*

X

El ciclo de sueño de dos horas que te garantiza 20 años más de "vida despierta"

Por: pijamasurf - 07/04/2014

Avalado por Buckminster Fuller, este sistema de sueño dicta que duermas sólo dos horas al día repartidas en siestas de 30 minutos y con ello incrementes el tiempo promedio que pasas en la vigilia a lo largo de tu vida

701488418527856

De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud, el ser humano promedio pasa un tercio de su vida dormido. Si el promedio de vida es 78 a 80 años, pasamos aproximadamente 26 años de nuestra vida en la cama. La mayoría de las personas consideran el sueño como “una pérdida de tiempo” y, aunque ese no sea el caso para todos (ya que en los sueños también se trabajan cosas imprescindibles y se puede aprender a evolucionar a partir de ellos), se han realizado varios estudios que ven la manera de acortar ese periodo de sueño. Hace poco tiempo se planteó un nuevo ciclo polifásico de sueño que sólo le dedica dos horas al día y presuntamente garantiza 20 años más de vigilia a la vida promedio. Los reportes del experimento prometen mucho.

El ciclo polifásico de sueño reduce el tiempo que pasamos descansando a dos horas al día, que se dividen en siestas de 20 a 30 minutos esparcidas a lo largo del día. El primero que documentó concretamente este experimento fue el increíble Buckminster Fuller, y reportó que su productividad mejoró bastante. Fuller también desarrolló la capacidad de entrar en la fase de sueño MOR en menos de 30 segundos, lo cual es imprescindible para llevar a cabo este método de descanso. Fue hasta que su esposa se quejó que Bucky regresó a un ciclo monofásico de sueño.

Al parecer, los abogados de este tipo de sistema dan crédito a Thomas A. Edison, Nikola Tesla y Leonardo da Vinci, ya que se piensa que empleaban el método para ser más productivos. Hoy en día, bastantes individuos están experimentando con la nueva versión del régimen de sueño polifásico llamado “Uberman Schedule”, que requiere de seis siestas al día no más largas de 30 minutos. Steve Pavlina, catedrático de este desarrollo, adoptó el programa y reportó resultados impresionantes. Él, como Fuller, regresó al sueño monofásico para pasar más tiempo con su familia y sus hijos. También citó un aburrimiento excesivo debido a la cantidad aumentada de horas despierto.

479712fdb9qau4gf.jpgEl Journal of Sleep Research dice que este ciclo de dos horas de sueño repartidas en siestas está más en línea con la evolución. La mayoría de los animales siguen este sistema. Pero el objetivo principal es que una persona pueda entrar a la fase MOR instantáneamente. Con esta habilidad, podríamos obtener la cantidad suficiente de MOR requerida para un buen funcionamiento mental, y seguir con nuestras actividades (aunque el aburrimiento sea considerable).

Por supuesto, la biología es diferente en cada individuo. Matt Bianchi, director de la división de sueño en el Hospital General de Massachusetts, advirtió que no todos entramos dentro de perfil del “Uberman Schedule”. Advierte a aquellos que intenten seguir este sistema que no conduzcan, operen maquinaria pesada o tomen decisiones importantes mientras se están ajustando.

También advierte a aquel que desee aumentar su vigilia 20 años con el ciclo de sueño de dos horas que los efectos a largo plazo no han sido observados (hasta ahora, los que lo han tratado han tenido que regresar al ciclo normal para poder convivir con la familia y la sociedad, sin mencionar que los horarios de trabajo difícilmente lo permitirían).

Es importante considerar, también, que no sólo la fase MOR del sueño es beneficiosa para el humano; muchas veces, el tiempo que pasamos antes de quedarnos dormidos nos ayuda a resolver problemas y a relajar nuestros pensamientos del día. También, el tiempo que pasamos en la cama, si no es abusado constantemente, es una manera de estar en una suerte de romance con nosotros mismos, imaginado, soñando y resolviendo cuestiones del mundo. Sin esto, lo más probable es que sería más difícil sobrellevar los múltiples acontecimientos de la vida diaria.

Así es como surgió de la nada "OctaHate", el nuevo éxito "indie" del verano

Por: pijamasurf - 07/04/2014

Cuatro de los más importantes productores del indie-pop se han unido para convertir a una incipiente actriz en una estrella pop en cuestión de días. Este es "OctaHate", el nuevo éxito del verano

weaver

Distan solo unos días desde que el mundo vio el surgimiento de “OctaHate” de la hasta ahora desconocida Ryn Weaver, un éxito instantáneo. Y no es extraño, pues esta canción ha sido perfectamente pensada por un “super grupo” de productores indie: Michael Angelakos de Passion Pit, Charli XCX, Cashmere Cat y Benny Blanco, productor responsable de varios éxitos de Kesha, Britney y Wiz Khalifa.  

El sus primeras 24 horas este track logró más de 100 mil reproducciones, todo con la ayuda de tweets de los productores y de artistas como Jessie Ware y Hayley Williams. Inmediatamente entró en el número cinco de la lista de “Artistas Emergentes” de Billboard, y hasta la fecha ya cuenta con 800 mil plays en SoundCloud.

La canción es buena, pero sólo eso, como una pieza bien formada, sin rebabas, en la fábrica de producción en serie de la música indie. Quizá no te guste realmente, pero tiene que gustarte, porque a todo el mundo le gusta. Así funciona: se viraliza por una suerte de inercia, como cuando das like a algo sin siquiera pensarlo.

Weaver era prácticamente inexistente en la red antes del lanzamiento de “OctaHate”; luchaba por hacerse de un lugar en el competido mundo de la actuación como Aryn Wuthrich cuando, como por arte de magia, despertó siendo la nueva pop-star indie.

Todo inició en una fiesta. Allí conoció a Benny Blanco, le mostró su SoundCloud y pocos días después ya trabajaba con los cuatro productores en la creación de un sencillo.

Ryn aún no concede entrevistas a los medios; mientras tanto, toda la información que se conoce se puede extraer de los comments que escribió en Stereogum:

"Actualmente me encuentro en bancarrota. Dejé la universidad para empezar a hacer música y estuve haciendo couch surfing… y sigo haciendo couch surfing”.