*

X

Minuciosos mandalas de microchips subvierten la obsolescencia programada (FOTOS)

Por: pijamasurf - 08/27/2014

En un mundo que produce basura en cantidades industriales, la tecnología se vuelve no una herramienta a largo plazo sino un objeto que se sustituye rápidamente por uno nuevo, y a esa velocidad es fácil perdernos la hipnótica belleza de sus materiales interiores

technological-mandala-42_randon-relay_20140118_1710617169

Leonardo Ulian es un artista que ha tomado una herramienta de la filosofía y el pensamiento budista (el mandala, literalmente círculo) y lo ha "occidentalizado" con resultados fascinantes. El material de trabajo que utiliza para sus collages e instalaciones son computadoras y televisores viejos, como los que se desechan a diario en todas las ciudades del mundo; pero Ulian cree que el acto de desechar es más profundo. En entrevista con Wired dijo:

Sólo usamos las máquinas y no sabemos qué hay dentro de ellas. Yo quería sacar lo que estaba dentro de las cajas de esas máquinas y mostrar la belleza que contienen.

Tal vez no muchas personas consideren que circuitos, microchips y otros elementos invisibilizados pero indispensables para el funcionamiento de nuestras "máquinas" podrían ser, en sí, un material de trabajo artístico, ajeno a su función --e incluso despojado de la función para la que fueron hechos: se trata de una especie de renacimiento, de reencarnación o espiritualización de la materia a través de su paso por el limbo del basurero hasta convertirse en piezas de enigmática, geométrica belleza.

technological-mandala-15_20140423_1699607503

Los monjes budistas que hacen ritualmente mandalas de arena de colores ponen tanta ceremoniosidad en su manufactura como en su posterior destrucción. Es el elemento efímero precisamente lo que interesa a Ulian, pues "en cierto sentido, la tecnología es efímera; siempre está evolucionando, y siempre estás buscando el nuevo teléfono o la nueva computadora, así que es como un mandala. Se extinguen y no pueden ser permanentes.

Su nueva serie, Microchip Synapse, enfatiza en el elemento de interacción humana que da sentido y función a la tecnología: "Vivimos en un momento donde la electrónica realmente cambia las fronteras de cómo percibimos la realidad".

technological-mandala-17_20130924_1623496954

technological-mandala-30_close-up_2_20131006_1552711569

technological_mandala_29__20130826_1488132642

micro-chip-synapses-14-grey-sky-far-horizon_90_cm_20140803_1618045960

centrica_bonsai_-_close_up_20130925_1382663829

¿Las máquinas acabarán destruyendo al ser humano?

Por: pijamasurf - 08/27/2014

La preocupación es que las reglas bajo las que la inteligencia artificial trabaja no sean capaces de tomar en cuenta consideraciones basadas en la intuición, el instinto y la experiencia, y que terminen viendo a los seres humanos --sus creadores-- como un problema
[caption id="attachment_83496" align="aligncenter" width="480"]Portal-2-Turret-Opera-3 Portal 2 (Valve)[/caption]

 

Because if a machine, a Terminator, can learn the value of human life, maybe we can too.

Sarah Connor, Terminator 2

 

Los futurólogos de hace 150 años, durante la Revolución Industrial, seguramente se iban a dormir cada noche sabiendo que sus máquinas de vapor y sus bombillas experimentales no iban a matarlos a ellos y a toda la raza humana, al menos no conscientemente; porque las máquinas, hasta hoy, han sido herramientas sofisticadas para resolver algunos problemas con los que nos encontramos. Nuestro problema como especie, sin embargo, podría plantearse como aquello que nos distingue --más que el lenguaje-- de otros seres vivos: la excesiva facilidad con la que encontramos problemas donde no los hay, por el mero gusto de plantearlos --pero para las máquinas, el mayor problema podríamos ser nosotros.

Un escenario distópico del futuro (no tan) lejano como este fue planteado por Nell Watson en una conferencia de futurólogos (o futuristas) en Suecia. Watson es ingeniera y directora general de la compañía de escaneado de cuerpo Poikos, y se plantea en estos términos el papel de la actual generación: "La obra más importante de nuestras vidas es asegurarnos de que las máquinas sean capaces de comprender el valor humano. Son esos valores los que asegurarán que las máquinas no terminen matándonos como un acto de amabilidad".

[caption id="attachment_83497" align="aligncenter" width="717"]GLaDOS (Genetic Lifeform and Disk Operating System) es una inteligencia artificial superior que ha aprendido a mentir (Portal 2). GLaDOS (Genetic Lifeform and Disk Operating System) es una inteligencia artificial superior que ha aprendido a mentir (Portal 2)[/caption]

Y es que, si lo pensamos un momento, los humanos podrían llegar a ser vistos como un problema para la sobrevivencia de las máquinas. Ese breve cuento de Juan José Arreola donde describe cyborgs feminoides creadas a la medida será una realidad en 2025. En rigor, la inteligencia artificial no es un ser, ¿pero qué pasaría si pudiera emular un ser y tomar decisiones autónomas que impacten las posibilidades de sobrevivencia en el planeta para los seres humanos?

En otras palabras, ¿qué tan importante es para la máquina el usuario?

Puede parecer paranoia o teoría de conspiración, pero en realidad es pura lógica. Stephen Hawking ha advertido sobre los enormes peligros de crear "super-seres"; la inteligencia humana, como ha advertido Noam Chomsky, no es tan simple como podría parecerle a una máquina.

La cuestión se encuentra en el aire en nuestros días (o en la wi-fi), lo que es evidente a partir de películas como Her y su versión para Linux, Trascendence. Los programadores son los nuevos antihéroes. La preocupación de Watson es que las reglas bajo las que la inteligencia artificial trabaja no sean capaces de abarcar implicaciones éticas que sólo la intuición, el instinto y la experiencia humana pueden tomar en consideración. La máquina tal vez compactaría "intuición-instinto-experiencia-etc." en una metadecisión aleatoria cualquiera, en un comando random.

No podemos explicarle a una máquina por qué nos sentimos atraídos a ciertas personas o lugares en vez de a otros. Tal vez, en unos años, nuestros gadgets documentarán todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida (por ejemplo, tomándonos selfies automáticamente a lo largo del día y la noche o haciendo análisis discursivos en nuestros e-mails), no sólo para ayudarnos a funcionar en el entorno profesional o social sino, también, para conocernos mejor. ¿Qué pasaría si las máquinas quisieran hacernos un favor y simplemente nos borraran del mapa, por nuestro propio bien, para terminar de raíz con el sufrimiento humano al remover la fuente de todos sus problemas: el humano mismo?

El peligro de hacerlas demasiado parecidas a nosotros --a imagen y semejanza, podríamos decir-- es que el destino de cualquier creador es ser devorado por sus criaturas.