*

X
Un triunfo simbólico que podría ser parte una ola nacional de legalización de la cannabis en Estados Unidos; Alaska y Oregon también legalizan marihuana recreacional

legalize. 

Activistas pro marihuana deben estar celebrando en Estados Unidos luego de que la elección de este pasado martes votara a favor de la legalización de la marihuana de uso recreacional en los estados de Oregon, Alaska y en la capital de la nación, Washington D.C. Adicionalmente, Guam votó a favor de la marihuana medicinal, convirtiéndose en el primer territorio anexado a Estados Unidos en aprobar una medida antiprohibición.

Diferentes medios coinciden en que el verdadero ganador de las elecciones fue la marihuana, en lo que marca ya una clara tendencia hacia la aceptación de esta planta dentro de la sociedad estadounidense.

En Washington D.C. se aprobó la Iniciativa 71, que permite la posesión de hasta 2 onzas y el cultivo en casa de seis plantas de cannabis para uso personal. La aprobación en la capital señala un vuelco simbólico y un avance sustantivo en materia también de justicia social, ya que la llamada "guerra contra las drogas" tiene un carácter racial, siendo las minorías afroamericanas e hispanas las que más son encarceladas sólo por fumar marihuana.

En Alaska y Oregon se aprobaron leyes similares a las que fueron aprobadas un año antes en Colorado y Washington, los dos primeros estados en legalizar la marihuana recreacional. Siguiendo el ejemplo de estos estados se espera que en los próximos años siga una ola de legalización. Sin embargo, la legalización a nivel federal está aún muy lejos, ya que intervienen factores políticos acendrados ligados a la guerra contra el narco y al aparato bélico-económico basado en el encarcelamiento, lavado de dinero y venta de armas en el cual participan no sólo los "narcos", sino también los bancos y los gobiernos. Sin embargo, el ejemplo a nivel "local" es un posible parteaguas.

 

¿Qué hay detrás de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos?

Política

Por: pijamasurf - 11/06/2014

Estados Unidos reabrirá embajada y restablecerá comercio y tránsito con Cuba; Obama reconoce que así puede extender con mayor eficacia la influencia estadounidense en la isla. El Papa Francisco habría sido instrumental en limar asperezas

Screen shot 2014-12-17 at 7.22.38 PM

El mundo diplomático está de fiesta después de que Barack Obama anunció que Estados Unidos reanudará relaciones diplomáticas con Cuba. El presidente de Estados Unidos señaló que después de 50 años de aislamiento --poco efectivo-- es hora de intentar algo nuevo y anunció que ha ordenado al secretario de Estado, John Kerry, reiniciar las discusiones y agendar la reapertura de una embajada en La Habana. La administración de Obama también permitirá algo de comercio y viajes entre estos dos países enemistados desde la revolución encabezada por Fidel Castro y el conflicto de Bahía de Cochinos. Mandatarios de diferentes países, incluyendo Alemania, Ecuador, Argentina y muchos otros más celebraron el incipiente fin de este bloqueo de medio siglo.

Al tiempo que Obama hacía su anuncio a la nación, Raul Castro hablaba a Cuba, aplaudiendo la medida. Obama también congratuló al Papa Francisco, que habría intercedido en mejorar las relaciones bilaterales, acaso en un eco de lo que hizo Juan Pablo II entre Estados Unidos y Rusia y la caída del comunismo. Se cuenta que fueron por lo menos 18 meses de pláticas secretas las que llevaron a este acuerdo.

Medios estadounidenses se unieron a la recepción positiva, The Daily Beast señalo que Obama probó ser más inteligente que 10 presidentes anteriores en lo que respecta a Cuba. Al parecer ninguno de ellos había entendido lo que hace más de 30 años un embajador argentino en La Habana había dicho memorablemente: "La mejor forma de hacer la guerra con Castro es con la paz".

Algunos analistas creen que aunque esta medida en apariencia es un triunfo de la inclusión y la libertad política, Cuba podría salir perjudicado por una nueva "americanización" de la isla, sufriendo la influencia negativa del capitalismo estadounidense. Una lectura de las declaraciones de Obama sobre cómo podrán "promover de mejor forma sus valores al involucrarse" en la isla, podría indicar que se intentará influir en la política comunista (y con mayor probabilidad de éxito). Aunque, por otro lado, esto parecía tarde o temprano inevitable y la seclusión de Cuba se antojaba ya una utopía vuelta distopía. 

Se habla también de que en el ajedrez --o mejor dicho, en el dominó de la política mundial-- está medida podría tener en la mira a Rusia y ser una forma estratégica de congraciarse con el gobierno de Putin, que se unió a las voces aprobatorias.

Mientras que algunos republicanos como John McCain han criticado a Obama, así como algunos miembros de la oposición cubana, no hay duda de que desde la perspectiva estadounidense la decisión demuestra inteligencia y flexibilidad más allá de antiguas rencillas --y no sólo en aspectos de democracia, ética y humanismo, sino también económica y geopolíticamente. Los frutos de esta política que se actualiza y se desprende de un traje obsoleto podrán verse pronto. El primero de ellos: los estadounidenses podrán traer hasta 100 dólares de habanos de regreso  a su país.