*

X

Budistas sostienen que monje "momificado" lleva 200 años meditando en estado de iluminación

Salud

Por: pijamasurf - 02/05/2015

"Un practicante realizado pertenece en el reconocimiento de la naturaleza de la mente en el momento de la muerte, despertando en la Luminosidad de la tierra en donde se manifiesta"

Mongolia_monk_3186441eDe acuerdo con el budismo, un ser iluminado es aquel que ha trascendido las limitaciones humanas y escapado de la ilusión de este mundo. Se cree que algunas personas han logrado este estado, gozando de una vida eterna en el “cultivo de la mente”.

Según algunos budistas este  monje momificado lleva 200 años de meditación y aún “no está muerto”. Hallado en el distrito Songino Khairkhan, en Mongolia, el monje, cuidadosamente sentado en posición de loto, está a un paso de transformarse en un Buda de la vida real.  

Gankhüügiin Pürevbat, fundador del Instituto Mongol de las Artes Budistas en la Universidad Budista de Ulan Bator, explica que “el lama está sentado en una posición de loto llamada vajra, donde la mano derecha está abierta y la izquierda simboliza la predicación de un Sutra. […] Este es un signo de que el lama no está muerto, pero en una meditación muy profunda de acuerdo con la antigua tradición de los lamas budistas”. De hecho, se insiste que este es un estado espiritual muy raro y especial, al cual se conoce en el Libro tibetano de la vida y la muerte como tukdam:

Un practicante realizado pertenece en el reconocimiento de la naturaleza de la mente en el momento de la muerte, despertando en la Luminosidad de la tierra en donde se manifiesta. Él o ella puede quedarse en este estado numerosos días. Algunos practicantes y maestros mueren mientras están sentados durante varios días. Algunos practicantes y maestros mueren mientras están sentados en posición de meditación, y otros en ‘la posición del león dormido’. Además de su perfecto equilibrio, donde existen otras señales que muestran su estado en la Luminosidad de la tierra: aún hay cierto color y brillo en su rostro, su nariz ya no se hunde hacia adentro, la piel permanece suave y flexible, el cuerpo no experimenta rigidez, sus ojos se mantienen con un brillo de compasión y suavidad, y todavía hay cierta calidez en el corazón. Se debe tener mucho cuidado de que el cuerpo del maestro no entre en contacto con otro, y que el silencio se mantenga hasta que él o ella salgan de este estado de meditación. 

Aunque se desconoce todavía la identidad de este ser en estado de gracia (¿o es sólo una momia bien conservada?), se cree que su cuerpo debió morir en el siglo XIX. Con este tipo de casos se ponen en oposición las limitantes de la mente racional y la fantasía religiosa.

 

Esta ilusión óptica puede llevarte a un estado alterado de conciencia similar a la psicosis

Salud

Por: pijamasurf - 02/05/2015

Esta ilusión con efectos de hasta 3 meses en el cerebro fue descubierta por Celeste McCollough, psicóloga estadounidense, en 1965

2000px-Grid_for_McCollough_effect.svg

Quédate atento durante unos minutos a la imagen de las líneas verticales blancas y negras, a continuación a la de las líneas horizontales blancas y negras. Notarás que aparecerán líneas de colores en movimiento. Esta ilusión se llama McCollough, la cual induce a la mente a una alteración que puede durar, en casos extremos después de mirarla por más de 15 minutos, hasta 3 meses (aunque generalmente sólo dura 1 día).

A diferencia de otras imágenes que crean una ilusión óptica a través de los colores, este efecto parece sobreponerse a cualquier objeto que se ve y la duración es muy breve. Esto depende de la orientación de la retina (al voltear la cabeza se invertirán los colores percibidos), por lo que el efecto sobre un ojo no genera el mismo efecto sobre el otro (aun si existe una interacción entre ambos).  Al parecer la ilusión es más efectiva con personas extrovertidas que introvertidas.

Esta ilusión con efectos duraderos en el cerebro fue descubierta por Celeste McCollough, psicóloga estadounidense, en 1965. Ella explicaba que, bajo la premisa neurofisiológica, el efecto provoca la adaptación de las células en el núcleo geniculado lateral, diseñado para corregir cualquier error cromático en el ojo. Esta adaptación celular tiene lugar específicamente en la corteza visual, en respuesta a los colores y la orientación que influyen en áreas monoculares como la hipercolumna cortical (en el lóbulo frontal). 

Los efectos de alteración mental de esta ilusión llegan a  impedir al sujeto dar una respuesta apropiada a los estímulos sensitivos y sensoriales de su medio ambiente, por lo que termina afectando las creencias, los pensamientos, las sensaciones y las conductas. Así que, al inducir la alteración de conciencia, una persona puede llegar a un estado de psicosis (temporal). Mejor dicho: tal vez, no te quedes viendo unos minutos esta ilusión --o, si no nos crees, hazlo bajo riesgo de tu salud mental.