*

X

¿Puede el ver porno afectar negativamente tu vida sexual real? (según Russell Brand sí, y mucho)

Por: pijamasurf - 03/02/2015

El actor británico advierte sobre los males psicoculturales que el consumo habitual de porno puede acarrear

Screen Shot 2015-03-02 at 2.14.27 PM

Mucho se ha debatido sobre el porno a lo largo de la historia. Existen múltiples posturas alrededor de esta controversia. Por un lado tenemos a aquellos que lo satanizan con argumentos morales (sin duda una de las trincheras más limitadas) o aquellos que acusan en esta práctica una frivolización de una actividad esencialmente natural y, por qué no, incluso sagrada. Pero también hay quienes advierten en él una herramienta para catalizar sanamente la sexualidad o quienes, en una aseveración un poco más radical, aseguran que gracias a la pornografía se registran menos violaciones sexuales pues los potenciales agresores tienen un conducto para el desfogue inocuo.  

Pero volviendo a la perspectiva "opositora", uno de los argumentos más interesantes es que, al ser más sexual que el propio sexo, el consumo habitual de porno tiende a "desnaturalizar" nuestra forma de entender nuestra sexualidad. Y en sintonía con esta premisa existe otra variable poco discutida pero evidentemente importante: ¿cuáles son las consecuencias de ver porno para nuestra sexualidad real?, ¿cómo incide el consumo de pornografía en nuestra vida sexual de carne y hueso?, ¿qué impacto tiene en nuestras relaciones de pareja?

Recientemente el actor y neoactivista de la conciencia Russell Brand se lanzó contra el porno y advirtió que esta práctica puede influir significativamente y, al menos en su caso, de forma negativa, en la vida sexual de una persona. En colaboración con la asociación civil que combate la pornografía, Fight the New Drug, Brand publicó un video en el cual comparte las consecuencias negativas que a su sexualidad ha traído la influencia del porno.

La pornografía no es algo que me gusta. Es algo ante lo cual no he sido capaz de no mirar durante un período largo y que por lo tanto ha afectado mi habilidad para relacionarme con las mujeres, conmigo mismo, con mi sexualidad y mi propia espiritualidad. 

Es curioso cómo, cuando los argumentos antiporno estaban asociados exclusivamente con lo moral y el tabú, esta postura pecaba de retrograda y, además, poco convincente. Sin embargo, con el paso del tiempo y conforme, por un lado, se ha incrementado explosivamente el consumo de pornografía gracias a internet, y por otro se ha profundizado en las reflexiones alrededor de esta práctica, ahora parece que la postura más contracultura, o al menos vanguardista, ya desestima al porno e incluso lo cuestiona como un obstáculo para desarrollar sanamente no sólo nuestra sexualidad, también nuestras relaciones sentimentales.  

A continuación te compartimos algunas de las premisas que Brand expone y que, independientemente de que estés o no de acuerdo con ellas, vale la pena considerarlas:

El porno altera nuestra percepción

Nuestras actitudes ante el sexo han sido pervertidas y desviadas de sus funciones verdaderas, la expresión de amor y la procreación. A causa de nuestra culturización, la forma en la que la hemos diseñado y expresado, se ha vuelto bastante confusa. Y es que una vez que el impulso biológico se conecta a la cultura de la objetificación, entonces la ecuación es muy difícil de romper.  

La esclavización

Brand advierte que la pornografía le ha hecho perder control sobre sí mismo, lo cual puede traducirse en un bloqueo significativo a la hora de entablar una relación real. Y al parecer no esta solo, ya que un estudio realizado en 2012 encontró que 7% de las mujeres y 18% de los hombres reportaron experimentar una cierta adicción frente al porno. 

Aspiracional

De acuerdo con Brand, cuando las escenas y personajes que vemos en el porno comienzan a ejercer demasiado peso sobre nuestro mapa referencial, entonces comenzamos a autopercibirnos o a aspirar a eso que estamos viendo, lo cual, además de ser inalcanzable (y seguramente indeseable), enturbia nuestra sexualidad real. 

 

¿No sabes qué leer? Escoge un género de este impresionante mapa y descubre a dónde te lleva

Por: pijamasurf - 03/02/2015

Este impresionante infográfico de Pop Chart Labs traza la taxonomía de la literatura occidental a partir de unos cuantos géneros

dest

Todo está conectado. No por conocida esa afirmación es menos cierta, sobre todo en ciertos dominios de lo humano. En literatura, por ejemplo, es más o menos sencillo encontrar esos hilos a veces obvios, otras sutiles, que relacionan a un autor con otro o a una obra escrita hace cientos de años con aquella que un escritor recién publicó. Joyce escribió deliberadamente su Ulysses a la sombra de la Odisea y, por otro lado, en el inconsciente cultural de 50 Shades of Grey sin duda se agitan los fantasmas literarios de Sade y Sacher-Masoch, sin importar que E. L. James haya recurrido o no a ellos mientras redactaba sus libros.

En un ambicioso intento por entrar y salir de ese laberinto de inspiración, ecos, tributos y parentescos (conocidos y no reconocidos), el ya legendario sello de diseño Pop Chart Labs recién dio a conocer este iconográfico que a partir de un puñado de géneros de ficción traza el árbol genealógico de la literatura occidental, una taxonomía que, por ejemplo, muestra por qué El padrino desciende casi directamente de Robinson Crusoe, o por qué 2666 de Roberto Bolaño tal vez no pudo haber existido sin un antecedente como El nombre de la rosa.

(Clic en la imagen para agrandar)

En algunos casos el vínculo entre un género y otro o una obra y otra es inobjetable, en otros puede ser que suene extraño y quizá incluso absurdo. Pero a veces así es con los mapas: pueden mostrarnos terrenos conocidos pero también perdernos por otros que no conocemos, y a veces también sugerir zonas poco exploradas que están ahí a la espera de un espíritu aventurero que se adentre en ellas.