*

X

Los ganadores de los premios Ig Nobel 2014: lo más estrafalario de la ciencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/21/2014

¿Qué pasa con el cerebro de las personas que ven a Jesús en una tostada? ¿Qué le sucede a los renos cuando ven humanos disfrazados de osos polares? ¿Cuánta fricción se genera en un zapato que se resbala con un plátano? Estas y otras importantes investigaciones científicas fueron premiadas en los Ig Nobel 2014

inobel

La ciencia también tiene un sentido del humor y lo ejercita riéndose de sí misma en la tradicional entrega de los Premios Ig Nobel entregados en la Universidad de Harvard por el Instituto de Investigaciones Improbables. Esta ceremonia, que se burla de la seriedad del Premio Nobel, busca celebrar las investigaciones científicas que primero "hacen reír y luego pensar". 

Una mención honorifica a la propuesta del investigador Tomer Ullman, quien argumentó que nuestros ancestros llevaban bebés montados en la espalda al campo de batalla para recibir un estímulo extra de adrenalina (aparentamente generada por el intolerable gemido de los infantes, en una sangrienta e innoble teoría merecedora de este galardón). A continuación, la lista de ganadores de 2014:

 

  • Física: Kiyoshi Mabuchi, Kensei Tanaka, Daichi Uchijima y Rina Sakai por medir la fricción entre un zapato y una piel de plátano y entre la piel de plátano y el suelo cuando una persona pisa una piel de plátano que está en el suelo.
  • Neurociencia: Jiangang Liu, Jun Li, Lu Feng, Ling Li, Jie Tian y Kang Lee por intentar entender qué pasa en los cerebros de las personas que creen ver el rostro de Jesús en una tostada --o la neurociencia de la pareidolia.
  • Psicología: Peter K. Jonason, Amy Jones y Minna Lyons por acumular pruebas de que la gente que se trasnocha es por lo general más narcisista, manipuladora y psicópata que las personas que madrugan.
  • Salud pública: Jaroslav Flegr, Jan Havlíček y Jitka Hanušova-Lindova y David Hanauer, Naren Ramakrishnan y Lisa Seyfried por investigar si es peligroso para la salud mental de las personas poseer un gato.
  • Biología: Vlastimil Hart, Petra Nováková, Erich Pascal Malkemper, Sabine Begall, Vladimír Hanzal, Miloš Ježek, Tomáš Kušta, Veronika Němcová, Jana Adámková, Kateřina Benediktová, Jaroslav Červený y Hynek Burda por documentar con sumo cuidado que cuando los perros defecan y orinan prefieren alinear el eje de su cuerpo con las líneas norte-sur del campo geomagnético terrestre.
  • Arte: Marina de Tommaso, Michele Sardaro y Paolo Livrea por comparar el dolor que siente la gente cuando mira un cuadro feo con el que siente cuando mira un cuadro bonito y le disparan con un láser en la mano.
  • Economía: Instituto Nacional de Estadística de Italia, por tomar el liderazgo en cumplir con el mandato de la Unión Europea de aumentar el volumen de sus respectivas economías nacionales incluyendo en estas los ingresos por prostitución, drogas, contrabando y otros tipos de transacciones ilegales.
  • Medicina: Ian Humphreys, Sonal Saraiya, Walter Belenky y James Dworkin por tratar los sangrados de nariz incontrolables rellenando las fosas nasales con cerdo curado.
  • Ciencia ártica: Eigil Reimers y Sindre Eftestøl por estudiar cómo reaccionan los renos al ver a seres humanos disfrazados de osos polares.
  • Nutrición: Raquel Rubio, Anna Jofré, Belén Martín, Teresa Aymerich y Margarita Garriga por su estudio titulado "Caracterización de bacterias del ácido láctico aisladas de heces infantiles como potenciales cultivos probióticos de arranque para salchichas fermentadas".

La efervescencia colectiva: los beneficios sociales de los rituales

Por: pijamasurf - 09/21/2014

Los rituales grupales que involucran sensaciones físicas extremas refuerzan la cohesión entre los miembros de un grupo social

Seppuku

La sociedad, entendida como una sincronía espacio-temporal entre un grupo de personas que deriva en una determinada atmósfera de prácticas, hábitos y creencias, involucra múltiples dinámicas que terminan por fortalecer la cohesión del grupo. Esa misma fricción que puede ocasionar turbulencias al interior de una población, en ocasiones termina por enraizar la autopercepción compartida y dar vida a intensas conjugaciones que reafirman la identidad grupal.

La existencia de rituales colectivos que involucren llevar estados sensoriales a extremos catárticos está presente en múltiples culturas alrededor del planeta. En este registro podríamos incluir, entre muchos otros, a los temerarios saltadores tribales de bungee, en Vanuatu, las celebraciones de ciertas facciones musulmanas durante el Día de Ashura, particularmente los chiítas, en el cual los participantes se flagelan fieramente, o a las peregrinaciones, un fenómeno popular en decenas de tradiciones, que generalmente implica llevar al cuerpo físico a un extremo metasensorial.   

Otro ejemplo de rituales colectivos es el recientemente memético Ice Bucket Challenge, el cual, motivado por un altruismo pop, implica someter al cuerpo a un breve estado de shock mediante vaciarle una cubeta de agua gélida. Este ultimo caso es particularmente interesante ya que a fin de cuentas es un ritual colectivo en la medida en la que se comparte y genera asociación entre aquellos que lo han llevado a cabo. Pero en realidad, en un plano físico, corresponde a hechos aislados y no a un acto masivo o estrictamente grupal.

410px-Sepik_River_initiation_PNG_1975

La efervescencia colectiva es un concepto acuñado por el sociólogo francés Emile Durkheim que se refiere al envolvimiento casi eléctrico, extático, de un grupo alrededor de un ritual. El contexto permite una entusiasta sintonía de las frecuencias emocionales que, alimentándose entre sí, terminan por crear una intensa adherencia entre los participantes. Incluso podríamos hablar de la plena fusión de voluntades y de un trance durante el cual el grupo se convierte en una sola entidad. Esta excitación se traduce en una unificación momentánea que, aunque eventualmente terminará disgregándose, deja a su paso una especie de impronta compartida que mantiene viva la cohesión del clan.  

Anteriormente habíamos publicado un artículo sobre los beneficios anímicos, cognitivos y prácticos que conlleva ritualizar individualmente ciertos actos de nuestras vidas. Ahora tenemos la oportunidad de reflexionar en torno a las consecuencias de participar en rituales grupales que incumben una hipersensitividad como una herramienta para estrechar los lazos con el resto de nuestra tribu. Y qué mejor que hacerlo de manera consiente. 

Por cierto, si te interesa este tema, te recomendamos el artículo (publicado en inglés en Aeon Magazine) "Trial by fire: From fire-walking and head-slashing to the ice-bucket challenge, ritual pain and suffering forge intense social bonds".