Pero Wolfgang no sólo avistó la muerte desde su pueblo natal; también pasó 8 años en la aterradora prisión soviética, luego de que militares descubrieran sus dibujos satíricos en los que aparecía Stalin en una horca: “en vita en morte sumus”, decía, que significa "en la vida estamos rodeados de la muerte".

Wolfgang-Grasse-1-577x700

El estilo del “pintor de la muerte” —que recuerda un poco al de Bosch en El Jardín de las Delicias, mezcla la percepción historiográfica del manierismo renacentista con fugaces pincelazos del surrealismo, dando como resultado la inmanente expresión de la escuela de Viena: el realismo fantástico:

“El realista fantástico acostumbra mezclar símbolos viejos y nuevos para expresar en su arte que la situación humana nunca ha cambiado realmente en sus verdades eternas”, decía Wolfgang.

También llamado alquimista de la pintura —pues era sabio, viejo y mago, Wolfgang nos lanza una clase de hechizo moralista para mostrarnos miles de años de degradaciones humanas que, quizá, puedan funcionarnos como un umbral hacia nuestro fatídico destino en esta realidad:

Debemos respetar los sueños tanto como respetamos la realidad. A veces nuestros sueños son más poderosos que la realidad misma.

Wolfgang-Grasse-2-640x455

dasma_dchenunddertod

dm11-640x427

Wolfgang-Grasse-4

grasse-1-640x484

Wolfgang-Grasse-8

Screen-Shot-2015-02-21-at-10.31.19-PM

grasse_fcover