*

X

La inspiradora historia del hombre con la cabeza al revés (VIDEO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/05/2014

Claudio Vieira de Oliveira es un hombre de 37 años que ha logrado tener una vida exitosa pese a tener una conspicua malformación congénita

Cuando Claudio Vieira de Oliveira nació, los doctores no le daban más de 24 horas vida. Treinta y siete años después, este hombre nacido con la cabeza colgando de arriba hacia abajo en la espina dorsal debido a una malformación congénita ha demostrado una enorme fuerza de voluntad y se podría decir que, pese a sus circunstancias, prospera en el juego de la vida. 

Aunque su malformación lo ha hecho objeto de diferentes programas de TV sobre anomalías y fenómenos corporales extraños, como  el británico Body Bizarre, Vieira de Oliveira trasciende este morbo y afirma su lucha.  Simplemente, nunca ha contemplado la posibilidad de darse por vencido.

Al parecer aprendió a caminar en sus rodillas a los 8 años y pidió que se le permitiera ir a la escuela. Su principal prerrogativa: no depender de los demás. Lo ha logrado.

Vieira de Oliveira logró graduarse de contador y ahora se dedica a dar discursos motivacionales, pudiendo ganarse la vida por cuenta propia. Dice ser feliz, es productivo y tiene una vida indpendiente. Mientras tanto, muchos de nosotros nos seguimos quejando de nuestro cruel destino o de lo difícil que es la vida y vivimos preocupándonos de lo que las demás personas piensan de nosotros.

 

Claudio-Vieira-de-Oliveira-upside-down-man-397441

Te podría interesar:

El rostro de cualquiera es el rostro de nadie: una máscara para evadir los sistemas de reconocimiento facial

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/05/2014

La normalidad contra sí misma: diseñador ofrece esta máscara cuyos rasgos comunes y corrientes hacen imposible la labor del software de reconocimiento facial que está cada vez más presente en nuestra vida cotidiana

mask2

Por alguna razón, a muy pocos les parece alarmante que desde hace pocos años exista un sistema computarizado de reconocimiento facial que, además, cada día es más preciso. Nos parece “normal” e incluso cómodo que al subir una foto a Facebook, por ejemplo, haya un algoritmo que nos sugiera a quiénes de nuestros amigos etiquetar, sólo porque el sistema reconoció sus facciones. ¿No es esto un poco espeluznante? Al parecer no, porque millones de personas en el mundo lo aceptan sin ningún tipo de oposición.

Millones, pero no todos. Afortunadamente. Tal es el caso de Leo Selvaggio, un diseñador que ha ideado una forma de resistir y potencialmente dinamitar esta tecnología. Su solución es simple: usar una máscara de rasgos neutros que imposibilita el reconocimiento facial por parte de un software.

La medida tiene cierto aire sci-fi. Como el “monotraje mezclador” de los agentes antidrogas de A Scanner Darkly, la novela de Philip K. Dick, la máscara de Selvaggio también evoca la posibilidad de ese ser todos que al final deviene en ser nadie, un rostro tan común y corriente que podría ser el de cualquier persona y, por eso mismo, el de ninguna.

Por ahora el sistema “URME Personal Surveillance” es parte de una iniciativa crowdsourcing y también se ofrece por un precio de 200 dólares; sin embargo, Selvaggio también ha puesto en línea una versión que puede imprimirse en papel.

Y si bien algunos podrían considerar ridícula esta iniciativa o hacer suyo el argumento de que la vigilancia tiene como fin “el bien” de la sociedad, vale la pena reflexionar sobre estas ideas y contraponerlas al derecho de todo individuo de conservar su privacidad y su identidad frente a la maquinaria apabullante del Estado.

También en Pijama Surf: 13 gadgets de ciencia ficción que no creerías que existen