*

X

Aparece en el horizonte de la física una "teoría del todo"

Por: pijamasurf - 06/12/2014

La 'teoría de los constructores' busca ser un marco común que una la teoría cuántica con la relatividad general. Por primera vez, nos acercamos a la formulación de una "teoría del todo"

 deutsch

 Una vez que has eliminado lo imposible, lo que sea que permanezca, por muy improbable que sea, debe ser la verdad.

Sherlock Holmes (Sir Arthur Conan Doyle)

La 'teoría de los constructores', una de las nuevas teorías que aspiran a conformar una “teoría del todo", fue descrita por primera vez en 2012 por David Deutsch, un físico cuántico de la Universidad de Oxford. Su objetivo era encontrar un marco que pudiera juntar todas la teorías físicas determinando un conjunto de “meta-leyes” que describan qué es lo que puede suceder en el universo y qué está prohibido. En un trabajo publicado en arXiv, la teoría de los constructores reclama su primer triunfo al unificar dos teorías que describen el procesamiento de la información en el reino de lo macroscópico y el terreno de lo subatómico.
 
Cuando los científicos computacionales quieren describir cómo la información puede ser codificada y transmitida eficazmente a través de ruidosos medios físicos que pueden corromperla, hacen uso de una teoría desarrollada por el matemático y criptógrafo estadounidense Claude Shannon en los años 40 del siglo XX. Por otro lado, los físicos intentan construir computadoras cuánticas que puedan explotar las peculiares propiedades del mundo subatómico para realizar tareas mucho más rápido que una computadora convencional.
 
El problema es que no solo los principios de información de Shannon son inaplicables en el terreno de lo cuántico, sino que ni si quiera se sabe exactamente lo que la “información cuántica” es y de qué forma se relaciona con la información clásica. Hasta ahora, los avances que han llevado al desarrollo de la computación cuántica se han encontrado prácticamente tanteando en la oscuridad del azar, pues no hay una teoría que guíe la búsqueda.
 
Deutsch delineó en 2012 su teoría de los constructores, que cree que puede proveer un terreno común para el encuentro de los dominios clásico y cuántico. De acuerdo con esta teoría, los componentes más fundamentales de la realidad son entidades (“constructores”) que realizan tareas específicas según una serie de leyes que definen cuáles tareas son posibles y cuáles no. Una tetera, por ejemplo, puede ser considerada un constructor que puede desempeñar la tarea de calentar agua.
 
Lo que hace esta teoría es remitir todo a un simple manual de tareas. Deutsch y Chiara Marletto (coautora del último trabajo sobre esta teoría) basan su descripción de la información en una tarea básica que es posible en los sistemas clásicos, pero imposible para los sistemas cuánticos: la habilidad de generar una copia. Desde los años 80, los físicos saben que es imposible hacer una copia exacta de un estado cuántico desconocido. La pregunta es, entonces, ¿qué tarea se puede realizar en ese sistema que lo haga equiparable con la teoría de Shannon? 
 
Para esto, Deutsch y Marletto utilizan el concepto de “superinformación” como un medio común que codifica mensajes que especifican estados físicos particulares (en este caso, uno en que realizar una copia es posible y otro en el que no). Descubrieron que un subtipo especial de medio de superinformación despliega las propiedades asociadas con el procesamiento de la información cuántica cuando se le niega la tarea de copiar.
 
El equipo demostró que, cuando se restringe la posibilidad de generar una copia, una serie de nuevas propiedades comienzan a emerger. Por ejemplo, medir el estado de un medio de superinformación lo perturbaría pero, como no se puede generar una copia de cierto estado del medio de superinformación, surge cierta incertidumbre en el resultado de la medición.
 
El equipo también ha demostrado que el entrelazamiento cuántico (esa extraña propiedad que une a dos objetos cuánticos de tal manera que actúan en conjunto sin importar qué tan alejados estén) surge naturalmente una vez que la restricción de no copiado está en su lugar. La propiedad crucial de estos sistemas que contienen dos estados en entrelazamiento cuántico es que la información guardada en el sistema combinado es mayor a la información que puede ser obtenida con sólo examinar uno de los miembros del par.
 
