*

X

Trip Report: Austin Psych Fest 2014

Por: Monsieur Goma - 05/15/2014

Aunque no es fácil sintetizar en un reseña las sorpresas del Austin Psych Fest de este año, nuestro colaborador Monsieur Goma nos comparte su experiencia del evento.

PijamaSurf_AustinPsychFest_Peaking_Lights

Después de una larga reflexión musical llego el momento de celebrar el Austin Psych Fest de este año, una peregrinación recomendada para todos los psiconautas que apreciamos las texturas de las guitarras sobre los beats de otros festivales espirituales; porque finalmente este festival exalta lo más puro de la espiritualidad psicodélica: la alteración del tiempo, la sinestesia y la contracultura. Un festival donde la época del Flower Power y lo duro de Altamont conviven sin mal rollo y de forma perfecta en una extraña mezcla de sonidos. 

La primera noche del festival fue una pequeña probada de lo que serían los siguientes 3 días. El Red 7 y el Mohawk del centro de Austin mezclaron sonidos psicodélicos de varias décadas con bandas como Flamin’ Groovies (60s - 70s), The Warlocks (90s), Night Beats (00s) o Froth (10s). Una exquisita alteración del tiempo que se repitió durante el resto del festival, por momentos estabas en los sesentas escuchando dos clásicos temazos de The Zombies (She’s Not There y Time Of The Season) y de pronto ¡Pum! los sonidos drogatas y visuales porno de Tobacco te transportaban a un futuro aterrador. Una exquisita atemporalidad. 

Es difícil hablar a detalle de cada una de las bandas así que trataré de dar los principales highlights por cada uno de los escenarios. Además de que por cuestiones técnicas de horarios fue muy complicado ver a todos los viajeros musicales que tocaron.

 

Reverberation Stage: Tune In 

El momento más especial dentro de la alineación del escenario principal, y probablemente de todo el festival, sucedió el viernes cuando Anton Newcombe (The Brian Jonestown Massacre) tomo el papel de maestro de ceremonias para presentar a los Dandy Warhols. Èl, uno de los grandes dioses de la música, y Matt Hollywood se unieron con sus viejos amigos-enemigos-amigos para introducir un set fuera de lo común, un momento épico sin duda y clave en la historia de las reuniones dentro de los festivales. 

La banda de Anton Newcombe, dentro de la alineación del sábado, dejo claro que su largo camino como una banda de culto tiene un gran peso dentro de la historia de la música. Pocos son los genios que logran hacer tres grandes discos en el lapso de un año (1996) y Anton es uno de ellos, dejando huella con tres clásicos: Take It from The Man!, Their Satanic Majesties’ Second Request y Thank God for Mental Illness. Tres joyas de la música cuyos creadores imprimieron toda una mística alrededor de ellos, inspirando a todo un ejército de psiconautas alrededor del mundo. Desafortunamente su set fue muy corto gracias al largo viaje de The Horrors, que también dieron un conciertazo, sin embargo para mi y otros psycheads hizo falta más magia de The Brian Jonestown Massacre. 

PijamaSurf_AustinPsychFest_Panda_Bear_1

Otro de los momentos clave dentro de este escenario fue la presentación de Panda Bear quién, a través de sus sonidos acuosos, logró que todos los asistentes tuviéramos un desdoblamiento astral con cada uno de sus tracks. Su set estuvo cargado de sueños lúcidos proporcionados por un mago que sabe crear una alquimia de frecuencias única e inigualable. No sé si estaba demasiado elevado pero no puede reconocer ninguno de sus tracks, para mi todo fue nuevo y esa es una de las mejores experiencias que te puede dar un músico en vivo. Increíble. 

Dentro de la alineación de este escenario hubo muchísimas bandas que me volaron la cabeza. The Black Angels sorprendieron con un set lleno de nuevos tracks de su recién horneado EP titulado “Clear Lake Forest”. Temples demostró que dentro del mainstream psicodélico existe más de un Tame Impala. Steve Gunn pego la mejor estampa del Folk y Loop (1986) sembró la pura caña fuzzeada para cerrar las presentaciones del Reverberation Stage.

