*

X
Julian Assange alerta de que Google espía a sus usuarios y se beneficia económicamente de los datos que recaba

Screen shot 2014-09-19 at 6.45.06 PMEntrevistado por la BBC en la embajada ecuatoriana de Londres donde recibe asilo político, Julian Assange habló sobre la doble moral de Google, la empresa que considera la más influyente del mundo. El fundador de WikiLeaks dijo que el gigante de Mountain View está inmerso en una serie de prácticas ligadas a la minería de datos y el espionaje de sus usuarios. "El modelo de negocio de Google se basa en obtener datos de inteligencia. Aporta a la empresa 80% de las ganancias", dijo Assange al periodista John Simpson de la BBC

La forma en la que opera Google es recopilando "información sobre personas, la reúne, la almacena, la clasifica y crea perfiles de los usuarios". La empresa hace una ficha de datos sobre un individuo para tratar de anticipar sus intereses y acciones y luego vende esta información, "en la mayoría de los casos a compañías publicitarias, pero también a otros", señaló Assange.

 Assange considera que lo que hace Google "es casi idéntico a lo que hace la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU. y la Inteligencia electrónica británica GCHQ".

Y si bien Google no es la única empresa de alto calibre que ha sido vinculada con el espionaje y la entrega de datos a la NSA, Assange enfatiza que en el caso de Google hay un aspecto que brinca, específicamente, que ha construido su marca con el mantra "Don't be evil", apelando a una integridad moral que hoy resulta ilusoria, todo lo más inquietante porque Google "es la corporación más influyente del mundo.. ya no es Coca-Cola". La alquimia corporativa de Google, que además ha sido típicamente representada como la compañía "más cool del mundo",  opera a través de un  "marketing colorido" que "ha creado la impronta de que es una corporación lúdica y humanitaria --y que no es una maligna supercorporación pero es justo eso", apunta Assange.

Mark Zuckerberg reveló que usa siempre una camiseta gris para evitar la "fatiga de decisión" y ahorrar su energía para cosas importantes

En una sesión pública de preguntas y respuestas, el CEO de Facebook respondió a una de las cosas que más intrigaba a la red: la razón de su reiterado uso de una misma camiseta gris en todas sus apariciones públicas. ¿Se trataba de una cábala? ¿De una t-shirt inteligente de wearable tech? ¿Intentaba emular con su propia versión los jeans negros y el cuello de tortuga con el que se asocia a Steve Jobs, en una especie de código secreto entre la jerarquía de Silicon Valley? ¿O es simplemente su esencia geek?

Zuckerberg respondió que en realidad se trata de una economización de su energía mental (y evidentemente, tiene muchas camisetas iguales). "Realmente quiero depurar mi vida para que tenga que tomar la menor cantidad de decisiones posibles sobre cualquier cosa menos sobre cómo servir a la comunidad". Al parecer esto, conocido como "fatiga de decisión", es también el principio que inspiraba la selección de ropa de Steve Jobs y otras personas como el mismo Barack Obama, que buscan evitar debatirse en "pequeñeces" para poder dedicar lo mejor de su atención a cosas más importantes.

mark-zuckerberg-china-1

"Estoy en esta posición afortunada en la que puedo levantarme cada día y ayudar a servir a más de mil millones de personas. No estoy haciendo mi trabajo si gasto mi energía en cosas tan inútiles o frívolas sobre mi vida", dijo Zuckerberg.

Este concepto de evitar el conflicto y la pérdida de tiempo que pueden ocasionar cosas como decidir qué desayunar (Zuckerberg dijo que tampoco gasta su tiempo en esto) o qué ponerse todos los días ha sido implementado por algunas compañías de tecnología que ofrecen alimentos y lavandería gratis a sus empleados (entre otras cosas) para evitar que se distraigan y se drenen (Steve Jobs incluso quería que los empleados de Apple usaran el mismo chaleco, pero quizás era demasiado orwelliano). Y si bien no hay duda de que Zuckerberg es una persona enormemente influyente (hasta el punto de que Facebook puede fácilmente alterar resultados electorales en la mayoría de los países), hay una cierta megalomanía en su declaración: esa veta filantrocapitalista de algunos CEOs que raya en lo mesiánico, más allá de que ganen miles de millones de dólares y donen enormes cantidades de dinero, que los hace asumirse como parte de una élite y considerar su trabajo como un bien universal (cuando Facebook no necesariamente es algo que hace mucho bien y sirve desinteresadamente a la comunidad, como sugiere su CEO).