*

X

La "pornografización" del fitness (sobre cómo sexualizar el cuerpo pone en riesgo su esencia)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Si el fin del ejercicio físico es la sexualización del cuerpo, se corre el riesgo de perder el sentido del propio cuerpo. Una veterana de la industria te explica por qué

Tosca Reno ha sido entusiasta del fitness durante medio siglo, y aún más allá de cumplidos los 40 años siguió modelando en posters y campañas de gimnasios y marcas de productos relacionados con el mejoramiento físico; esta perspectiva le permitió hablar sobre cómo la imagen de la mujer y el ideal sexual alimentan visiones erróneas y peligrosas acerca del fitness, el cual se ve como una glamourización de la salud y la objetivación del cuerpo.

"El peligro es que lo que las mujeres vean en las revistas de ejercicio les enseñe que es posiblemente para ellas", escribe Reno. En su ámbito profesional, "las mujeres están desesperadas por aparecer en publicaciones de fitness, ser glorificadas a través de una foto. Las mujeres harán cualquier cosa por estar ahí".

Las cosas que Reno ataca son una sentencia brutal: "Se matarán de hambre para estar lo suficientemente delgadas como para que la definición muscular se note, experimentarán con drogas recreativas y farmacéuticas, se prostituirán a los jueces y más...".

¿Entonces el fitness es algo que debe evitarse a toda costa? No necesariamente: para Reno, la salud y tener un cuerpo fuerte deben ser objetivos personales, de libre elección, y que impliquen erradicar la búsqueda de ese ideal de belleza de las revistas.

fitnessmagazine

En cierto sentido, Reno vuelve al viejo dictum de "Mente sana en cuerpo sano" cuando se pregunta: "¿Cuándo será aceptable levantar peso [y] construir confianza e inteligencia a la vez que fortalecer tu cuerpo, sin que te preocupe cómo se verá tu trasero en booty shorts?".

Sin importar si haces yoga, andas en bicicleta o te sometes a la tortura de los pilates, "la llave del fitness", según Reno, "es ser capaz de mover tu cuerpo en la manera en que está hecho para moverse".

Esta llave implica dejar de asumirse como arcilla de objetivación sexual para el deleite del otro y ponerse en forma "de manera funcional más que sexual"; esto significa: "ser capaz de ser poderos@ sin importar tu altura, tamaño de busto, talla de zapato o color de cabello. Te empoderas desde las profundidades de tu ADN porque hiciste el trabajo, ganaste tu lugar y caminas con confianza por ello".

Asistir al gimnasio es un ejercicio de confianza: "Lo que construimos en el gimnasio es un sentido de sí mismos y de lo que somos capaces de hacer".

¿Cuál es la manera científicamente correcta de preparar una perfecta taza de té negro?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 08/01/2014

Ya sea que te guste con leche o sin leche (pero nunca con azúcar), la ciencia te dice cómo preparar un té para extraer su mejor sabor y textura

cup-of-tea

Para una bebida que es el epítome de la simplicidad (agua + hojas + tiempo), el té ha inspirado desde manifiestos hasta debates científicos. El texto más famoso y categórico en cuanto a “la perfecta taza de té” lo escribió George Orwell en 1946. Para Orwell, hombre sensato y lúcido donde hubo uno, una perfecta taza de té debe darte, además de placer y confort, sabiduría, valentía y optimismo. El englishman, por supuesto, estaba hablando de té negro: ese perenne amor de Inglaterra.

Ahora, en el periódico The Guardian se está llevando a cabo una suerte de fórum, tanto científico como personal (todos saben hacer su perfecta taza de té), acerca de lo que hace que una taza de té sea completamente satisfactoria. Pero, ¿hay una manera científicamente correcta de preparar un té negro con leche? Estas son las respuestas de la ciencia:

 

Cuándo agregar la leche:

anigif_enhanced-32177-1402051010-9

Para probar lo que Orwell decía en su ensayo sobre la perfecta taza de té, el Dr. Stapley de la Loughborough University estableció que agregar la leche después del agua hirviendo es incorrecto, ya que causa que la leche se caliente de manera desigual (al contrario de servir el agua encima de ella). Este calentamiento desigual causa que las proteínas de la leche se desnaturalicen, que pierdan su estructura y se agrumen, afectando el sabor y contribuyendo a que se forme una “piel” hasta arriba.

Sin embargo, si la bolsita de té está en la leche antes que el agua, esto enfriará el agua demasiado rápido, afectando la destilación.

 

Si no quieres leche en tu té:

Si sólo quieres calentar tu tetera cerca (pero nunca más allá) del punto de ebullición para preparar un té negro sin leche, remoja tu té por precisamente 3 minutos en una taza precalentada y bébelo antes de que se diluya. El azúcar, en una apropiada taza de té negro, no está permitida.

 

No reutilices bolsitas de té (incluso si es muy bueno y caro):

q

Después de destilar tu té por 3 minutos, has removido alrededor de la mitad de su cafeína. Si lo usas de nuevo, tendrá menos cafeína. También acabarás extrayendo más del amargo sabor del tanino y por lo tanto, con una taza mucho menos sabrosa.

 

Entonces, ¿cuál es la manera científicamente correcta de hacer un té?

Si por “correcto” nos referimos al “método que lo hace saber mejor”, entonces es algo que incorpora un fantástico número de variables para producir un resultado enteramente sugestivo. Así que, en términos científicos, la manera perfecta de hacer un té es “como más te guste”.

Es decir, continúa como lo haces regularmente…