 

Levitation Tent: Turn On 

En muchas tradiciones místicas, se considera que una persona “iniciada” puede levitar y este caso las bandas que tocaron dentro de la carpa “experimental” del festival lograron que todos levitáramos al ritmo de sus propuestas sonoras. La mayoría de las bandas que se presentan aquí son proyectos nuevos, alternos o totalmente desconocidos para algunos de nosotros, razón por la cual asocio los adjetivos entrecomillados a lo que sucedió dentro de este espacio. 

La Femme, una increíble banda de francesa, fueron los en  cargados de dar uno de los mejores shows que he experimentado en mi vida, con una fuerza impresionante y un tecladista surfeando por encima de un público puestísimo con sus sonidos psyche-yéyé. Sus locos compatriotas, Zombie Zombie, también dieron un conciertazo con sus versiones a temas de John Carpenter que en vivo suenan doblemente cabrón; Merde! hasta se me puso la piel de gallina. 

Kadavar (Alemania) y Brownout aka Brown Sabbath (proyecto hardcore latin funk de Adrian Quesada,Ocote Soul Sounds), imprimieron el sello del sonido stoner del festival. Los primeros de una forma más “purista” y los segundos de una manera latinizada, sumando trompetas a clásicos de Black Sabbath. Ambas bandas dejaron claro que la fuerza de los riffs de Tommy Iommi y los golpes de John ‘Bonzo’ Bonham siguen vivos a través de los años, que el rock puro no esta muerto y que la mezcla con otros sonidos puede levantar muertos. Los tres obscuros gigantones berlineses nos transportaron a lo más duro de los años setentas y la banda de Quesada logro que los puristas metaleros armaran “El Slam” del festival. Impresionante. 

Una de las mejores presentaciones dentro de esta carpa fue la de Lorelle Meets The Obsolete y no lo digo solo porque son mexicanos, de verdad me sentí orgulloso al  escuchar los What The Fuck’s del público al terminar su poderoso set. Me parece que nadie se lo esperaba y seguramente ganaron una legión de fans que será fiel a su fuzzeado y ruidoso shoegaze. Por alguna razón también fueron invitados al Liverpool Psych Fest de este año, de verdad dieron un show impresionante y su entrega en el escenario fue brutal, sobre todo por el poder de la base kraut del bajero. 

El resto de la alineación de este escenario también fue impresionate. Moon Duo, White Hills Earthless, Toy y Tobacco, uno de los más grandes héroes de Pijama Surf, aportaron grandes momentos a la locura auditiva del festival. Tobacco aka Tom Fec (líder y genio detrás de Black Moth Super Rainbow) fue el encargado de cerrar el festival con su mal viajante sonido y sus visuales porno espaciales, otro genio musical que ha logrado crear su propio mundo y una mística alrededor de todo lo que crea.

 

PijamaSurf_AustinPsychFest_TheBlackAngels

Elevation Amphitheatre: Drop Out 

Dentro de lo más “hippie” del festival se encuentra este escenario, un microclima en lo profundo del Carson Creek Ranch que da a un río donde se proyectan fractales sobre los árboles que lo adornan. El 70% de la alineación de este loco anfiteatro mezcla sonidos de todas partes del mundo y en los últimos dos años nos ha sorprendido con bandas de Chile, Alemania, Japón, África, Islandia, UK, Brasil, Francia y Puerto Rico. 

Este año Terakaft, con su blues desértico, fue una de ellas y aunque probablemente entra más dentro de la categoría de world music, no deja de tener la mística de esta celebración psicodélica. Son hermanos del sonido de Bombino y Tinariwen, otros cracks, y saben hacer muy bien lo suyo que técnicamente es Blues Touareg. 

