*

X

Un colorido árbol crece más de 40 frutas diferentes a la vez

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/22/2014

El escultor-agricultor Sam Van Aken creó un árbol de 40 frutas que es también una reliquia de información genética, vía un proceso de injerto

arbolcolores

 

Este espléndido árbol experimental cuidado por un artista crece más de 40 variedades de frutas, como duraznos, ciruelas, nectarinas, cerezas y almendras, entre otras.  El árbol era parte de una huerto de unos 150 años que iba desaparecer en el estado de Nueva York, pero fue salvado por el escultor Sam Van Aken, que aprovechó la información genética de este huerto en el que había frutas raras y viejas en peligro de extinción.

Van Aken fusionó la escultura con la agricultura a través de un proceso de injerto para crecer diferentes variedades de frutas en el mismo árbol. Este proceso de propagación artificial involucra injertar porciones del tejido de otra planta a una ya asentada para que crezcan como un solo organismo. El secreto está en el cuidado con el que se hace este proceso de ramificación, que debe sanar en el invierno para que la nueva planta pueda incorporarse y crecer. Van Aken parece haber logrado un increíble balance con los tiempos en este árbol que, por el momento, se encuentra sano.

El árbol rota de floración; en primavera muestra un refulgente colorido con flores rosas, moradas, blancas y rojas que se convierten en frutas en el verano.

¿Se trata de algo sublime como el Árbol de la Vida, o más estilo Frankenstein?

 

Un superorganismo que es una ola en el cielo (sobre el vuelo coordinado de las parvadas de estorninos)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/22/2014

El fascinante vuelo fractal de los estorninos se esparce como una ola de inteligencia colectiva

Uno de los fenómenos más impresionantes de la naturaleza es el vuelo coordinado de los estorninos, llamado "sort sol" (o sol negro), en el que miles de aves vuelan como si se tratara de una sola ave, dibujando a veces en el cielo la figura de un único pájaro negro. 

Desde tiempo atrás, científicos han creído que este vuelo al unísono se diseminaba como un gas, explicando así cómo es que las aves sabían cuándo cambiar de dirección, pero una reciente investigación encabezada por Asja Jelic, de la Universidad de Roma, sugiere que el vuelo es más bien parecido a una ola que se desdobla.

Los científicos descubrieron que siempre son unos pocos pájaros los que volando cerca inician el cambio, aunque no siempre son los mismos --no hay un líder. La decisión de giro se propaga de ave a ave como una ola, a una velocidad que depende de qué tan paralelos están los senderos de las aves.

La investigación es parte de una meta-investigación sobre como la información fluye a través de grupos, y podría utilizarse en robótica y sistemas financieros.

Otra investigación relacionada, reportada hace un par de años por la la BBC, mostró que las colonias de aves (en el caso estudiado, gaviotas) aprenden a saber cuándo es seguro dormirse, creando olas de sueño que atraviesan las colonias.