*

X

Este autorretrato de Leonardo da Vinci fue ocultado de Hitler para evitar que le confiriera poderes mágicos

Arte

Por: pijamasurf - 11/03/2014

El curioso caso de un autorretrato de Da Vinci que parece irradiar una fuerza mística

Leonardo_da_Vinci_-_presumed_self-portrait_-_WGA12798

 

La personalidad de Hitler es probablemente la más mítica de la época moderna --cada vez más difícil de observar sin prejuicios. ¿Hasta qué punto realmente Hitler estaba interesado en el ocultismo y buscaba obtener poderes supernaturales o encontrar artefactos mágicos para consolidar su poder? Es difícil decirlo, pero ciertamente hay evidencia de que algún interés por el ocultismo era parte de los intereses del Führer.

En este tenor, la BBC reporta sobre la exposición al público de un autorretrato de 500 años de Leonardo da Vinci, realizado con gis rojo, con una mirada imponente, el cual supuestamente ejerce un poderío místico que se puede transferir a quien lo observa, como si el genio renacentista hubiera codificado una energía de poder en el papel.

El retrato fue llevado a un escondite en Roma durante la Segunda Guerra Mundial, al parecer con el propósito de que Hitler no pudiera obtenerlo de la Biblioteca Real de Turín, donde solía estar. El ocultamiento al parecer ha hecho mella en el retrato, que ahora es una especie de desvaída reliquia mística. Actualmente, sin embargo, se encuentra bien protegido en una cripta museográfica especial junto con otras obras de Leonardo, un artista que también ha sido vinculado con numerosas sociedades secretas y con un velado interés por el ocultismo.

Seguramente el efecto en vivo debe de ser mucho más intenso, pero no hay duda que el autorretrato irradia un gravitas en la mirada que conmueve y sobresalta, haciendo que el arte llegue a ser confundido con lo sobrenatural al despedir esa aura especial que Walter Benjamin consideraba la característica esencial del arte.

 

El MIT crea un libro con sensores de realidad aumentada (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 11/03/2014

Estudiantes del MIT crearon un prototipo de ficción que puedes sentir con todo el cuerpo. El libro viene con un chaleco que vibra, se calienta, se enfría, se expande y se contrae para general más "empatía" con el personaje de la novela

beach2-1024x687

Es curioso cómo la realidad virtual comienza a incursionar en la literatura. Tradicionalmente, la literatura es de hecho un prototipo de realidad virtual en que el lector se vuelve el personaje del libro y siente todas sus emociones en sí mismo; expande su realidad por medio de la empatía. Un buen ejemplo es el piloto del Ulises de Joyce en juego de video, está en vías de salir a la luz; y ahora, un libro con sensores que nos permitirá vivir la vida del protagonista literalmente en carne propia.

Este “libro aumentado”, que se construyó apropiadamente en torno a la novela de ciencia ficción The Girl Who Was Plugged In de James Tiptree, fue diseñada por estudiantes del MIT para su clase de Science Fiction To Science Fabrication.

Una de las creadoras apuntó que “sientes la historia en tus entrañas. Es un increíble ejemplo del poder de la ficción para hacernos sentir y empatizar con el protagonista. Ya que nuestras imaginaciones y emociones fueron tan conmovidas por esta historia, nos preguntamos cómo realzar la experiencia”.

suit1-1024x708

Técnicamente, el prototipo del libro viene acompañado de un chaleco que se conecta a una copia computarizada de la novela de Tiptree, controlada por una tableta Arduino, que se hincha, se contrae, vibra, se calienta o se enfría mientras uno cambia las páginas del libro.

Y además de los 150 leds que crean un ambiente basado en las atmósferas y el tono de la novela, el libro “ponible” incluye sonido y todo tipo de dispositivos térmicos y cinéticos para que no se te escape ningún estado anímico que le ocurra al personaje.

suit2-1024x682

Sin duda este libro aumentado enriquecerá la experiencia de lectura y pondrá más a la mano, por decirlo así, la empatía lector-personaje. Sin embargo, parece que cada vez hay más herramientas externas para que dejemos de usar la imaginación y todas las herramientas que vienen ya incrustadas en su naturaleza. Pero ante la realidad aumentada no hay mucho que hacer más que aprovechar todo lo que pone a nuestra disposición y todos los senderos que nos ahorra.