*

X

¿Por qué los médicos dejaron de administrar orgasmos a las mujeres histéricas?

Por: pijamasurf - 11/30/2014

La estimulación del clítoris era indicada en el tratamiento de la histeria por parte de la medicina occidental hasta hace 100 años

hysteria-patient

 

Por más escandaloso que parezca, hasta hace poco más de 100 años algunos doctores trataban a ciertas mujeres con estimulación manual del clítoris. Orgasmos eran administrados a mujeres a las que se les diagnosticaba con el misterioso cuadro de "histeria" (un diagnóstico que se remonta a Hipócrates). 

Rachel Maines habla sobre esta extraña práctica en su libro The Technology of Orgasm, la cual no era considerada como algo sexual, ya que el razonamiento consistía en que "al no haber penetración, entonces no había sexo". El tratamiento era indicado para detener una especie de fiebre. Así la frialdad médica que, sin embargo, tenía la calidez táctil para brindar el servicio de estimular el clítoris de las mujeres para combatir su histeria. Existen reportes de casos de estimulación orgásmica desde el siglo XVI.

La razón por la cual esta práctica fue descontinuada, según Maines, no tiene que ver con que los orgasmos hayan sido desacreditados como un tratamiento científico para la histeria, sino simplemente con la aparición en el mercado de los vibradores, los cuales se volvieron de uso común en casa en los años 20 e hicieron que los médicos consideraran su antiguo tratamiento como pornográfico. Fue hasta 1957 que los manuales de diagnóstico dejaron de incluir a la histeria.

Evidentemente, esta práctica revela cómo en 100 años ha habido verdaderamente una revolución en cuanto al conocimiento científico de la sexualidad (algo que antes era limitado por la religión). Por otro lado, más allá del sexismo primitivo de agrupar bajo un diagnóstico vago e impreciso a las mujeres histéricas, es un atisbo temprano también de la importancia de la sexualidad para la salud. Algo que hoy en día ha sido asimilado en diferentes ámbitos del conocimiento, particularmente a partir del trabajo de Freud (si bien el orgasmo femenino sigue mistificando a propios y extraños). Por cierto, relata Maines, Freud, el psiconaalista que "no sabía lo que querían las mujeres" no era muy bueno aplicando este tratamiento, por lo que encontró una causa alternativa para la histeria, la cual trataba hablando y ya no masturbando a las mujeres en terapia.

El misterio de los anillos de whisky escocés y sus espectrales imágenes ha sido resuelto (FOTOS)

Por: pijamasurf - 11/30/2014

Cómo la curiosidad de un fotógrafo llevó a descubrimientos sobre la dinámica de fluidos en líquidos binarios

CA237759-B4A7-4065-A73B7EC22128F37F

No todos lo sabemos, pero un buen apreciador del whisky conoce las hermosas formaciones que esta bebida deja en los vasos cuando se evaporan las últimas gotas. Sin embargo nadie, hasta ahora, había intentado averiguar a qué se deben estos intrincados diseños que parecen rosas o encajes de apariencia blancuzca.

Cuando empezó a beber y quiso desarrollar su paladar con mezclas de maltas, single malts y distintos granos, el fotógrafo norteamericano Ernie Button quedó intoxicado no sólo con el ámbar alcohólico sino con fotografiarlo también.

E0F8B5D6-C264-4212-A6F398B6287EB99EAl parecer solamente los whiskys escoceses, americanos o irlandeses añejados dejan estos anillos en los vasos. Los whiskys blancos no lo harán. Tampoco ningún otro tipo de los alcoholes que probó, ni siquiera el coñac o el vino.

Para averiguar exactamente qué es lo que hace que estas maltas dejen formaciones rugosas en su estela, Button le preguntó a Google, pero nadie había subido información. Después de ello contactó a Howard Stone, un profesor de ingeniería mecánica y aeroespacial de la Universidad de Princeton, quien reclutó a sus alumnos de postdoctorado para que resolvieran la pregunta en su tiempo libre.

Lo que hicieron fue desestructurar el whisky. Separaron el agua (que es alrededor del 60%) del etanol (alrededor del 40%) y probaron cada sustancia por separado. Pero los patrones no aparecieron. Así que añadieron un polímero extra. Este último resultó ser la clave: el patrón de elusivos anillos del whisky al fin apareció. “Creemos que el depósito de partículas está regulado por pequeños componentes poliméricos añadidos en el proceso de manufactura”, comenta Stone. “Materiales de madera de los barriles, por ejemplo, podrían servir como esos componentes”. La cuestión es que sin estudios igual de rigurosos es difícil saber por qué en otros tipos de alcohol, que también son añejados en barricas, esto no sucede.

El whisky, sin embargo, no sólo es un elixir ambarino para paladares entrenados (y acaso para temples melancólicos), aparte es un espíritu que deja los más evocativos fantasmas en su proceso de evaporación. Baste ver las fotos de Button.

14869922-5AF5-4B0B-B9BD0AAE42C5B1B8

B5E53F6E-F752-435B-BB3ADF74F5C4AC0D