*

X

Las mujeres podrían estar provocando una evolución en el pene del hombre

Salud

Por: pijamasurf - 01/04/2015

Estudios revelan la posibilidad de que la preferencia femenina esté ayudando a formar el tamaño y grosor del pene humano a través de la selección natural

crotch-shot

Diversos estudios nos han hecho saber que a las mujeres, en su mayoría, no les importa el tamaño del pene del hombre que eligen, aunque sí mantienen algunos parámetros. Con respecto a esto, recientes estudios apuntan a que dichas preferencias femeninas podrían haber tenido influencia en la evolución del pene masculino humano, que es más grande y largo en comparación con otros primates.

Los genitales masculinos evolucionan rápidamente; se han encontrado particularidades en ellos cada vez más diversas --en comparación con las de otros rasgos físicos del cuerpo--, con una gran variación en su tamaño y forma que nos da indicio de que algún factor externo está alterando a nuestra especie. El estudio fue publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences, el cual nos revela la posibilidad de que la preferencia femenina esté ayudando a formar el tamaño y grosor del pene humano a través de la selección natural.

Los investigadores diseñaron 56 imágenes en el ordenador, las cuales mostraban hombres con diferentes tipos de anatomía, que variaban en tres factores: altura, relación de hombro a cadera y longitud del pene. 105 mujeres australianas heterosexuales calificaron las proyecciones, concluyendo que los hombres más altos, con un tipo de cuerpo masculino (señalado por una proporción de hombros más ancha) y pene más largo son el atractivo sexual perfecto, pero no sin descartar los límites de longitud de éste último. Los hombres que rebasaban el tamaño de la medida promedio no obtuvieron resultados aceptables. El líder del estudio, Brian Mautz, biólogo ahora en la Universidad de Ottawa en Canadá, afirmó que el modelo de atractivo ideal radica entre los 12,8 y 14,2 centímetros en su estado flácido. Un tamaño relativamente cerca de la media que posee la población (9cm) con ideales “perfectos” respecto a la altura y la medida de los hombros, lo que nos dice que las mujeres prefieren un ratio mayor de estos dos factores en comparación con la del pene.

Por otra parte, algunos investigadores han opinado sobre la profundidad del estudio. Alan Dixson, un primatólogo de la Universidad Victoria de Wellington, en Nueva Zelanda, dice que "la investigación debería ampliarse para incluir a las mujeres de otros países y culturas, especialmente las de poblaciones indígenas en las que no suele utilizarse ropa completa".

"Más importante aún, la preferencia femenina tiene que estar atada al éxito reproductivo", dice William Eberhard, un biólogo evolutivo de la Universidad de Costa Rica en San Pedro: "las mujeres prefieren un pene grande al elegir una pareja, pero eso no necesariamente se traduce en más descendencia que llevan los genes".

Habría que cuestionar la seriedad con la que se toma este asunto, o si se trata de otro de esos sarcasmos de la ciencia que nos mantienen perturbados esperando respuestas.

 

A los machos alfa les gusta el chile (o eso sugiere este estudio)

Salud

Por: pijamasurf - 01/04/2015

Investigadores de una universidad francesa encontraron una relación entre el gusto por la comida picante y una actitud arriesgada ante la vida

habaEn los seres humanos es difícil establecer la correlación entre la conducta y los instintos, pues nuestro desarrollo histórico y cultural nos ha llevado a disimular impulsos que de otro modo serían naturales y francos.

Tal es el caso del “machismo”, entendido en un sentido muy laxo: esos comportamientos por medio de los cuales el macho llama la atención de la hembra con fines de cópula y reproducción. Como especie nos hemos distanciado de eso, pero no totalmente.

Recientemente, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Grenoble, en Francia, encontró una relación entre el consumo habitual de alimentos picantes y la elevación de los niveles de testosterona, lo cual a su vez hace a los hombres más aventurados y sexualmente activos.

Laurent Bègue, uno de los involucrados en la investigación, explicó que esta tomó en cuenta a 114 hombres de entre 18 y 44 años, todos habitantes de Grenoble (sureste de Francia), a los cuales se les sirvió una ración de puré de papas al mismo tiempo que se les invitaba a sazonar este con salsa picante. Al analizar la saliva de los participantes, se encontró que quienes habían añadido más picante eran también quienes tenían niveles más elevados de testosterona.

En cuanto al aspecto conductual, los voluntarios con gusto por la salsa demostraron también facilidad para formar parte de grupos sociales estimulantes e incluso convertirse en líderes de estos.

Así que ya sabes qué hacer si te interesa ser o parecer un “macho alfa”.