*

X

¿Harto de vacacionar entre hordas de gente? Mapa muestra los lugares más solitarios del mundo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/31/2014

Mapa de la desconexión muestra zonas casi extintas, lejos de ciudades, donde el misántropo puede ejercer un viso de desaparición

 

Screen shot 2014-12-31 at 10.32.12 AM

Si eres una de esas personas que prefiere huir de la civilización para relajarse, este mapa puede convertirse en un proyecto de vida.

Actualmente sólo 15% de las personas en los países "desarrollados" (el término es vago y discriminatorio) vive a más de 1 hora de una ciudad de por lo menos 50 mil personas --esta tendencia está homologándose en la mayor parte del mundo: 65% de las personas en los países pobres vive también en grandes concentraciones urbanas. Muchas personas sienten la necesidad de escapar de la multitud y la conciencia de la masa pero sólo pueden hacerlo en vacaciones oficiales, donde muchas veces su impulso de alejarse es perseguido por miles de personas que escapan con ellos.

Este mapa redimensiona el mundo según el tiempo que tarda viajar en tierra a la ciudad más cercana. Vemos que Groenlandia es sin duda la tierra prometida del misántropo: largos desiertos de hielo donde no existe casi asomo del calor humano. Zonas densamente pobladas como la India casi desaparecen, aniquiladas por el atiborramiento. Lo interesante del mapa es que es una especie de mapa antiglobalización, un mapa de desconexión, mostrando tierras solitarias casi extintas. 

Mujer lleva 2 años sin producir basura; estos son los beneficios que ha notado

Buena Vida

Por: pijamasurf - 12/31/2014

Lauren, una mujer de 23 años que vive en NY, cuenta cómo logró dejar de producir basura y cómo es su vida desde entonces

LaurenSingerDrinkingFromMasonJar-850x400

La pionera y estrella del llamado “zero waste” [cero desperdicio] es Bea Johnson, quien junto con su esposo y dos hijos no ha producido prácticamente ni un kilo de basura desde 2006. Su obsesión ha servido de mucho. En Estados Unidos cada vez hay más personas que, aunque no lo lleven al extremo de Bea, siguen su ejemplo para reducir la cantidad de basura que producen al día. Pero una mujer en Nueva York logró imitar perfecto su modelo y ahora vive una realidad completamente distante de la de todos nosotros, y tiene sólo 23 años.

Aunque lo primero que viene a la mente es quizá que es una hippie o una mentirosa, es en realidad todo lo contrario. Lauren, quien trabajaba como gerente de sustentabilidad para el Departamento de Protección Ambiental de Nueva York, comenzó a hacer el cambio hace 3 años. Se dio cuenta de que su vida era absolutamente incongruente con lo que profesaba y defendía en su trabajo. Su refrigerador, dice, estaba repleto de alimentos empacados de una u otra manera en plástico (como el de la mayoría de nosotros), y decidió dejar el plástico y aprender a hacer todos los productos en casa.

Ello incluyó pasta de dientes, productos de limpieza y de belleza, etc., todo lo cual se puede aprender a hacer en línea. Los pasos que siguió para reducir su huella en el mundo fuera de su casa fueron, a grandes rasgos, los siguientes:

 

  • Dejar de pedir popote cuando tomas algo en un establecimiento.
  • Dejar de pedir recibos con tus compras.
  • Llevar tus propias bolsas y frascos al supermercado.
  • Comprar productos en mercados (llevando tus propias bolsas de tela).
  • Dejar de comprar ropa nueva y comprar usada.
  • Regalar o vender la ropa y utensilios que no usas.

 

zerowaste

Los beneficios, cuenta, fueron los siguientes:

 

1. Ahorro de dinero

Comprar sólo lo que realmente necesitas y comprar a granel significa no pagar extra por el empaquetamiento. No comprar ropa nueva y comprarla usada tiene descuentos enormes.

 

2. Mejor alimentación

Al comprar productos no empaquetados, las opciones son mucho más nutritivas.

 

3. Ser más congruente (y por lo tanto feliz)

Una semana típica en un estilo de vida zero waste es ir a la tienda (o mercado) una vez por semana y dedicar algunas horas para preparar todo lo que consumirás esa semana. Te sientes mucho más ligero porque sabes que tu huella en el mundo es lo más limpia posible. Haces un relevante contrapeso por vivir en una ciudad que ya de por sí contamina con el solo hecho de que la recorras.