*

X
Las principales compañías globales que se documenta que rastrean la información son Facebook, Google, Twitter, Adobe y Amazon

124659356_bbe1e5b661_z

En el marco de la reunión anual número 31 del Chaos Computer Club realizada en Hamburgo, el colectivo Tactical Tech presentó el sitio web llamado Trackography, que tiene como objetivo hacer una cartografía mundial sobre cómo y por quiénes somos rastreados al visitar y leer portales web de noticias.

Por medio de un mapa esta web permite elegir entre los principales medios de varios países, entre ellos Guatemala, México, Uruguay y Brasil para conocer a qué empresas va la información de nuestra navegación, que va desde la dirección desde donde te conectas hasta el software, hora y duración, entre otros datos, cuando visitamos estos sitios; como ejemplo el caso del portal mexicano El Economista, que entrega los datos a la empresa Caraytech o Reforma, que lo hace a nueve empresas diferentes. Con lo que se muestra que los sitios de noticias tienen habilitados desde sus sitios programas de terceros para realizar estas tareas de rastreo.

Las principales compañías globales que se documenta que rastrean la información son Facebook, Google, Twitter, Adobe y Amazon. Estas empresas se dedican a la publicidad, investigación en marketing y análisis web, que incluyen la "construcción de perfiles, que es una representación visual de los datos asociados a un individuo o grupo de individuos".

La web se acompaña con un análisis del estado de las políticas de de privacidad que concluye varios puntos, entre los que destacan:

  • De 25 empresas de seguimiento a nivel mundial prevalecientes, 19 de ellas indican en sus políticas de privacidad que recogen información de identificación personal y revelan datos a terceros, sin prohibir explícitamente el uso de dichos datos para fines no especificados.
  • Sólo 11 de las 25 empresas de seguimiento a nivel mundial revelan cuánto tiempo retienen datos en sus políticas de privacidad.
  • 22 de 25 empresas de seguimiento a nivel mundial prevalecientes tienen su sede en Estados Unidos.
  • Sólo una de 25 empresas de seguimiento a nivel mundial establece en su política de privacidad que ofrece garantías para evitar la plena identificación de la dirección IP de los usuarios.

Sin embargo, el colectivo recuerda que la Agencia Nacional de Seguridad ha extraído datos masivamente por medio de algunas de las principales compañías que se dedican al seguimiento y rastreo de usuarios, como Google, Facebook, Yahoo! y AOL.

Entre las recomendaciones del colectivo sobre lo que uno pueda hacer contra esta situación está la instalación de complementos para el bloqueo de estos sistemas de rastreo:

 

Tipos de herramientas

Herramientas para Firefox

Herramientas para Chrome

Bloqueo de rastreadores de terceros

Privacy Badger, AdBlock Plus, Ghostery y Disconnect

Adblock Plus, Ghostery y Disconnect

Bloques de scripts de terceros

 

NoScript

ScriptNo

Bloqueo de  rastreadores en sitios cruzados

RequestPolicy y Priv8

 

Control de cookies

Beef Taco

 

Limpieza del historial de navegación

Click&Clean

Click&Clean

Visualizador de rastreadores de terceros

Ghostery y Disconnect

Ghostery y Disconnect

 

https://trackography.org/

 

Twitter del autor: @jacobonajera

Percibir aquello que conecta los mundos y dotar a esa imagen de realidad, para luego tal vez usarla como un puente hacia los secretos de la psique
[caption id="attachment_87533" align="aligncenter" width="614"]ivan-girard Imagen: Ivan Girard[/caption]

Dentro de la mitopoética nórdica encontramos al Bifröst, un puente arcoíris que une el mundo de los dioses (Asgard) y el mundo de los hombres (Midgard). La mayoría de las culturas tienen referencias a figuras que unen el cielo con la tierra (muchas veces árboles, torres o escaleras mágicas), estableciendo un delicado balance en la danza simbólica, pero el Bifröst es uno de los más poéticos y cuenta con ciertos avatares en la cultura moderna (el "más allá del arcoíris" del Mago de Oz o el mismo Rainbow Bridge del new age de José Argüelles).

La palabra bifröst significa alternativamente "arcoíris ardiente", "arcoíris vibrante" o "camino resplandeciente". Según el académico Andy Orchard, etimológicamente proviene de "bil" que significa "un momento", lo cual sugiere la naturaleza efímera de un arcoíris, lo cual conecta con el verbo "bifa" (brillar o temblar), de lo que  deduce: "el trémulo camino al cielo".

En las sagas nórdicas se dice que este puente será destruido el Día del Juicio Final, el Ragnarök, cuando Heimdallr hará sonar su funesto cuerno. Mark Dotson ve en este puente casi etéreo una metáfora de la metaxia platónica. La metaxia o metaxis es el espacio intermedio que hace participar a las cosas de este mundo con las formas originales del mundo de las ideas, que es también el mundo numinoso (luminoso de los dioses). Eros viaja en ese meta-espacio conectándonos con lo divino (el amor es lo que nos hace ver y aspirar a lo divino). Seres alados (como Hermes o Eros o los ángeles), flechas, puentes, árboles, escalas, nos vinculan con ese mundo invisible. Y también la imaginación, concebida como un órgano de percepción, el órgano de la metaxia por antonomasia, que nos hace sensibles a las imágenes y a los arquetipos con los cuales se ha construido esta realidad, una sombra de la luz eterna. El Bifröst conjuga todo esto.

Dotson ve en este flamante arcoíris una imagen del alma, que es el puente entre la materia y el espíritu. En la mitología nórdica se temía que Thor fuera a destruir el puente por su gran fuerza, por lo que este cruzaba las aguas sin usar el camino arcoíris. El balance entre el cielo y la tierra es sumamente delicado y se pronosticaba que infaliblemente esta conexión se rompería.

Podemos preguntarnos si este tipo de espacios numinosos intermedios son sólo metáforas y antiguas mitografías, o en realidad hay un hipervínculo secreto entre los dioses y los hombres. Quizás un puente que debemos de tejer cotidianamente, fortificando el alma, puesto que, como sugería John Keats, "este mundo es el valle de la fragua del alma". El puente arcoíris tal vez ya ha sido destruido por la brutal fuerza de lo sagrado (¿en respuesta a lo profano?) o tal vez nunca ha estado del todo tendido entre nuestro mundo y un mundo más sutil. Pero tal vez pueda ser extendido, al menos dentro del reino imaginal, de aquello que podemos llevar --como el oro debajo del arcoíris que apilaban los duendes-- de los sueños a nuestra existencia con plenitud y continuidad. Continuar por un sendero flamante que tiembla y se desvanece pero hacia el cual podemos porfiar y tal vez sostener. Asir una imagen para acercarnos a lo sagrado: hacer del arcoíris un arco de luz petrificada. Ya no esa tendencia moderna evanescente, sino solidificar lo etéreo, un arcoíris sólido, una imagen con cuerpo, una psique material (o animaterial) cuyo cuerpo se extiende por el mundo (es el mundo entero).

Twitter del autor: @alepholo