*

X

Cosmonautas rusos descubren vida gestándose en el espacio

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/02/2014

Misión espacial rusa detecta plancton y microorganismos creciendo en la superficie de las Estación Espacial Internacional.

alien-life-iss-620x350

Cosmonautas rusos parecen haber descubierto lo que podría calificarse como "vida extraterrestre" en la Estación Espacial Internacional, al encontrar plancton marino y microorganismos gestándose en la superficie de este vehículo orbital: vida en el espacio. 

"Los resultados son absolutamente únicos. Hemos encontrado trazos de plancton y partículas microscópicas en la superficie del iluminador", dijo Vladimir Solovjev, líder de la misión rusa en la Estación Espacial Internacional a la agencia de prensa ITAR-TASS.

La agencia rusa ha descartado la posibilidad de que el plancton se coló con ellos al espacio; creen, sin embargo, que podría haber acabado ahí debido a corrientes de aire que lo pudieron haberlo elevado del océano a 330 km de altura.

El descubrimiento del plancton en la superficie de la Estación Espacial viene también en la misma semana en la que la revista Nature detalló un ecosistema de vida microbial prosperando debajo de una capa de hielo en Groenlandia, lo cual ha hecho recapacitar a científicos sobre lo que necesita la vida para generarse.

Estudios anteriores sugieren que ciertos microorganismos pueden sobrevivir en el espacio vacío. Los tardigrados, organismos extremofílicos, logran entrar en un estado de hibernación que les permite superar condiciones hostiles, incluyendo el vacío del espacio.

Una de las teorías mas populares sobre el origen de la vida en la Tierra, propone que la vida llegó a nuestro planeta a través de bacterias capaces de sobrevivir un trayecto espacial dentro de cometas o asteroides.

 

Curiosidad científica: Así se ve una relación sexual en resonancia magnética (VIDEO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 09/02/2014

La imagen de resonancia magnética es una tecnología importante de la medicina contemporánea, pero también un lente inesperado para mirar la realidad cotidiana desde otra perspectiva

Es que el sexo no es para gente escrupulosa. El sexo es un intercambio de líquidos, de fluidos, de saliva, aliento y olores fuertes, orina, semen, mierda, sudor, microbios, bacterias. O no es. Si sólo es ternura y espiritualidad etérea entonces se queda en una parodia estéril de lo que pudo ser.

Pedro Juan Gutiérrez, Trilogía sucia de la Habana

Desde hace ya varios años, las máquinas de resonancia magnética son un instrumento imprescindible de la investigación médica, quizá con mayor asombro en la neurociencia, especialidad cuyos descubrimientos y conclusiones llegan muchas veces por la observación del cerebro humano que puede realizarse en dichos dispositivos.

En términos generales, las máquinas de resonancia magnética utilizan un campo magnético intenso y pulsos de ondas radiales para manipular los protones de hidrógeno del cuerpo humano; cuando la emisión de radiofrecuencia se detiene, los protones re-emiten energía, con lo cual revelan su posición, que a su vez se traduce en una imagen por resonancia magnética.

Recientemente, el sitio Vox dio a conocer este video en el que se observa una de estas máquinas en acción pero no en un procedimiento médico, sino en actividades comunes y corrientes: beber un jugo, tocar un corno, un beso entre dos personas (una de ellas muy, muy excitada) e incluso una relación sexual.

El objetivo es, en parte, despertar la curiosidad por esa tecnología que a veces pasa desapercibida pero que es más importante que la nueva generación de tal o cual smartphone por el que la gente pasa noches sin dormir.

Pero quizá su mayor atractivo sea mostrarnos la vida común desde una perspectiva que a veces olvidamos y que sin embargo es imprescindible para la existencia: la del cuerpo que somos, los pulmones que respiran, el corazón que late, los labios que se comunican con otros labios.