*

X

¿El mundo corporativo está lleno de psicópatas?

Por: pijamasurf - 09/17/2014

La psicopatía es un rasgo de carácter donde la persona suele ocultar sus verdaderas emociones y ejercer manipulación sobre los demás

corbatas

El mundo de los negocios es en sí mismo un repositorio de vileza, sangre fría y trato despiadado; sin embargo, esta grosera caricatura de los ejecutivos podría tener un correlato científico. Carolyn Bates, estudiante de psicología de la Universidad de Huddersfield, ha descubierto que los psicópatas corporativos podrían ser más numerosos de lo que se estimaba.

Investigaciones previas han mostrado que 1% de la población presenta rasgos de psicopatía (poca empatía frente a los sentimientos ajenos, especialmente el sufrimiento), pero los ejecutivos y gente de negocios podrían aprovechar positivamente estos rasgos de personalidad, lo que haría que en el gremio la cifra aumentara hasta 3%: toman decisiones sin palparse el corazón, por ejemplo, lo que en el entorno capitalista es una ventaja. 

Otro detalle es que los psicópatas con altos niveles de IQ pueden enmascarar sus síntomas en pruebas hechas expresamente para desenmascararlos. Según Bates, si la gente es consciente de ser psicópata, puede manipular los resultados de las pruebas para esconder sus rasgos de manipulación y falta de empatía.

Para probar esto realizó un experimento con 50 participantes, quienes fueron sometidos a tres pruebas clásicas de detección de psicopatía, una de ellas involucrando electrodos en los dedos de los participantes para medir sus reacciones a imágenes perturbadoras (niños llorando, personas bajo amenaza o desastres naturales).

En estos casos, los psicópatas reaccionan con emoción/excitación o con franca apatía, dependiendo del tipo de psicópata que se trate. Los resultados mostraron que los psicópatas con menor IQ reaccionaban con los niveles esperados de excitación frente a las imágenes perturbadoras, pero no los de mayor IQ.

Esto significa que los psicópatas más inteligentes pueden, de hecho, ocultar sus verdaderas emociones incluso en pruebas muy sensibles. “Tal vez los negocios necesitan gente con las mismas características que los psicópatas”, afirma Bates, “como ser despiadados”. La investigación será publicada en el Journal of Forensic Psychiatry and Psychology.

Estudio revela que los trolls de internet son psicópatas, narcisistas y sádicos

Por: pijamasurf - 09/17/2014

Los trolls son una especie de acosadores o bullies que medran los linderos del internet y se alimentan de la miseria que generan sus comentarios. Afortunadamente existe una solución infalible: comprenderlos e ignorarlos.
[caption id="attachment_84510" align="aligncenter" width="700"]wow_02 Troll potencial en su hábitat natural (según South Park)[/caption]

Un estudio ha cofirmado lo que cualquier usuario de internet sabe: los trolls son personas terribles.

En la fauna del internet, un troll es un usuario dedicado a molestar, mentir y conseguir reacciones de los demás, generalmente de manera anónima y sin otro ánimo que el de ser provocador. Es innegable que, de entre los diversos tipos de usuarios de nuestro inmenso universo virtual, los trolls son los más fácilmente identificables: se alimentan del enojo y el rencor que despiertan en los demás.

Pero estas características, además, los distinguen como portadores de cuatro rasgos de personalidad cuya conjunción puede ser peligrosa: maquiavelismo, psicopatía, narcisismo y sadismo.

Los autores del estudio (titulado graciosamente “Los trolls sólo quieren divertirse”) encontraron que la relación entre sadismo y troleo de internet fue tan grande en el grupo de voluntarios online “que puede decirse que los trolls son sádicos prototípicos cotidianos”.

Aquí la gráfica de la actividad favorita al postear comentarios online, referenciada con los rasgos de personalidad de los voluntarios:

 trolls

Dicho de otra forma, “tanto los trolls como los sádicos se regodean sádicamente en la angustia de los demás. Los sádicos sólo quieren divertirse… y el internet es su campo de juego”.

Por ello, es bueno recordarnos que al encontrar un troll virtual estamos tratando con individuos sumamente perturbados: no se trata de sentir una falsa superioridad respecto a la gente que pasa sus días atormentado a otros usuarios sino comprender que, como dice el dicho, “no debes alimentar al troll”. En otras palabras: si tu angustia les brinda placer, simplemente niégales ese placer. ¿Cómo? Ignorándolos.