*

X

La "pornografización" del fitness (sobre cómo sexualizar el cuerpo pone en riesgo su esencia)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Si el fin del ejercicio físico es la sexualización del cuerpo, se corre el riesgo de perder el sentido del propio cuerpo. Una veterana de la industria te explica por qué

Tosca Reno ha sido entusiasta del fitness durante medio siglo, y aún más allá de cumplidos los 40 años siguió modelando en posters y campañas de gimnasios y marcas de productos relacionados con el mejoramiento físico; esta perspectiva le permitió hablar sobre cómo la imagen de la mujer y el ideal sexual alimentan visiones erróneas y peligrosas acerca del fitness, el cual se ve como una glamourización de la salud y la objetivación del cuerpo.

"El peligro es que lo que las mujeres vean en las revistas de ejercicio les enseñe que es posiblemente para ellas", escribe Reno. En su ámbito profesional, "las mujeres están desesperadas por aparecer en publicaciones de fitness, ser glorificadas a través de una foto. Las mujeres harán cualquier cosa por estar ahí".

Las cosas que Reno ataca son una sentencia brutal: "Se matarán de hambre para estar lo suficientemente delgadas como para que la definición muscular se note, experimentarán con drogas recreativas y farmacéuticas, se prostituirán a los jueces y más...".

¿Entonces el fitness es algo que debe evitarse a toda costa? No necesariamente: para Reno, la salud y tener un cuerpo fuerte deben ser objetivos personales, de libre elección, y que impliquen erradicar la búsqueda de ese ideal de belleza de las revistas.

fitnessmagazine

En cierto sentido, Reno vuelve al viejo dictum de "Mente sana en cuerpo sano" cuando se pregunta: "¿Cuándo será aceptable levantar peso [y] construir confianza e inteligencia a la vez que fortalecer tu cuerpo, sin que te preocupe cómo se verá tu trasero en booty shorts?".

Sin importar si haces yoga, andas en bicicleta o te sometes a la tortura de los pilates, "la llave del fitness", según Reno, "es ser capaz de mover tu cuerpo en la manera en que está hecho para moverse".

Esta llave implica dejar de asumirse como arcilla de objetivación sexual para el deleite del otro y ponerse en forma "de manera funcional más que sexual"; esto significa: "ser capaz de ser poderos@ sin importar tu altura, tamaño de busto, talla de zapato o color de cabello. Te empoderas desde las profundidades de tu ADN porque hiciste el trabajo, ganaste tu lugar y caminas con confianza por ello".

Asistir al gimnasio es un ejercicio de confianza: "Lo que construimos en el gimnasio es un sentido de sí mismos y de lo que somos capaces de hacer".

La secreta ciudad azul de Marruecos que permaneció aislada 500 años

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Por más de 500 años, Chefchaouen permaneció aislada del mundo. Hoy es uno de los sitios más surreales y bellos del orbe

8022846566_8c0161c401_z

Al norte de Marruecos hay una pequeña ciudad azul y blanca que parece parte de la literatura fantástica beduina. Chefchaouen está en las montañas del Rif, situada en medio de un paisaje verde e imponente en verano, y blanco y fresco en invierno. La ciudad estuvo aislada del resto del mundo por casi 500 años, y ahora es un laberinto de ensueño para los que la visitan.

Fue fundada en 1471 como base de los marroquíes que luchaban contra la invasión portuguesa que ya ocupaba las áreas de la costa. Su locación remota –a más de cuatro horas de la metrópolis de Fez– protegió a la ciudad y permitió que sus habitantes se defendieran de influencias fuereñas (a diferencia de su enorme vecina).

e0238234_19585869

Por mucho tiempo, Chefchaouen fue refugio para minorías judías y musulmanas que dejaron Europa. Pero en el siglo XX, la ciudad amurallada fue finalmente capturada por España y se abrieron sus puertas.

Hoy es como una de las ciudades invisibles de Ítalo Calvino: es un laberinto de corredores estrechos y escaleras aún más delgadas donde no hay ángulos rectos sino leves curvas que unen el suelo con los muros. Y todo, absolutamente todoBlue alley es azul y blanco. Un tono de azul que se vende en polvo en los cientos de puestos de especies y tapetes que hay en las calles, porque la ciudad está siendo repintada constantemente.

La medina central, a diferencia de las tumultuosas medinas de las ciudades grandes de Marruecos, es calmada y está llena de árboles y restaurantes que ofrecen tagines: vegetales rostizados y carne con cuscús. Hay varios hermosos hammams para bañarse entre niebla y azulejos donde las mujeres al fin pueden ver el pelo negro y brillante de otras mujeres.

El pueblo, además, está rodeado de plantíos de mariguana que proveen a la zona con kif, bebida que la mayoría de los hombres beben a las seis de la tarde. Por más que ahora esté abierta a viajeros y turistas, Chefchaouen sigue siendo un lugar aislado del mundo que tiene sus propias reglas y colores. Su nombre significa “Mira los cuernos” en bereber, una referencia a las montañas en forma de pico detrás de ella, que pintan un escenario dramático y la han cuidado desde siempre de influencias europeas.