En su trabajo, Deutsch y Marletto demuestran que la información puede ser codificada en dos medios de superinformación de forma que sea imposible recuperarla midiendo cada subsistema por separado. En pocas palabras, se puede leer un sistema clásico conformado por varios estados cuánticos, pero no un sistema cuántico particular. De modo similar, en un sistema clásico el entrelazamiento cuántico es imposible.

Pasará algún tiempo para comprobar si la teoría de Deutsch es realmente exitosa a la hora de unir las teorías de la información clásica y cuántica. Pero, si se comprueba su efectividad, será un paso importante para Deutch en su cacería de la largamente buscada gravedad cuántica (una teoría que una la teoría cuántica y la relatividad general).

Se cree que la teoría de los constructores tiene el potencial de generar meta-leyes que la relatividad general y la teoría cuántica deben obedecer. “Las meta-leyes son criaturas más estables, que pueden sobrevivir a las revoluciones científicas”, opina Dean Rickles, filósofo y físico de la Universidad de Sydney.

El remix y la colaboración: las formas más fértiles del arte contemporáneo

Por: pijamasurf - 06/12/2014

En nuestra época, la creatividad es una labor abiertamente colectiva, con todos los efectos y consecuencias que ello implica

En 2010, un cineasta neoyorquino especializado en documentales, Kirby Ferguson, irrumpió en la cultura del siglo XXI con una serie de videos en donde de manera ingeniosa, irreverente e incluso vanguardista mostraba los préstamos, apropiaciones, paráfrasis y otros recursos miméticos en obras sumamente reconocibles de la cultura pop de las últimas décadas.

Everything is a Remix, Todo es un remix, señaló Ferguson, y a partir de entonces fue ya innegable que muchas de las expresiones creativas de nuestro tiempo se servían de esos recursos abiertamente: el sampleo, el collage, el fragmento. Una retórica artística amplia que se encuentra lo mismo en la música (de la electrónica a la clásica) que en la pintura, la poesía y la novela, las nuevas artes digitales e incluso en la calle misma, con piezas como los graffitis de Banksy, en todos los casos aprovechando ese complejo sistema de símbolos colectivos que casi todos reconocemos de inmediato: Yoda, la novena de Beethoven, las obras maestras del Renacimiento y más, todo reconstruido de tal modo que, sin perder su significado original, adquiere también otro, acorde a nuestro tiempo.

 

[caption id="attachment_78805" align="aligncenter" width="518"]narc Chad Alburn[/caption]

 

Hace poco, Absolut presentó una edición limitada de botellas signada bajo el nombre “Absolut Originality”. Esa originalidad radica en que, si bien se trata de los recipientes tan característicos del vodka Absolut, al mismo tiempo son otra cosa pues durante su proceso de fabricación, mientras el vidrio se encontraba aún caliente, recibió una sola gota de azul cobalto. Al principio todo no era más que un experimento, un juego quizá, pero cuando la botella adquirió su forma final, los diseñadores descubrieron que esa mínima variación la había alterado lo suficiente como para volverla única ―original-.

Con esto, Absolut no solo lanza al mundo un objeto único como la legendaria botella en el océano, sino que también nos recuerda que el azar es otro de los elementos imprescindibles para entender la creatividad contemporánea.

Asimismo, la compañía nos invita a poner en marcha nuestro propio instinto imaginativo y participar a través de Twitter en la propuesta de ideas en torno a TRANSFORMAR: ¿Qué significa para ti este verbo? ¿Qué podrías decir sobre las muchas ideas implícitas? Comunica tu pensamiento con el hashtag #AbsolutIdeas y gana una pieza de arte en papel intervenida por Sergio Saucedo, Alfonso de Anda, Iván Mayorquín y otros artistas contemporáneos. Si deseas saber más al respecto, te sugerimos visitar este enlace.

Y es que, a fin de cuentas, el arte siempre fue una labor colectiva, a veces ejercida individualmente pero en última instancia puesta de cara a un público, una sociedad, una comunidad de pares y extraños, expertos y legos que la reciben y la interpretan, que en cada lectura, cada atisbo, la están modificando, del mismo modo en que en el mundo cuántico el observador influye y transforma lo observado.