La psicodelia de Brasil y Puerto Rico se hizo presente con Boogarins y Fantasmes , dos bandas jóvenes con una muy buena propuesta sonora. Los primeros podrían entrar dentro del sonido Tame Impalish, aunque por supuesto tienen su propio sello brasileiro a la Raul Seixas, Os Brazões o Assim Assado. Están chavos y con el psych-pop de ‘As Plantas que Curam’ han sorprendido a la blogosfera musical, definitivamente es una banda que promete muchísimo. Fantasmes por su parte mostraron un sonido más intenso; cómo cuando la psicodelia empieza a pegar, las cosas se empiezan a transformar y uno sabe lo que seguirá una fuerte lección que al final será una bendición. 

Finalmente, dentro de los principales highlights de este escenario, la presentación de Peaking Lights, ayudó a tener un suave aterrizaje. Ellos son una pareja mágica que sabe hacer un finísimo dub pop tropical al estilo de Antena (Camino del sol), una banda de culto francesa de los ochentas. Había tenido la oportunidad de verlos hace un par de años (APF 2012) pero esta vez presentaron nuevas canciones con una renovada alquimia sonora que solo una relación tan cercana puede dar, un dúo esposa-esposo que personal y musicalmente se complementan para crear un ambiente muy especial, suave y totalmente viajador sin la intensidad de otras bandas como Dead Meadow y Sleepy Sun que también tocaron aquí y dieron una cátedra de duros sonidos stoners y drogatas. 

Faltaron muchas bandas por reseñar, es complicado cuando hay que asimilar tantas experiencias sonoras y resumirlas en una sola nota. Fueron tantas emociones en un lapso de 12 horas sin parar que no es fácil, de verdad en este festival el día a día es brutal, no se descansa y 10 días después aún estoy bajando… asimilando lo que vi, escuche y experimente. Se lo recomiendo a todos aquellos que apreciamos las enseñanzas sonoras de los enteógenos y otros portales químicos. 

Twitter del autor: @monsieurgoma

Este hombre ha ganado más de 7 veces en la lotería y he aquí su secreto

Por: pijamasurf - 05/15/2014

La suerte sonríe al que persevera, y este hombre parece salido directamente de un refrán que dice algo como "si quieres algo, no quites nunca el dedo del renglón."

lott

Algunos dirían que la suerte no es sino un subproducto afortunado del azar, pero no Richard Lustig, el hombre que literalmente ha creado su suerte día a día desde 1993, cuando ganó un premio importante de la lotería de Florida por primera vez. De hecho escribió un libro al respecto.

Es la única persona en la historia que ha ganado siete veces un gran premio de lotería, lo que le ha valido una placa en el museo de Ripley. Pero antes de considerar algún tipo de trampa o colusión, consideremos que se trata de un hombre con un método sumamente interesante que mezcla estadística, riesgo y paciencia.

Por ejemplo, un billete de $1 USD tiene probabilidades de 1 en 120,000 de ganar $1,000 USD, pero un billete de $25 USD tiene probabilidades de 1 en 1,333.

"Me tomó años de prueba y error y muchas pérdidas el llegar al punto en que podía jugar de manera en que perdiera mucho menos y ganara muchas más veces."

Pero en la lotería la regla es que vas a perder muchas, muchas veces antes de ganar. A menos, claro, que confíes en tu suerte, cosa que Lustig no aconseja realmente: "Si vas a jugar por fragmentos de serie (cachitos), compra diez de una vez del mismo juego. La gente que va por la vida esperando un golpe de suerte se está engañando a sí misma."

Lustig afirma que este método funciona mejor que elegir billetes separados porque permite a los jugadores eliminar un mayor número de billetes de manera rápida, incrementando las probabilidades de obtener billetes ganadores. Lustig ha entrado en 23 ocasiones a la oficina de la lotería de Florida para reclamar premios mayores a $600 USD desde que comenzó a jugar a la lotería.

Tampoco tires los billetes perdedores: al parecer podrías deducir impuestos si ganas.